Público
Público

Cumbre de la UE Diez claves para entender el Fondo de Recuperación y su importancia

Los líderes europeos estudian los últimos detalles técnicos para dar luz verde al plan anticrisis y el presupuesto comunitario de los próximos siete años.

Pedro Sánchez durante la cumbre europea.- REUTERS
Pedro Sánchez durante la cumbre europea.- REUTERS

Por cuarta noche consecutiva se han reunido los jefes de Estado y de Gobierno para cerrar los flecos del plan anticrisis. Tras 96 horas de intenso trabajo, de varias intentonas de acuerdo y otras tantas de cerrar de un portazo la puerta de la cumbre europea ante la falta de entendimiento entre los líderes, todas las opciones seguían abiertas.

Puede que el interés de la canciller alemana, Angela Merkel, por alcanzar un acuerdo en julio sea una de las razones por las que los líderes no han tirado la toalla. Alemania, que ostenta la presidencia rotatoria de la UE este semestre, quiere que el plan quede encarrilado antes de las vacaciones de agosto.

¿Qué es el Fondo de Recuperación del que todos hablan?

Es un plan de recuperación económica para sacar del hoyo a los países que peor lo están pasando desde que la pandemia de la covid-19 llegara a suelo europeo. Estos son, principalmente, España e Italia.

Este fondo complementaría el balón de oxígeno que la Comisión Europea y el Banco Central Europeo dieron a las economías europeas en marzo, cuando las liberaron de cumplir con las normas de déficit y deuda. Lo hicieron para evitar que colapsaran, cuando se vieron obligadas a confinar a la ciudadanía para frenar los contagios del virus.

¿Qué ha presentado el presidente del Consejo Europeo como novedad?

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha presentado este lunes su última oferta, con el ánimo de alcanzar un acuerdo. Propone un Marco Financiero Plurianual (MFF) de 1,074 billones de euros para los próximos siete años. También plantea regar el Fondo de Recuperación con 750.000 millones de euros, dividido en 390.000 millones de euros en subsidios y 360.000 millones en préstamos.

Esta oferta rebaja la idea que deslizó Michel en la segunda jornada de cumbre, donde planteaba distribuir el tamaño del fondo en 450.000 millones de euros en transferencias directas y 300.000 millones en préstamos.

La propuesta del sábado ya implicó un trasvase de 50.000 millones de euros de subvenciones a préstamos respecto a la propuesta original. La idea primaria de la Comisión Europea era dotar el MFF de 1,1 billones de euros, así como la creación de un fondo de recuperación de 750.000 millones de euros (500.000 millones como subsidios a fondo perdido y 250.000 como préstamos).

¿Hay alguna novedad más en la oferta de Michel?

Durante estas semanas de negociación, los representantes de las instituciones europeas han repetido lo importante que es para la Unión Europea este fondo, que nace con el objetivo de sacar del barro a los países que más están sufriendo los estragos de la pandemia. Así, han defendido que el plan debe de estar ligado a las metas marcadas por la Comisión Europea, a favor de la transición ecológica y digital.

Por ello chirría que las tres partidas que han sufrido un mayor recorte estén ligadas a energía, investigación e inversión. En la nueva propuesta, el Fondo de Transición Justa, bandera del famoso Pacto Verde Europeo, pasa de 30.000 a 10.000 millones de euros. El programa europeo de I+D (Horizon), por su parte, sufre un recorte muy significativo y pasa de 11.500 millones a 5.000. Por último, el paquete de inversiones InvestEU, se desploma de los 11.500 millones a los 2.100 millones de euros.

España sufrirá con los recortes en otros ámbitos. La propuesta de Michel también deja cojo el programa para Desarrollo Rural, que se queda en 7.500 millones de euros, y borra el fondo para incentivar inversiones privadas a empresas a través del Banco Europeo de Inversiones.

Además, para contentar a los obstruccionistas (Dinamarca, Suecia, Holanda y Austria), Michel ha previsto un nuevo desembolso en cheques compensatorios o rebates, por ser contribuyentes netos. Bruselas había previsto su desaparición gradual tras el brexit, el Parlamento Europeo pide que se eliminen y España los considera "regresivos e injustos". Alemania, país que también se beneficia de los rebates, ha pedido expresamente que no se aumente su cheque.

¿Qué tiene de novedoso este plan anticrisis?

Este fondo irá ligado al presupuesto europeo para el periodo 2021-2027 y se financiaría a través de la emisión de bonos. No es la primera vez que la Comisión Europea utiliza esta herramienta, pero sí que lo hace a esta escala. Para hacerlo, Bruselas propone elevar el techo de gasto hasta el 2% del PIB europeo, lo que implicaría duplicar la tasa actual.

¿Por qué ha habido tanta controversia en torno a las transferencias directas?

La propuesta de la Comisión de Ursula von der Leyen tuvo una cálida acogida por parte de los países del sur y fría por parte de los prestamistas. Desde el inicio, los nórdicos rechazaron cualquier mutualización de la deuda e insisten en que las ayudas a los países deben de ser a través de préstamos y no de transferencias directas.

Estas ayudas tienen de especial que no computan en las cuentas públicas, en el déficit, ni en la deuda de aquellos países que las reciban. Se trata de un instrumento para evitar que se generen mayores desequilibrios entre los socios del bloque, que forman el mercado único.

¿Cuáles son los siguientes pasos para que sea efectivo el plan anticrisis?

Una vez que la propuesta reciba luz verde de todos los Estados miembros, por unanimidad, pasará a la Eurocámara, encargada de dar el aprobado final. O devolverla si cree que le falta ambición para hacer frente a las circunstancias extraordinarias que atraviesa Europa.

