Público
Público

El Dalai Lama prevé dejar el liderazgo político del Tíbet

Quiere que el pueblo tibetano elija un sucesor e manera democrática en unos seis meses

EFE

El Dalai Lama ha anunciado su intención de ceder el poder político formal que ostenta como jefe de las autoridades tibetanas en el exilio a una figura "libremente elegida" por su pueblo.

En un comunicado con motivo del 52 aniversario de la fallida insurrección tibetana contra China, el Dalai Lama explicó que en la próxima sesión del Parlamento, del próximo lunes, 14 de marzo, propondrá "formalmente" que se enmiende la Constitución para hacer posible su deseo de "transferir la autoridad" a un líder electo.

A sus 75 años, el líder espiritual y político de los tibetanos, exiliado en la India, aseveró que su decisión "no tiene nada que ver con un deseo de eludir responsabilidades" y recordó que ha venido proponiendo su retiro desde hace tiempo.

"Desde la década del 1960, he puesto énfasis en que los tibetanos necesitan un líder libremente elegido por el pueblo tibetano, a quien yo pueda delegar el poder. Ahora, claramente ha llegado el momento de poner esto en práctica", expresó el Dalai Lama.

Negó que esto signifique que se sienta "descorazonado" y prometió seguir cumpliendo con su parte en la "causa justa del Tíbet". En el comunicado, el Dalai repasó los pocos avances en las negociaciones con China sobre el futuro del Tíbet, para el que volvió a reivindicar una "autonomía genuina".

También mencionó la "notable lucha no-violenta por la libertad y la democracia" en varios países del Norte de África, en alusión a las rebeliones en Túnez, Egipto y Libia. "Debemos esperar todos que estos cambios inspiradores conduzcan a la libertad, la felicidad y la prosperidad genuinas de los pueblos de esos países", confió.

El Gobierno chino se ha mostrado escéptico ante la propuesta del Dalai Lama. La intención del líder tibetano de ceder su poder político a figuras "libremente elegidas", le parecen al Gobierno chino "un truco para engañar a la comunidad internacional".

En rueda de prensa, la portavoz de turno del Ministerio de Asuntos Exteriores, Jiang Yu, calificó al Nobel de la Paz de "exiliado político bajo la tapadera de un religioso", además de acusarle de estar "involucrado en actividades destinadas a la división de China".

Jiang también subrayó que su retirada política no es una novedad, ya que el líder político y religioso ha mencionado abiertamente esa posibilidad en los últimos años. La portavoz china ha calificado al gobierno tibetano como una "organización política ilegal no reconocida por ningún país".

La portavoz de Asuntos Exteriores destacó que China no cambiará su política en el Tíbet y ésta continuará en el desarrollo y la estabilidad de esa región, que las tropas comunistas ocuparon en 1951 (aunque el régimen se refiere a ese hecho como una "liberación").

Más noticias de Internacional