Público
Público

Cuatro muertos en un tiroteo frente a un colegio judío en Toulouse

Un hombre abrió fuego cuando los estudiantes entraban en clase y se dio a la fuga en un ciclomotor. Las hipótesis se dirigen hacia tres soldados neonazis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un hombre armado con una pistola y una metralleta asesinó esta mañana a tres niños y a un profesor del colegio judío de Tolouse Ozar Hatorah. En torno a las ocho de la mañana, el individuo se presentó a la entrada de la escuela en un ciclomotor y abrió fuego contra la gente que se concentraba en la entrada. 

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha elevado el nivel de alerta antiterrorista en la región por el ataque. Las hipótesis que manejan las fuerzas francesas en estos momentos es que el asesinato ha sido cometido por tres soldados neonazis, según informa el diario Le Point, y que el arma y la motocicleta son las mismas que las que se usaron en el asesinato de tres militares cometido hace unos días, algo que ha confirmado Sarkozy.

El arma de calibre 11,43 mm es la misma que se usó para matar a dos soldados en Toulouse el pasado 11 de marzo y a otro más en Montauban cuatro días después.

Los tres militares neonazis sobre los que recaen ahora todas las sospechas saltaron a la fama en 2008, cuando la prensa gala publicó una fotografía de tres miembros del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas de Montauban ante una bandera con una cruz gamada y haciendo el saludo nazi.

El perfil de los tres se corresponde con el de los responsables de los últimos tiroteos en Toulouse y Montauban: hombre musculoso, con tatuajes y vestido de negro.

El militar Jamel Benserhir denunció a a estos tres soldados por sus tendencias neonazis y fue entonces cuando fue hallada la fotografía, que fue publicada en el diario La Dépêche du Midi y en el semanario Le Canard Enchaîné.

Los tres sospechosos fueron 'severamente  castigados en 2008 por una fotografía en el que hacían el saludo nazi

Tras la denuncia de Benserhir, el comandante del 17º Regimiento de Ingenieros Paracaidistas, Michel Esparsa, presentó una denuncia contra los tres soldados, que admitieron los hechos y fueron 'severamente castigados'.

Las cuatro víctimas serán enterradas en Israel, en cumplimiento del deseo que transmitieron en vida a sus familias, informó hoy el Ministerio israelí de Exteriores. 

El fiscal Michel Valet, en un primer análisis de los asesinatos de este lunes, dijo que 'el asesino disparó contra todo lo que le puso por delante, niños y adultos, y después siguió a los alumnos hasta el interior del colegio'. El diario Libération contactó con Sammy Ghozlan, fundador del observatorio nacional contra el antisemitismo y que había podido hablar con uno de los testigos del suceso. Según esa persona, 'el hombre bajó de su ciclomotor, disparó con su metralleta a las personas que había en la entrada y después se dio a la fuga', explicó.

En un primer momento se habló de tres fallecidos, un padre y sus dos hijos, aunque posteriormente la Policía confirmó que otro menor había fallecido en el tiroteo. No queda claro aún cuántas personas resultaron heridas.

El ministro de Interior, Claude Guéant, ha admitido que 'hay similitudes' entre los asesinatos de la semana pasada y el ataque de hoy, ordenó aumentar la seguridad en todas las escuelas judías  del país por precaución, según confirmó su portavoz Pierre Henry-Brandet.