Público
Público

La crisis le sienta bien a la ONU

El presupuesto de la organización no ha dejado de crecer desde el inicio de la crisis a pesar de que cinco de los diez mayores contribuyentes bajaron sus aportaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) no parece sufrir el efecto de la crisis y ha conseguido aumentar su presupuesto en 2013. La cifra se ha incrementado en un 5% con respecto al presupuesto anterior, hasta situarse en 5.395 millones de dólares, unos 4.089 millones de euros, según arroja un informe del Instituto Español de Estudios Estratégicos. La cantidad incluye al año 2012, ya que los presupuestos en la organización se aprueban por bienios.

Lo sorprendente es que la dotación de la ONU, que recauda fondos gracias a las contribuciones voluntarias y obligatorias de los 193 Estados que la componen, no ha cesado de aumentar desde el estallido de la crisis. En 2008, año en que se produjo la quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers, el presupuesto aprobado ascendió a 3.161 millones de euros, casi 300 millones más que el fijado para el bienio 2006-2007.

La tendencia no cesó en los cursos sucesivos, ya que en 2010 el presupuesto creció aproximadamente 750 millones hasta fijarse en 3.911, un 19% más que el bienio anterior.

A pesar de que los presupuestos de Naciones Unidas no han dejado de aumentar, cinco de los diez mayores contribuyentes han bajado sus aportaciones sobre el total de ingresos de la ONU desde 2007, una temporada antes del inicio de la crisis: Japón, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

La aportación de España, novena contribuyente, se ha mantenido desde el inicio de la crisis

Según el citado informe, titulado Impacto de la crisis internacional en las NNUU, cuatro de las grandes potencias europeas han perdido peso dentro de la organización. Mientras, una potencia media como España ha mantenido su nivel de contribución en el 2'97%, el equivalente a 58.350.679 euros, un porcentaje que ya representaba hace seis años. Tanto entonces como ahora España se ha mantenido como el noveno país que más aporta a las Naciones Unidas por detrás de los países citados, Estados Unidos, China y Canadá, y por delante de Brasil, que completa el cuadro de los diez mayores contribuyentes.

Hay que recordar que la cuota que debe aportar cada país se estima cada tres años en función de su capacidad, y para ello se tienen en cuenta criterios como la deuda nacional, la media de su PIB entre los últimos tres y seis años, la fluctuación de las respectivas divisas y la renta per cápita.

Dentro del top ten ha sido precisamente Brasil uno de los dos únicos Estados que han aumentado su aportación desde el inicio de la crisis, pasando de un escaso 0'88% a suponer e 2'93% del total. El otro país que ha visto cómo se incrementaba su contribución ha sido China, que asciende hasta el 5'15%. Sin embargo, el general de las grandes naciones no tienen motivos para estar de enhorabuena, ya que en 2001 los diez mayores contribuyentes aportaban casi un 80% (un 77'5%) de todos los ingresos de la ONU, mientras que para el bienio 2013-2015 se espera que representen una cifra inferior al 70%.

El presupuesto ordinario de la organización presumiblemente se mantendrá prácticamente inalterable de cara a los dos próximos años, ya que rondará los 4.152 millones de euros, pero no será por el empuje de países como Japón, que desde 2007 es con diferencia el país que más ha dejado de nutrir las arcas de Naciones Unidas desde el inicio de la crisis: hasta un 5'74% menos, lo que no le impide ser la segunda potencial que más dinero aporta a la ONU a nivel mundial.

Curiosamente, desde que empezara el siglo XXI y a pesar de las oscilaciones, los distintos países han mantenido su puesto en el escalafón de contribuyentes: Estados Unidos se mantiene como el mayor apoyo financiero, ya que su ayuda supone un 22% sobre el total de ingresos, seguido, en este orden, de Japón, Alemania, Francia, Reino Unido, China, Italia, Canadá, España y Brasil.