Público
Público

El Día de la Tierra deja un palestino muerto y decenas de heridos

Mientras refugiados y activistas se manifestaban en apoyo desde otros países, miles de palestinos han conseguido mantener en vilo al Ejército israelí durante la jornada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los palestinos han aprovechado la celebración del Día de la Tierra para recordar al mundo que siguen sufriendo la ocupación de israelí y han salido a las calles por toda Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este. Como era de esperar cuando se juntan la rabia por un lado, y el autoritarismo por otro, la jornada se ha saldado con fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y el ejército. De esta forma, la lucha desigual de piedras contra balas ha dejando un palestino muerto y decenas de heridos.

A las protestas en la zona se sumaron en Líbano, Siria, Egipto y Jordania miles de activistas pro-palestinos y refugiados, en una convocatoria internacional bajo el nombre de 'Marcha Global a Jerusalén' que, al caer la noche, tenía aún en vilo al Ejército israelí.

Las manifestaciones más violentas tuvieron lugar después del mediodía en Gaza y el paso fronterizo de Kalandia, entre Jerusalén y Ramala.

La víctima mortal es un joven de 20 años, identificado como Mahmud Zakut, que falleció en un hospital de la franja a causa de las heridas que había sufrido a primera hora de la tarde, informó Adnan Abu Salmiye, portavoz de los servicios de emergencia.

Unas 10.000 personas participaron en el norte de Gaza en una manifestación que tuvo lugar frente al paso de Erez y en la que varias decenas de manifetantes consiguieron burlar los retenes levantados por el movimiento islamista Hamás y llegar hasta la cerca de seguridad, donde los soldados israelíes abrieron fuego para impedir que la cruzaran, dejando a más de veinta manifestantes heridos.

En el paso fronterizo de Kalandia, miles de personas se concentraron en otra marcha contra la expropiación de tierras por Israel y la 'judaización' de la ciudad santa, motivos de la jornada de conmemoración.

La manifestación de Gaza superó los retenes de Hamás y llegó hasta la cerca de seguridad israelí

Fuentes militares contaron que después de los rezos en la mezquitas, unos doscientos jóvenes palestinos lanzaron piedras y cócteles incendiarios contra las fuerzas que vigilan el paso y quemaron neumáticos en sus proximidades. En ese momento, la actuación del Ejército dejó otra veintena de heridos, la mayoría por inhalación de gases.

Disturbios de parecida intensidad tuvieron lugar a la misma hora en Jerusalén Este, donde Efe pudo constatar cómo la policía israelí disolvía por la fuerza una manifestación de medio millar de personas con banderas palestinas -inusual en la zona que Israel considera su capital eterna e indivisible-. 'No nos echaréis', 'Marcharemos sobre Jerusalén' coreaban los manifestantes mientras cientos de agentes cargabarn contra ellos a pie y a caballo.

Otras concentraciones violentas tuvieron lugar en la aldea de Al-Azarie -donde Israel arrestó a una veintena de jóvenes por tirar piedras-, Ramala, Nablus y Belén.

Policías israelíes vigilan el muro que separa Israel y Palestina con un mural de Yasir Arafat.

La ola de protesta estaba convocada en coincidencia con el Día de la Tierra, una jornada que conmemora la muerte de seis árabe-israelíes (palestinos de ciudadanía israelí) en una manifestación en 1976 contra la expropiación de terrenos en la Galilea.

Allí la jornada transcurría en calma con una marcha central de conmemoración con 5.000 participantes en la aldea de Deir Hana, y otras de menor participación en las vecinas Kfar Kana, Arabe y Sajnín, así como en Wadi Naem, en el Negev, y Yafo, junto a Tel Aviv.

'La lucha para proteger nuestra tierra de la empresa colonial israelí y del terrorismo de los colonos es una realidad diaria en los Territorios Palestinos Ocupados. Hoy celebramos el derecho de Palestina a la libertad y la lucha digna (..) por la independencia', expresó el negociador palestino Saeb Erekat en un comunicado.

'Hoy celebramos el derecho de Palestina a la libertad y la lucha digna'

El general israelí Yoav Mordejai dijo durante una visita a Kalandia que 'nuestras fuerzas actúan con determinación y con moderación', pero 'tienen órdenes claras de no permitir que nadie llegue a Jerusalén'.

Se refería al lema del Día de la Tierra y a la iniciativa internacional que ha reunido en Jordania, Siria, Egipto y Líbano a decenas de miles de manifestantes.

Unos 15.000 jordanos y activistas internacionales se congregaron en la localidad de Kafrein, para una marcha simbólica hasta el río Jordán, el punto geográfico más cercano a Jerusalén. Además, en Siria hubo una manifestación en la capital y en El Cairo se ha informado de una concentración en la Plaza Tahrir.

En Líbano, varios miles marcharon hacia la fortaleza de Beaufort en una concentración que, según fuentes militares israelíes, fue controlada por el ejército regular libanés.

Mordejai mostró hoy su satisfacción por el que no se hayan repetido los sucesos del año pasado y por el que las fuerzas de seguridad palestinas 'hayan hecho su trabajo y no dejarán que las manifestaciones fueran a mayores' en Cisjordania.