Público
Público

Rajoy se ausenta de la multitudinaria marcha en Túnez contra el terrorismo yihadista

La protesta ha sido convocada por el gobierno y los imanes a raíz del atentado que acabó con la vida de 22 personas en el museo El Bardo en la capital del país.

El Primer Ministro de Túnez Habib Essid, el presidente francés Francois Hollande, el presidente tunecino Beji Caid Essebsi, el presidente de Palestina Mahmoud Abbas y Mohamed Ennaceur de la asamblea tunecina./ REUTERS-Emmanuel Dunand/Pool

EFE

TÚNEZ.- Miles de personas se manifestaron hoy en Túnez contra el yihadismo internacional, en una marcha popular de unidad nacional. A la protesta han asistido dirigentes europeos y árabes como el presidente francés, Hollande, y el presidente de Palestina, Abbas, en cambio el presidente español, Mariano Rajoy, no ha asistido y en su lugar ha enviado al ministro de Asuntos Exteriores, García-Margallo.

Convocados por el gobierno y los imanes de la mezquitas, los manifestantes partieron de la histórica puerta de Bab Saadum, junto a la medina, en dirección al museo de El Bardo, lugar del atentado que el pasado 18 de marzo segó la vida de 22 personas, 21 de ellas turistas extranjeros.

"Hoy es un día para decir que en Túnez somos libres, que el terrorismo no podrá con nuestro país y con nuestra libertad", explica una de las participantes. A su lado, cientos de banderas rojas salpicaban el cielo, por el que sobrevolaban helicópteros del ejército tunecino, y miles de voces gritaban "terrorismo fuera de Túnez".

A medio camino se sumaron a la marcha el presidente del país, Beyi Caid Essebsi, acompañado de los líderes árabes y europeos fuertemente escoltados, como su el francés, Francois Hollande o el palestino, Mahmud Abas.

En la comitiva también estaba el ministro español de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, quien aseguró que su presencia respondía al deseo del Gobierno de apoyar a las víctimas y de respaldar la transición democrática en el país norteafricano.

Los tunecinos se manifiestan para denunciar el terrorismo yihadista./ EFE-EPA-STR

Una vez concluida la manifestación, el mandatario tunecino descubrió una placa conmemorativa en la puerta del museo, donde cientos de personas volvieron a gritar "libertad para Túnez" y elevaron al cielo pancartas con los nombres de los 21 turistas fallecidos.

El atentado de El Bardo se produjo el pasado 18 de marzo cuando una grupo de tres terroristas entró en el párking del museo y abrió fuego contra un autobús en el que viajaban cerca de 40 turistas de habla hispana.

Aunque el ataque fue reivindicado por el autoproclamado Estado Islámico (EI), las autoridades tunecinas culpan a una célula del grupo radical local "Ansar al Sharia", acantonado en la región de Kasserine, una zona montañosa cercana a la frontera con Argelia.

Precisamente cerca de esa zona, en la región minera de Gafsa, la Policía tunecina abatió esta madrugada a nueve presuntos terroristas, en una acción doble que se extendió a la región del Kif, y en la que según fuentes oficiales murió el presunto líder de la célula terrorista

Más noticias de Internacional