Público
Público

Condenada la cúpula policial por lesiones graves en el G-8 de Génova

El Tribunal Supremo italiano ratifica las penas de 85 años de cárcel e inhabilitación en sus cargos a 25 agentes y superiores por agredir a los manifestantes que dormían en la escuela Díaz durante la cumbre de 2001. P

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Tribunal Supremo italiano confirmó hoy las penas de inhabilitación y cárcel dictadas en apelación a los miembros de la cúpula policial imputados por los episodios de violencia contra algunos manifestantes que dormían en la escuela Díaz durante la reunión del G-8 celebrada en Génova en 2001.

El 18 de mayo de 2010 el Tribunal de Apelación de Génova (noroeste de Italia) condenó a 25 de los 27 miembros de las fuerzas policiales imputados, entre agentes y superiores, a un total de 85 años de cárcel y a la inhabilitación en sus cargos por falsedad en documento público y lesiones graves.

Hoy, según los medios de comunicación italianos, el Supremo confirmó las penas dictadas en apelación contra altos cargos policiales y agentes por falsedad en documento público, pero declaró prescrito el delito de lesiones graves que se imputaba a los efectivos que irrumpieron en la escuela. Entre los altos cargos afectados figuran los considerados principales responsables de las decisiones de la policía durante la cumbre del G8, Francesco Gratteri, Giovanni Luperi y Gilberto Caldarozzi, que mantuvieron su cargo pese a la condena en segunda instancia.

Las fuentes precisaron que ninguno de los condenados irá a la cárcel, pues considerando la duración de las penas individuales podrán beneficiarse de una condonación prevista por la ley, aunque sí sufrirán una inhabilitación de cinco años en sus cargos, tal como se decretó en apelación.

El abogado de algunas de las víctimas, Emanuele Tambuscio, declaró tras conocer la sentencia que 'se ha hecho justicia' y, pese a lamentar que se hayan necesitado once años para llegar a este fallo, elogió la 'valentía' de la corte. 'Nunca antes en las democracias occidentales se había llegado a una condena para funcionarios policiales de tan alto nivel', afirmó.

Los hechos que se juzgaban en este proceso ocurrieron la noche del 21 de julio de 2001 en la escuela Díaz, cedida por el Ayuntamiento de Génova para que se alojaran grupos de jóvenes llegados a la ciudad para protestar contra la cumbre del G-8 (los siete países más industrializados del mundo y Rusia). Mientras dormían, la policía irrumpió en el centro y detuvo a 93 personas, entre ellas 13 españoles, de las cuales 62 tuvieron que ser atendidas en urgencias y 28 fueron hospitalizadas.

Durante la cumbre del G8 se registraron numerosos enfrentamientos entre la policía y los manifestantes y en uno de esos altercados murió el italiano Carlo Giuliani, de 23 años, al ser alcanzado por los disparos de un carabinero (policía militar). El juicio por la violencia en la escuela Díaz es el segundo contra las fuerzas del orden por los disturbios durante el G8 de Génova, ya que también fueron procesadas otras 44 personas, entre agentes y médicos, acusadas de malos tratos a los detenidos en el cuartel de Bolzaneto, a las afueras de la ciudad. En marzo de 2010 el Tribunal de Apelación de Génova declaró culpables a esos 44 imputados de abusos contra los detenidos.