Este lunes por la mañana el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, ha aprovechado para lanzar un nuevo mensaje. Sigue sin ver con buenos ojos que haya una rebaja en la ambición del Fondo de Recuperación o el Marco Financiero Plurianual (MFF), presupuesto para el que el Parlamento Europeo pide 1,3 billones de euros como base. Por ello, ha recordado a los líderes que "las y los ciudadanos europeos esperan un acuerdo que esté a la altura de este momento histórico".

"Nos preocupa la idea de un futuro que mortifique la solidaridad europea y el método comunitario", ha subrayado. El presidente de la Eurocámara ha recordado que el MFF "debe contar con los instrumentos necesarios para asegurar que la UE es capaz de afrontar los retos a medio plazo, como el Green Deal, la digitalización, la recuperación económica y la lucha contra las desigualdades".

El italiano ha instado a los jefes de Estado y de Gobierno a crear nuevos recursos propios y medidas que garanticen una defensa eficaz del Estado de Derecho. Además, ha pedido el fin de los cheques compensatorios. "Si estas condiciones no se cumplen, el Parlamento Europeo no dará su consentimiento", ha advertido.

¿Cómo podrá España acceder a estas ayudas?

Los países del bloque podrán presentar su plan de recuperación y resiliencia hasta el 30 de abril de 2021. A partir del 15 de octubre también podría presentarse junto con el borrador del presupuesto del año 2021.

Los gobiernos elaborarán los planes de reformas, en base a las recomendaciones del Semestre Europeo, y el Ejecutivo comunitario tendrá dos meses para evaluarlas. En este estudio, Bruselas tendrá en cuenta que se hayan cumplido las recomendaciones económicas y reformas en materia de creación de empleo, transición ecológica y digital.

Entre las recomendaciones que han aprobado los jefes de Estado y de Gobierno formalmente este lunes están que España adopte incentivos eficaces de contratación y el desarrollo de trabajadores y trabajadoras, así como que refuerce la protección por desempleo.

Una vez que Bruselas haya dado luz verde, los Estados miembros tendrán que respaldar la aprobación por mayoría cualificada. Cuando los países reciban estas ayudas, el cumplimiento de las reformas será estudiada con lupa por los socios comunitarios y, en el caso de que algún país incurra en "desviaciones graves", es entonces cuando se activaría el "súper freno de emergencia". Con este instrumento, se elevará el debate a una cumbre europea y los líderes tendrán tres meses para tomar una decisión.

El famoso asunto de la gobernanza

Sí, este ha sido uno de los principales escollos de la negociación, que ha mantenido una tensa negociación entre La Haya y Madrid. La propuesta de Michel plantea que el Consejo apruebe los programas nacionales por mayoría cualificada y después será la Comisión Europea la que dé luz verde. España e Italia preferían que el peso de la decisión fuera exclusivamente de Bruselas, mientras que los Países Bajos querían que se apruebe por unanimidad en el Consejo.

Desde España defienden un sistema de control ágil, para que el dinero llegue lo antes posible, y que la condicionalidad se centre en la transición digital y ecológica. Holanda pide que haya un mayor control y exige imponer reformas macroeconómicas, ligadas al mercado laboral y las pensiones. Sánchez ha tenido que ceder en el freno de emergencia, para que Rutte diera por perdida la batalla de la unanimidad, aunque ganada la llave del bloqueo a las ayudas.

Además, el primer ministro portugués, António Costa, en declaraciones a la agencia Lusa ha reconocido que el "súper freno de emergencia" ha sido una baza necesaria para convencer a los obstruccionistas de la importancia de las transferencias directas. Además, según reconoce el luso, "será un factor de confianza entre todos, que evita algo similar a la troika". Costa ha reconocido que el Fondo de Recuperación es un plan "histórico".

¿Se ha aprobado alguna otra ayuda?

Sí, a este fondo habrá que sumarle el plan anticrisis que aprobó en abril el Eurogrupo. Este paquete pretende movilizar hasta 540.000 millones de euros: 240.000 millones de crédito a través del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), 100.000 millones a través de un fondo contra el desempleo (SURE) y una línea de crédito de 200.000 millones de euros a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

De hecho, uno de los argumentos que usan los obstruccionistas es que, hasta la fecha, ningún país de la Unión Europea ha solicitado un crédito a través del MEDE, a pesar de las condiciones tan ventajosas que pactó el Eurogrupo, para evitar que se comparara con los rescates de la crisis de 2008.

¿Cuánto dinero movilizará Bruselas en total?

El Ejecutivo comunitario ha planteado un paquete de 2,36 billones de euros, que sale de la suma del fondo de recuperación (750.000 millones de euros), el Marco Financiero Plurianual para el próximo periodo (1,1 billones) y la triple red de seguridad aprobada por el Eurogrupo (540.000 millones de euros).

Anoche, la comisaria de Cohesión, Elisa Ferreira, publicó un elegante tuit en plena negociación, que fue retuiteado por más de un alto funcionario. Su mensaje recogía cuatro sencillas gráficas, para tirar por tierra el discurso populista que, negociación tras negociación, intentan colar los mal llamados frugales.

En ellas se muestra que, a pesar de que los países del sur, apodados como amigos de la Cohesión, son los que más ayudas reciben, los nórdicos son los que más se benefician de formar parte del mercado único. Precisamente salvaguardar el mercado único es una de las razones para que la Comisión Europea, y el eje franco-alemán, defiendan a capa y espada la importancia de las transferencias directas en esta negociación.

Más noticias de Internacional