Público
Público

Dimite un asesor del Gobierno británico por sus vínculos con Murdoch

El magnate de la prensa comparece por primera vez ante la comisión que analiza el escándalo: 'Nunca le pedí nada a un primer ministro', asegura

EFE

Un asesor especial del ministro británico de Cultura, Jeremy Hunt, ha dimitido tras reconocer que sus vínculos con el imperio del magnate Rupert Murdoch 'fueron demasiado lejos'.

Adam Smith presentó su renuncia, de la que informó en un comunicado, a raíz del escándalo que ha surgido en el Reino Unido al revelarse el alcance de la relación entre el Gobierno del primer ministro británico, David Cameron, y Murdoch, en particular con Jeremy Hunt.

La oposición laborista ha pedido la dimisión de Hunt, después de que se hicieran ayer públicos unos correos electrónicos que revelaban que Hunt apoyó en privado el plan de News Corporation para hacerse en 2011 con el control de BSKyB, sobre el que ya poseía el 39% de las acciones.

Esta operación debía contar con el respaldo del Gobierno y Hunt era el responsable de tomar la decisión, por lo que su función en este caso debía ser totalmente imparcial. La presión sobre el imperio Murdoch por el escándalo de las escuchas telefónicas ilegales practicadas en algunos de sus periódicos llevó a News Corp. a abandonar finalmente sus planes para comprar la plataforma digital.

En declaraciones hoy a la prensa, Hunt había señalado que estaba 'muy decidido' a demostrar que actuó con 'total integridad' en el proceso para decidir quién se hacía con el control de BSkyB. 'Mi posición ha sido clara. Estoy muy decidido a hacer un esfuerzo por demostrar que fue totalmente íntegro mi comportamiento y que llevé este proceso de manera justa', dijo el ministro.

Por su parte, el magnate de la prensa Rupert Murdoch ha asegurado que nunca le pidió 'nada' a ningún primer ministro británico en lo que ha sido su primera comparecencia ante la comisión Leveson, que analiza los estándares éticos de los medios británicos tras el caso de las escuchas ilegales en el ya desaparecido News Corporation. Murdoch se esforzó por disipar los 'mitos' en torno a su poderosa influencia política: 'Yo nunca le pedí nada a un primer ministro', recalcó.

Murdoch calificó de vagos a los periodistas que recurren a los pinchazos

Murdoch compareció hoy por primera vez ante la llamada comisión Leveson, que analiza los estándares éticos de los medios británicos tras el caso de las escuchas ilegales practicadas por el desaparecido dominical de su propiedad 'News of the World' (NoW).

La investigación del caso de las escuchas ha puesto de manifiesto los estrechos vínculos entre los grandes negocios, los medios de comunicación y el poder político. El octogenario magnate de origen australiano reconoció que se cometieron abusos, en alusión a los pinchazos telefónicos, si bien defendió el derecho de sus periódicos a investigar a personas que están en cargos públicos.

Sin embargo, Murdoch calificó de vagos a los periodistas que recurren a los pinchazos para obtener exclusivas. 'Yo no creo en el uso de las escuchas, ni en utilizar detectives privados. Creo que son reporteros vagos que no hacen su trabajo', dijo el empresario, que prestó declaración bajo juramento.

Más noticias de Internacional