Público
Público

La detención de Karadzic acerca a Serbia a la UE

Fugitivo desde 1995, está acusado de crímenes de guerra en Sarajevo y Srebrenica 

AGENCIAS

 

"Somos muy serios sobre nuestro futuro en la UE, lo demostramos ayer", afirmó el ministro serbio de Exteriores Vuk Jeremic Jeremic en unas declaraciones a la entrada del Consejo de Ministros de Exteriores comunitarios, ante el que intervendrá hoy.

"Queremos ser una piedra angular para la paz, queremos trabajar por la estabilidad regional", añadió Jeremic. El Consejo de Ministros comunitarios de hoy repasará las relaciones de la UE con Serbia a la vista de la detención de Karadzic.

La UE y Serbia firmaron en abril un acuerdo de estabilización y asociación, considerado como la antesala de la adhesión a la Unión, pero su aplicación quedó congelada hasta que Belgrado cooperara plenamente con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

Karadzic, líder serbobosnio durante la guerra de 1992-1995, fue acusado de crímenes de guerra por el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) en julio de 1995. Cuatro meses después fue acusado de genocidio por segunda vez por perpetrar la masacre de Srebrenica.

El anuncio reafirma la labor realizada por la jurista Carla del Ponte, fiscal del Tribunal Internacional, que dejó su puesto a finales de 2007, tras más de ocho años de trabajo, sin haber logrado su objetivo de capturar a los líderes serbobosnios Radovan Karadzic y Ratko Mladic, que continúa en paradero desconocido.

La Unión Europea había puesto a Serbia como condición para una futura adhesión la entrega de los criminales de guerra. Esta condición se vivía, por los anteriores gobiernos serbios, como una exigencia excesiva. El actual presidente, Boris Tadic, se había mostrado predispuesto a facilitar su captura.

Fuentes del TPIY sostienen que Mladic está bajo control de los servicios secretos serbios y que su captura depende de una orden política.

El ex presidente serbobosnio Radovan Karadzic, uno de los hombres más buscados del mundo por el genocidio de más de 7.000 musulmanes en la guerra de Bosnia y que fue detenido este lunes en Serbia, según anunció la oficina del presidente serbio, Boris Tadic se enfrentará en el TPIY a 11 cargos de crímenes de guerra y lesa humanidad presuntamente ocurridos durante la guerra de Bosnia (1992-1995), entre los que destacan el genocidio de Srebrenica y el asedio de Sarajevo.

“Ha sido localizado y arrestado”, afirma el comunicado de la oficina de Tadic. El ex presidente fue conducido ante el juez de instrucción de la sala de crímenes de guerra del Tribunal de Belgrado. El fiscal del Tribunal Penal Internacional (TPI) para la ex Yugoslavia, Serge Brammertz, confirmó también el arresto. 

Sin embargo, Svetozar Vujacic, el abogado del ex líder serbobosnio y presunto criminal de guerra, asegura que su defendido fue capturado el viernes pasado, aunque las autoridades serbias informaron anoche del arresto.

Según declaró Vujacic, Karadzic fue detenido hacia las 21.30 horas (19.30 GMT) del viernes en un autobús en la carretera entre Nueva Belgrado y Batajnica, una localidad a pocos kilómetros al norte de la capital serbia.

El abogado, que dijo no saber quién detuvo a Karadzic, aseguró que el arresto fue ilegal ya que de inmediato tenía que haber sido llevado ante el juez de instrucción.

Los líderes del Consejo de Europa celebraron el arresto del ex jefe político de los serbios de Bosnia Radovan Karadzic, buscado por la justicia internacional, y consideraron que con ello la imagen de Serbia mejorará en Europa. Es "una excelente noticia", afirmó el secretario general del Consejo de Europa, Terry Davis, en un comunicado de la institución paneuropea, de la que Serbia es uno de sus Estados miembros.

Karadzic es "responsable de algunas de las peores violaciones de los derechos humanos cometidas en Europa en los últimos 60 años y su arresto se produce apenas una semana después de la conmemoración de la matanza de Srebrenica", recalcó.

Davis subrayó que el hecho de que haya sido arrestado por los serbios "mejorará considerablemente su imagen en el resto de Europa". A su vez, el presidente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo, Lluis Maria de Puig, señaló que con el juicio del Karadzic, "autor de "la peor matanza en Europa desde la Segunda Guerra Mundial", por fin podrá "honrarse la memoria de los miles de víctimas del genocidio de Srebrenica, del asedio de Sarajevo y de tantas otras atrocidades".

