Público
Público

Coronavirus en EEUU EEUU bate récords de contagios con un Trump entregado a los empresarios que piden la vuelta al trabajo

El coronavirus se expande por el mundo y deja más de 470.000 contagiados y 21.000 muertos, con EEUU registrando cifras de vértigo. Las OMS alerta de que el país se puede convertir en el epicentro de la pandemia. Trump está dispuesto a primar la economía, pese a las advertencias de los científicos, a la crisis sanitaria tras las presiones de los multimillonarios

Trump, en una imagen de archivo. REUTERS
Trump, en una imagen de archivo. REUTERS

Público

La pandemia del nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan, en el centro de China, ha superado la cifra de los 470.000 contagiados y ha causado la muerte a más de 21.000 personas en todo el mundo, con Estados Unidos marcando un récord al contabilizar en las últimas 24 horas más de 12.000 casos.

Según el balance global la pandemia de la COVID-19 se ha extendido por 175 países y territorios, con un total de 472.109 personas contagiadas y 21.308 víctimas mortales. El número de personas que han conseguido curarse asciende a 114.870, la mayoría de ellas en China (74.173). Los cuatro países más afectados por la pandemia (China, Italia, Estados Unidos y España) suman más de 274.000 casos, lo que representa más de la mitad del total de personas contagiadas con el virus en todo el mundo.

Estados Unidos se ha colocado como el segundo país más afectado por esta pandemia y la OMS ha advertido de que podría convertirse en el nuevo epicentro de la enfermedad. Las presiones de científicos del país han hecho que Trump establezca el aislamiento social, algo que los empresarios han criticado duramente.

Los casos nuevos en EEUU crecen el doble que en Italia

Estados Unidos mantiene su ritmo de crecimiento acelerado y registra su récord de aumento de casos, sumando más de 12.000 nuevos positivos en las últimas 24 horas, lo que le sitúa con un total de 69.197 personas contagiadas y 1.050 víctimas mortales, con solo 609 personas curadas. Este avance ha situado a EE.UU. a poco más de 5.000 casos de la cifra de contagios que tiene actualmente Italia, el segundo país más afectado por número de personas contagiadas y el que más víctimas mortales ha registrado.

El coronavirus se ha extendido por 175 países y territorios, con un total de 472.109 personas contagiadas y 21.308 víctimas mortales

El aumento de los casos y las muertes hicieron que Donald Trump, el presidente de EEUU, aplicase medidas más estrictas como el aislamiento social, que ya está implantado en varios países. Pero el presidente declaró que pretende "abrir el país" para el próximo 12 de abril, justificándose en que "miles podrían suicidarse" si se permite que siga deteriorándose la economía por la crisis del coronavirus. El presidente aseguró este martes que las medidas habían sido exageradas. "Perdemos miles y miles de personas al año por la gripe. No cerramos el país" por eso, dijo.

Los científicos estadounidenses se han manifestado en contra de estas declaraciones, recordando la importancia de la cuarentena para parar la propagación del virus. A pesar de esto, Trump ha cambiado su balanza a favor de los multimillonarios que han pedido la reapertura de establecimientos aunque sea con un aforo más limitado. 

Dick Kovacevick, que fue presidente del banco Wells Fargo hasta 2009, ha exigido a Trump el regreso al trabajo de los empleados que estén en buen estado de salud a finales de abril. Proponiendo que "podemos traer gradualmente de vuelta a personas y ver qué sucede. Algunos enfermarán, algunos incluso puede que mueran, no lo sé". Los empresarios han apostado por correr el riesgo de que mueran empleados para no sufrir consecuencias económicas graves, una reflexión que está tomando Trump.

Desde el inicio de esta crisis sanitaria Trump ha estado preocupado por la economía de su país, mostrándose reticente a aplicar el distanciamiento social, y ahora meditando si eliminar esta medida por el bien de la economía. Si finalmente Trump vuelve a "abrir el país" estará yendo en contra de las recomendaciones de la OMS y de sus propios científicos y expertos.

La OMS advirtió esta semana que Estados Unidos se convertirá en el nuevo epicentro del coronavirus y los científicos del país han pedido permisos para poder tratar a los pacientes más graves con plasma de las personas curadas de COVID-19. Mientras tanto el presidente Trump, recomienda consumir fosfato de cloroquina, un compuesto similar al medicamento para la malaria, que según el presidente podría servir para tratar el coronavirus, un consejo que ya ha acabado con la vida de un hombre de Arizona.