Público
Público
Únete a nosotros

Cumbre de la UE La igualdad de género, prioridad para renovar los puestos clave de la UE

Los líderes de la UE comienzan a discutir en Bruselas el proceso de decisión de los hasta cinco altos cargos que se liberan en los próximos meses, incluida la presidencia de la Comisión Europea y del BCE.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Imagen de la reunión de los líderes de la UE en Bruselas, tras las elecciones del 26-M, para analizar los nombramientos en las instituciones comunitarias. REUTERS/Yves Herman

A puerta cerrada (como siempre) y completamente aislados (como en las grandes ocasiones), los jefes de estado y de gobierno de la Unión Europea dieron el pistoletazo de salida a la carrera por las presidencias de la Comisión Europea, el Consejo Europeo, el Parlamento Europeo y el Banco Central Europeo, además del alto representante para la política exterior. Un proceso que esperan concluir en la cumbre de junio, que se celebra en apenas unas semanas, y en las que la representación geográfica, política y de género jugarán un papel fundamental.

“No es solo mi aspiración tener igualdad de género entre los líderes de las instituciones, hay una amplia mayoría determinada a hacerlo,” aseguró el actual presidente del Consejo, Donald Tusk, en la rueda de prensa al término de la reunión de los líderes de la UE. Los 28 se han reunido para definir el proceso de selección de al menos cinco altos cargos que requieren relevo en los próximos meses, el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo, la Comisión Europea y el Banco central Europeo.

En más de 60 años de existencia, la Unión Europea no ha tenido jamás una presidenta de la Comisión Europea. En 40 desde que se celebran elecciones, solo dos han presidido la Eurocámara. El presidente del Consejo, Donald Tusk, se ha comprometido a cambiarlo. “En este caso, igualdad de género supone al menos dos mujeres. Si es posible, ese es mi plan y mi ambición personal,” ha asegurado Tusk.

Tusk: “En este caso, igualdad de género supone al menos dos mujeres [al frente de las instituciones de la UE]. Ese es mi plan"

No faltan los nombres. Entre las candidatas favoritas a suceder al actual presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, está Margrethe Vestager. La danesa ostenta actualmente el puesto de Comisaria de Competencia su ejecutivo y fue ministra en Dinamarca. La famosa serie Borgen está inspirada en ella. Es la líder de los liberales, que son la tercera fuerza en la Eurocámara, y tiene el beneplácito de Emmanuel Macron, que la ha nombrado hoy entre los candidatos que a su juicio serían nominarles para el puesto.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en la rueda de prensa posterior a la cumbre de la UE en Bruselas.. REUTERS/Yves Herman

Pero no es la única. En los últimos meses han sonado la actual directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, o Kristina Georgieva, al mando de presupuesto en la Comisión Juncker, hasta que dejó el pulso para liderar el Banco Mundial. Para el Parlamento Europeo se baraja el nombre de Ska Keller, líder de los Verdes, que han incrementado notablemente su representación reclaman que su voz sea escuchada en el proceso. Mujeres con talento, carisma y reconocimiento. Candidatas no faltan.

Tusk comenzará las negocaciones con el Parlamento

Los líderes, dicen, no han discutido nombres sino el procedimiento, “así que no me pregunten por nombres,” bromeó el presidente del Consejo Europeo al término de la reunión. Los líderes no matará el procedimiento del spitzenkandidaten, por el que las familias políticas europeas presentan sus candidatos a presidir la Comisión durante las elecciones europeas. Al menos, no de momento. Pero la elección no será automática. Quien quiera gobernar la UE tendrá que ser respaldado por el Parlamento y el Consejo.

La canciller alemana Angela Merkel con el presidente francés Emmanuel Macron, en un encuentro previo a la cumbre de la UE en Bruselas, para debatir los nombramientos en las instituciones comunitarias tras las elecciones europeas del 26-M. REUTERS/Oliver Matthys

La decisión no es una sorpresa. Ya en febrero del año pasado, con vistas a las elecciones, los estados miembros advirtieron que no renunciarían a su poder de decisión en el proceso. Hoy lo confirman. Pero rechazar la automaticidad que pasaría por aceptar el candidato que el Parlamento Europeo apoye no significa rechazarlos. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, ha insistido en que haberse presentado a las elecciones como cabeza de lista no excluye a los candidatos como presidenciables. Al contrario, “puede aumentar sus posibilidades.”

El Consejo Europeo es consciente de que la Eurocámara podría bloquear la nominación si el candidato no es de consenso. Los líderes del grupo del Parlamento Europeo emitieron un comunicado conjunto en el que instaban al Consejo a respetar el sistema del spitzenkandidaten y esperaba un gesto de los líderes que no ha llegado. “Nadie esta interesado en un conflicto interinstitucional, haremos lo que sea posible por evitarlo,” ha insistido Tusk, “pero no hay automatismo en el proceso.”

El presidente francés, Emmanuel Macron, que se opone abiertamente al proceso, ha recordado que los tratados establecen que el Consejo Europeo debe tener encuesta el resultado de las elecciones pero son los líderes quienes nominan a los candidatos, no el Parlamento. “Hay un rol para el Parlamento y otro para el Consejo,” ha apuntado Macron.

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sanchez, a su llegada a la cumbre de la UE, en Bruselas, para discutir los nombramientos en las instituciones comunitarias tras las elecciones europeas del 26-M. REUTERS/Piroschka van de Wouw

Ahora, Tusk tiene el mandato para abrir las negociaciones con la conferencia de presidentes que representa a los grupos políticos de la Eurocámara. Los líderes esperan alcanzar un acuerdo en la cumbre de junio, para agilizar el proceso, con la constitución del Parlamento en julio en la cabeza.

Cualquier elección, eso sí, debe hacerse sobre la base de un programa. En esto, Consejo y Parlamento parecen estar de acuerdo. “No vinimos hoy a Mr o Miss Europa", dijo Xavier Bettel, el primer ministro de Luxemburgo. "A la gente de Alemania no le importa si el próximo presidente se llamará Weber, Vestager o Timmermans, sino lo que quiere hacer", agregó.