Público
Público

Coronavirus en Europa Alemania lucha contra la cuarta ola de la pandemia mientras Europa aumenta la secuenciación del virus por temor a una nueva variante

La propagación de la pandemia ha abierto el debate en algunos países sobre la vacunación obligatoria.

Un cartel informa a los visitantes sobre las máscaras obligatorias en un supermercado en Munich.
Un cartel informa a los visitantes sobre las máscaras obligatorias en un supermercado en Munich. PHILIPP GUELLAND / EFE/EPA

La cuarta ola azota con fuerza a Alemania. Después de jornadas muy duras con niveles de incidencia récord y un aumento de la presión hospitalaria, el país ha dado paso a la entrada en vigor de restricciones. Una de estas limitaciones sería la exigencia de que solo personas vacunadas, recuperadas o con un test negativo reciente puedan usar el transporte público.

Estas medidas desentonan con el modus operandi habitual del país por lo que, según ha informado Efe, y ante la resistencia de parte de la población a vacunarse,  se espera que se presenten algunos conflictos.

Las últimas cifras del Instituto Rober Koch (RKI) sitúan este domingo la incidencia de pacientes ingresados en hospitales en 5,34 por 100.000 habitantes. La presión hospitalaria preocupa debido a la pérdida de capacidad de las ucis por problemas de personal. Actualmente el 14% de las camas disponibles están ocupadas con 3.565 pacientes.

Los lentos avances en la vacunación también favorecen la expasión del virus. Gran parte de la población opone resistencia mientras que hay 2,1 millones que están esperando la segunda dosis. Un 67,9% de la población ha recibido la pauta completa de la vacuna y un 70,5% al menos la primera dosis.

Las bajas cifras de vacunación han impulsado una discusión sobre la vacuna obligatoria. De momento, los partidos de la futura coalición de Gobierno descartan una medida de ese tipo para toda la población pero no para algunos sectores. Aún así, un 52% de los alemanes está a favor de la vacuna obligatoria, según una encuesta del instituto demoscópico INSA por encargo del dominical Bild am Sonntag.

Austria se ha convertido en el primer país europeo en anunciar la obligatoriedad de la vacunación para febrero de 2022, mientras que países como República Checa y Eslovaquia han comunicado nuevas restricciones para las personas que no están inmunizadas.

Intentando frenar esta onda expansiva, el Reino Unido ha comenzado con su campaña de vacunación de refuerzo. Se ha empezado a suministrar una tercera dosis -con Pfizer o Moderna- a los mayores de 50 años y los grupos vulnerables.  Los mayores de 40 años también entrarán pronto en este programa.

Los contagios descendieron en Rusia por primera vez en cuatro días

Por su parte, los ciudadanos rusos cifran un descenso en la propagación del virus. El número de nuevos contagios de covid-19 en Rusia bajaron este domingo de los 37.000 por primera vez en cuatro días. Pero la cifra de muertes sigue cerca del récord con 1.252 decesos en la última jornada, según los datos del centro operativo de lucha contra el coronavirus.

La última vez que Rusia notificó cifras por debajo de la barrera de los 37.000 casos fue el pasado 17 de noviembre. De esta manera desde el inicio de la pandemia Rusia acumula 9.331.158 casos de coronavirus en sus 85 regiones.

En sentido contrario se mueve Portugal, que registra el número más alto de contagios diarios y de ingresos hospitalarios de los últimos cinco meses.

Las autoridades sanitarias informaron este domingo de once fallecimientos y 2.499 positivos, con 53 nuevos ingresos en hospitales. El país luso mantiene, además, una incidencia a 14 días de 191,2 casos por 100.000 habitantes.

Pese a que el 86% de la población del país ha sido vacunada con la pauta completa, las cifras de contagios e ingresos son las más altas desde julio y el número de pacientes de covid en hospitales se ha duplicado en apenas dos semanas. 

En total, suma 1.122.283 positivos de coronavirus desde el comienzo de la pandemia y 18.321 muertes. Por ello, el Gobierno ultima un paquete de medidas para contener la pandemia en vísperas de Navidad y con un proceso electoral en puertas.

Riesgo ante una nueva variante

La alta propagación del virus, preocupa a Europa, pues las palabras de la directora del Centro Europeo para la Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, en inglés) Andrea Ammon afirmaban sobre el riesgo de una nueva variante en unas declaraciones a la BBC. "Estamos realmente siguiendo muy de cerca, estamos apoyando a los países a aumentar los esfuerzos de secuenciación para asegurar que, si hay una variante, es detectada muy pronto", añadió.

El director regional de la OMS, Hans Kluge también expresó este sábado su preocupación por el alza de casos de la covid-19 en Europa, advirtiendo de la posible muerte de unas 500.000 personas para marzo de 2022 si no hay medidas urgentes.

Protestas por las restricciones

La violencia y los disturbios derivados de las protestas por las medidas anticovid en Países Bajos han supuesto la detención de 28 personas. Los disturbios tuvieron lugar en varias ciudades, incluidas La Haya (Holanda del Sur), Roermond y Stein (ambas en la provincia de Limburgo), Bunschoten (Utrecht) y el pueblo pesquero de Urk, donde se registran los peores datos de cobertura de vacunación de todo Países Bajos, así como la principal oposición a las restricciones del coronavirus.

Durante el fin de semana también tuvieron lugar otras manifestaciones como la sucedida en Austria. Esta convocatoria de corte ultraderechista, supuso la afluencia de 7.000 personas en la capital del país.

Ciudadanos Belgas se manifiestan este sábado por las restricciones del gobierno

Además, este domingo también se han manifestado miles de personas en Bruselas en contra de las restricciones adoptadas para frenar la pandemia de covid-19, en particular por la obligación de presentar el certificado covid para acceder a lugares públicos. La manifestación, autorizada por el ayuntamiento de la capital belga recorre el centro de la ciudad bajo el lema "Juntos por la Libertad". La policía y los organizadores no disponen aún de cifras precisas de participación.

Las medidas pasan fundamentalmente por imponer el teletrabajo obligatorio cuatro días a la semana y ampliar el uso de la mascarilla en el interior de establecimientos y lugares culturales, como restaurantes o cines, aunque para acceder a ellos se haya solicitado el certificado covid.

Bélgica ya exige desde octubre presentar este documento -que prueba que el portador está vacunado, ha pasado la enfermedad o dado negativo en un test reciente- para acceder a la restauración y eventos culturales. Además, el Gobierno ha introducido la obligación de vacunarse para todos los trabajadores sanitarios del país que, de lo contrario, a partir del 1 de enero verán suspendido su empleo hasta el 31 de marzo, fecha a partir de la cual su contrato será rescindido -con derecho al paro- o suspendido hasta que el trabajador se vacune si se opone al despido -en ese caso sin sueldo-.

Más noticias de Internacional