Público
Público

"Cuba se esfuerza por renovar y ensanchar sus horizontes"

El pontífice asegura que en su visita pedirá a la Virgen de la Caridad que guíe el destino de la isla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuba está en plena época de reformas económicas, en la que la isla trata de salvar la gratuidad de sus 'joyas de la corona' —el sistema sanitario, el educativo, y la asistencia social—, mediante la desregularización y el aumento de la competitividad de algunos sectores. Un tiempo que crea esperanza e incertidumbre a partes iguales, ya que la revolución cubana avanza hacia lo desconocido.

Es en este contexto en el que llega el papa, Benedicto XVI, que ha tocado hoy tierra en La Habana, donde ha sido recibido por el presidente de la República de Cuba, Raúl Castro, el cardenal Jaime Ortega —la máxima autoridad católica en la isla— y el presidente de la Conferencia de Obispos Católicos cubanos, Dionisio García.

'Nos satisfacen las estrechas relaciones entre la Santa Sede y Cuba, que se han desarrollado sin interrupción durante setenta y seis años, siempre basadas en el respeto mutuo y en la coincidencia en asuntos vitales para la Humanidad', ha declarado Raúl Castro a la llegada del pontífice.

También ha destacado que la Constitución cubana garantiza 'plena libertad religiosa' a todos los ciudadanos, en una alocución donde ha aprovechado para denunciar el bloqueo de Estados Unidos contra la isla.

Como no podía ser de otra forma, el primer mandatario cubando ha hecho referencia a la difícil relación que tiene con EEUU desde los primeros años de revolución. 'La potencia más poderosa que ha conocido la Historia ha intentado despojarnos, infructuosamente, del derecho a la libertad, a la paz y a la justicia. (...) El pueblo cubano ha hecho tenaz resistencia, sabiendo que ejercemos también un derecho legítimo cuando seguimos nuestro propio camino', recalcó.

Tras su recibimiento, Benedicto XVI ha comenzado en el papamóvil un recorrido desde el aeropuerto hasta el Arzobispado de Santiago, actividad que dará comienzo a su visita pastoral, que se prolongará hasta el miércoles.

Durante las tres jornadas que permanecerá en la isla, Benedicto XVI visitará el Santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, cercano a Santiago, para luego viajar a La Habana, donde el miércoles oficiará una misa en la isla, en la emblemática Plaza de la Revolución.

'Vengo a Cuba como peregrio de la caridad, para confirmar a mis hermanos en la fe'

Este es el segundo viaje de Benedicto XVI a Latinoamérica después de su visita a Brasil en 2007, y el vigésimo tercero por el mundo en casi siete años de pontificado. En el acto de bienvenida en el aeropuerto de Santiago, el pontífice ha asegurado que en su visita pedirá a la Virgen de la Caridad, patrona del país, que guíe los destinos de Cuba 'por los caminos de la justicia, la paz, la libertad y la reconciliación'. 'Vengo a Cuba como peregrino de la caridad, para confirmar a mis hermanos en la fe y alentarles en la esperanza', ha señalado Joseph Ratzinger.

En sus primeras palabras en la isla, Benedicto XVI ha recordado que la visita en 1998 de su predecesor, Juan Pablo II, dio un 'nuevo vigor' a la Iglesia católica en la isla e inauguró una etapa de 'mayor colaboración y confianza' en las relaciones entre la Iglesia y el Estado.

'Todavía quedan muchos aspectos en los que se puede y se debe avanzar'

Pero, ha añadido, 'todavía quedan muchos aspectos en los que se puede y debe avanzar, especialmente por cuanto se refiere a la aportación imprescindible que la religión está llamada a desempeñar en el ámbito público de la sociedad'.

El pontífice dijo que lleva en su corazón 'las justas aspiraciones y legítimos deseos de todos los cubanos, dondequiera que se encuentren' y de modo especial 'de los jóvenes y los ancianos, de los adolescentes y los niños, de los enfermos y los trabajadores, de los presos y sus familiares, así como de los pobres y necesitados'.

El papa se declaró 'convencido de que Cuba, en este momento especialmente importante de su historia, está mirando ya al mañana, y para ello se esfuerza por renovar y ensanchar sus horizontes'.