Además, cientos de ciudadanos celebraron en las calles de Sarajevo la detención del criminal de guerra serbobosnio Radovan Karadzic. "Estoy tan contento de que esto haya terminado por fin. Sólo espero que siga vivo durante su proceso en La Haya. Espero que no muera como Milosevic (el ex presidente serbio)", dijo hoy un ciudadano en declaraciones a la televisión local.

También surgieron algunas voces frustradas por el arresto, ya que el envío de Karadzic al Tribunal Internacional de La Haya podría suponer un acercamiento de Serbia a la Unión Europea (UE).

Karadzic se declaró presidente y jefe militar de la llamada República Serbia de Bosnia y Herzegovina a principios de 1992. Esto le permitió supervisar el proceso de limpieza étnica de 41 regiones, más de la mitad de la antigua república yugoslava.

Durante su mandato dedicó todos sus recursos a acabar con la población que no fuera serbia, casi el 50% de los habitantes de esta república. Debido a su extrema crueldad es conocido como El Carnicero de Sarajevo.

Doctor en psiquiatría y férreo seguidor del nacionalismo serbio, ayudó durante sus años en ejercicio como médico de la Federación de Fútbol de Sarajevo a enfermos musulmanes y croatas, a quienes posteriormente consideró enemigos. En 1990 apareció en la escena política yugoslava, con la formación del Partido Democrático Serbio (SDS), para construir la Gran Serbia patrocinada desde Belgrado.

Como líder del SDS, colaboró en un principio en el Parlamento bosnio. Pero, a partir de 1992 dejó a un lado el juego parlamentario al boicotear los serbobosnios el referéndum por la independencia del país. Se inició así la guerra civil y Karadzic se colocó al frente de la fuerza militar serbia de Bosnia.

Cuando el 6 de abril de 1992 la por entonces llamada Comunidad Europea junto a Estados Unidos reconocieron la independencia de Bosnia, los serbios autoproclamaron su República y se inició una ofensiva contra croatas y musulmanes dirigida por Karadzic, considerado el ideólogo de la matanza de hasta 8.000 varones musulmanes de Srebrenica en julio de 1995.

Además, está acusado del asesinato de civiles, violaciones, maltratos y crímenes de lesa humanidad, incluido el asedio de Sarajevo durante los tres años y medio de guerra en el que murieron miles de personas.

La capital bosnia Sarajevo se convirtió durante la guerra (1992-1995) en ejemplo de la violencia serbia y a la vez en muestra de la resistencia de una población que se negaba a sucumbir bajo las fuerzas serbobosnias de Radovan Karadzic.

La ciudad, que durante la época de la antigua Yugoslavia era el principal ejemplo de mestizaje entre las distintas etnias del país, sufrió uno de los mayores asedios de la historia moderna. Considerada en el siglo pasado la "perla de la Turquía europea, después de Estambul", en ella han convivido tradicionalmente judíos cristianos ortodoxos, católicos y musulmanes.

Al iniciarse la guerra, las milicias serbias autoproclamaron la República Serbia de Bosnia Herzegovina, con Sarajevo como capital. Estas milicias se hicieron con el control de la mayoría de los barrios colindantes, mientras el gobierno central, de mayoría musulmana, controló el casco urbano, donde en el inicio de la guerra vivían unas 550.000 personas. Dos años después la población era de cerca de 380.000 personas.

Sarajevo sufrió bombardeos desde posiciones serbias en los montes de los alrededores, como los de los días 25 y 26 de agosto de 1992, cuando la lluvia de 700 bombas causó cuarenta muertos y 200 heridos, además de daños materiales irreparables como la destrucción de la Biblioteca Nacional.

El 5 de febrero de 1994 tuvo lugar uno de los acontecimientos más sangrientos de esta guerra: el ataque al mercado central de Sarajevo, en el que murieron 69 civiles y otros 197 resultaron heridos. Esta acción provocó la tardía reacción de las tropas de la OTAN, que lanzaron un ultimátum a los serbios para que retiraran su artillería pesada de los alrededores de la capital.

Los aviones de los aliados bombardearon objetivos serbobosnios al este y sur de Sarajevo, hasta obligar a las tropas de Karadzic a retirarse a un radio de 20 kilómetros alrededor de la ciudad. En noviembre de 1995, los tres principales líderes de las ex repúblicas yugoslavas, el serbio Slobodan Milosevic, el croata Franjo Tujdman, y el bosnio-musulmán Alia Izetbegovic, firmaron el Tratado de Dayton.

Este acuerdo dividió Bosnia-Herzegovina en dos entidades autónomas, una serbia y una compartida entre croatas y musulmanes, y puso final al conflicto, que provocó más de 100.000 víctimas mortales.

Más noticias de Internacional