Público
Público

Comisión Europea Tres miembros del nuevo equipo de von der Leyen, en la cuerda floja

El polaco Wojciechowski, la sueca Johansson y la francesa Goulard han suspendido el examen al que se enfrentaban esta semana en la Eurocámara. Aún les queda una segunda oportunidad para ser comisarios europeos: tendrán que responder a preguntas adicionales escritas y, seguramente, a otro examen oral la semana que viene.

Publicidad
Media: 3.33
Votos: 3

La presidenta de la Comisión Europea, la alemana Ursula von der Leyen. EFE

Lo que se esperaba como un agradable paseo de reconocimiento por los pasillos del Parlamento Europeo se ha convertido de momento en un escollo real, y veremos si acaba en lío serio. El interrogatorio de la Eurocámara que tienen que pasar los comisarios -uno por país- antes de formar parte del Ejecutivo comunitario había sido hasta este año poco más que un trámite. Pero en esta ocasión ya han caído ya dos candidatos, y tres más están con problemas.

El húngaro Trócsányi y la rumana Plumb son de momento los únicos totalmente descartados en los interrogatorios que están teniendo lugar entre esta y la próxima semana. Ellos dos cayeron en la fase preliminar: la comisión parlamentaria de Asuntos Jurídicos consideró que tienen conflictos de interés y ni siquiera llegaron al examen oral. Hungría y Rumanía presentarán nuevos nombres.

Otros tres dejaron fríos a los eurodiputados en sus respectivos interrogatorios de más de tres horas y están suspendidos de momento. Son el polaco Wojciechowski, la sueca Johansson y la francesa Goulard. Este fin de semana tendrán que trabajar en la reválida: responderán a un nuevo cuestionario escrito y todo indica que tendrán que presentarse a otro examen oral en el Parlamento la semana que viene.

La nueva Comisión Europea debería tomar posesión el 1 de noviembre, pero las fechas podrían retrasarse si Polonia, Suecia o Francia se vieran obligados a presentar nuevos nombres. Si todo va según lo previsto, el pleno de la Eurocámara decidirá si aprueba o no al equipo al completo el 23 de octubre. De votar en contra -algo que no ha pasado nunca-, la presidenta electa de la Comisión, Ursula von der Leyen, tendría que presentar un nuevo equipo.

Respuestas vacías y salarios fantasma

Estas audiencias se producen al principio de la legislatura, con lo que los nuevos parlamentarios -más del 60% en esta ocasión- todavía no han tenido tiempo de familiarizarse con sus propios temas. Así que a menudo los comisarios que tienen que pasar el examen conocen más sobre sus negociados que los propios diputados, que son quienes tienen que se supone que tienen que ponerlos en dificultades.

De ahí la sorpresa cuando el polaco Wojciechowski realizó un interrogatorio desastroso, dejando entrever que no tenía claro qué quería hacer si es nombrado comisario. El asunto es aún más chocante si tenemos en cuenta que el polaco, candidato a la cartera de Agricultura, fue durante dos años vicepresidente de la comisión parlamentaria precisamente para estos asuntos.

El polaco además respondió en un inglés paupérrimo, que ahondó en su mala impresión, y dio respuestas que varios eurodiputados calificaron de extrañas. Por ejemplo, preguntado por cómo protegería el bienestar animal en Europa, respondió: “Prefiero tener 1.000 granjas con 100 cerdos que 1 granja con 100.000 cerdos”.

Ylva Johansson es la segunda candidata que tendrá que hacer deberes este fin de semana y responder a preguntas adicionales por escrito. A Johansson, designada para la cartera de Asuntos de Interior, le han acusado también de dar respuestas demasiado vagas. Migración es uno de los temas más importantes de su cartera, y la sueca no ha querido prometer nada que luego no pueda cumplir.

Desde que se implementaron las audiencias en 1995, solo habían caído cuatro nominados en total

A la francesa Sylvie Goulard, tercera en la cuerda floja, le persiguen los fantasmas de su pasado. El primero de ellos, los 45.000 euros en salarios ficticios que siguió pagando a su asistente varios meses después de haberle despedido cuando era eurodiputada. Un caso que, cuando se destapó, la llevó a dimitir como ministra de Defensa francesa en 2017, a las pocas semanas de tomar el cargo. La candidata, que ya devolvió el dinero, dice que quiso seguir pagando a su asistente durante unos meses hasta que este encontrara trabajo.

Pero, ¿por qué se presenta a comisaria si dimitió como ministra? Goulard dice que en Francia existe la costumbre de que si un ministro es imputado, este debe dimitir, pero que no es el caso a nivel comunitario.

Ese no es el único problema del currículum de la francesa. Entre 2013 y 2015, compaginó su actividad como eurodiputada con un trabajo de consultora para el Instituto Berggruen, un think tank estadounidense. Por ese trabajo cobraba más de 10.000 euros al mes. Aunque reconoció que el trabajo estaba muy bien pagado, negó que esto conformara un conflicto de interés.  

Protegiendo el estilo de vida europeo

El que sí ha pasado, aunque con asterisco, ha sido Margaritis Schinas. El griego ha tenido que sudar para explicar qué significa el título que von der Leyen le ha puesto a su cartera: Proteger el Estilo de Vida Europeo. Un título que es especialmente polémico porque sus competencias como vicepresidente incluirán la supervisión de las políticas de migración. Socialistas, liberales, verdes e izquierda habían criticado con dureza el nombre del portafolio, pero al final Schinas ha pasado el examen. Eso sí, la carta de evaluación al griego incluirá una petición a von der Leyen para que cambie el título.

Varios eurodiputados pidieron a Schinas que se comprometa a pedirle a von der Leyen que le cambie el título 

Durante la audiencia, varios eurodiputados habían pedido a Schinas que se comprometa a pedirle a von der Leyen que le cambie el título. Este, hasta hace poco portavoz jefe de la Comisión Europea, ha hecho gala de sus habilidades como comunicador y aunque ha dejado caer que no está de acuerdo con el nombre, no se ha comprometido a nada.

“Respeto las discusiones sobre mi título y no rebato el valor de los argumentos expresados contra él. Confío en que la presidenta electa valorará estos argumentos. Entre el respeto de los argumentos y la voluntad [de von der Leyen] para escuchar y llegar a acuerdos, el tiempo proveerá la respuesta”, ha sido su fórmula de equilibrista.

Ya en su discurso inicial, Schinas había tratado de embaucar a los eurodiputados para que no prestaran demasiada atención al nombre de la cartera: “Shakespeare nos dijo que la rosa llamada por cualquier otro nombre tendría el mismo dulce aroma”.

El resto de la intervención del griego, funcionario europeo con 30 años de experiencia en Bruselas, ha sido un alegato bastante aplaudido sobre su concepción del “estilo de vida europeo”, que ha defendido como una manera de “estar abierto al mundo” y de defender la paz, la libertad, la igualdad, la democracia y el respeto por la dignidad humana.

 La audiencia a Schinas es una muestrA de que este año los eurodiputados están poniendo en aprietos a los candidatos

La audiencia a Schinas es una muestra más de que este año los eurodiputados están poniendo en aprietos a los candidatos a comisarios. Desde que se implementaron las audiencias en 1995, solo habían caído cuatro nominados en total, menos de uno por legislatura, mientras que en esta nueva hornada los eurodiputados ya se han cobrado dos víctimas, y tres más están en la cuerda floja. Esta semana se verá si los deberes adicionales para los tres nominados en cuestión son un gesto a la galería. O si esto acaba en un lío serio.

Más noticias de Internacional