Público
Público

Críticas a China por tratar a los discapacitados como "un grupo especial"

Una guía para los voluntarios de los juegos olímpicos explica que los discapacitados tienen "personalidades y formas de pensar singulares" y agrega que algunos son personas aisladas, nada sociales e introspectivas". 

EFE

Algunos grupos británicos de defensa de los discapacitados critican a las autoridades chinas por la publicación de una guía destinada a los voluntarios de los próximos Juegos que presenta a esas personas casi como "un grupo especial".

La guía explica que los discapacitados tienen "personalidades y formas de pensar singulares" y agrega que "algunos discapacitados son personas aisladas, nada sociales e introspectivas", informa hoy el diario británico The Times.

"Pueden ser tercas y controladoras... están a la defensiva y tienen un fuerte sentimiento de inferioridad", dice también la guía, según la cual se suelen ofender "cuando se las califica de "tullidas", palabra que "no hay que utilizar ni siquiera en broma".

La guía, distribuida a 100.000 voluntarios con vistas a los JJ.OO. de agosto y a los Paralímpicos de septiembre, ha suscitado fuertes protestas en esos grupos.

Simone Aspis, del Consejo de Personas Discapacitadas, expresó su "estupefacción" por esa guía y dijo que "no es sólo el lenguaje que se utiliza en ella sino también la percepción de que en pleno 2008" se les considere "una raza aparte".

"Los discapacitados podemos ser introvertidos o tercos igual que cualquier otra persona", afirma Aspis.

La guía dice también que con frecuencia las personas con minusvlías "ópticas" son "introvertidas" y que los minusválidos físicos pueden estar sanos mentalmente.

"No difieren de otras personas en sensaciones, reacciones, capacidad de memorización y mecanismos mentales, pero pueden tener personalidades poco habituales por culpa de sus minusvalías o deformaciones", agrega.

La guía recomienda a los voluntarios que no miren nunca las deformaciones pues esas personas, "incluso si padecen lesiones cerebrales, son muy sensibles a cualquier actitud de superioridad o condescendencia".

Esos consejos son reflejo, según The Times, de décadas de discriminación en China contra los minusválidos físicos o psíquicos, quienes totalizan 83 millones de personas en ese país, aproximadamente la población de Alemania.

La aspiración del Partido Comunista Chino a crear una nación sana en todos los sentidos fomentó fuertes prejuicios que se tradujeron en esterilizaciones forzadas, la prohibición de los matrimonios entre personas disminuidas y abortos de fetos anormales, según el diario.

Pese a todo, el periódico señala que ha cambiado la actitud desde finales de los noventa, después de que Deng Pufang, el hijo mayor del ex líder chino Deng Xiaoping, obligado él mismo a usar una silla de ruedas después de que los Guardias Rojos le tiraran por la ventana de un tercer piso durante la Revolución Cultural, hiciera campaña a favor de una reforma.

La semana pasada, por ejemplo, en la Gran Muralla y la Ciudad Prohibida de Pekín, se instalaron ascensores y rutas turísticas libres de barreras para hacerlas accesibles a las personas en silla de ruedas.

De ahí que otros británicos se muestren más comprensivos con la guía. Así, Mike Brtace, presidente de la Asociación Paralímpica Británica reconoce que "no es ideal", pero agrega que hace sólo siete años las autoridades chinas "ni siquiera hubieran tenido en cuenta a los discapacitados".

Más noticias de Internacional