Público
Público

Un diputado de Podemos accede a la 'cámara secreta' del TTIP en Madrid, que calca los vetos de la de Bruselas

Jorge Luis Bail critica la opacidad que rodea al polémico acuerdo comercial que negocian la UE y EEUU, que pudo leer durante hora y media este lunes. El Gobierno, la Comisión y el Europarlamento se resisten a aclarar quiénes han entrado en estas salas.

Publicidad
Media: 3.24
Votos: 21

Sala de lectura del TTIP en el Europarlamento, en Bruselas. WIKIPEDIA

@Alopezdemiguel

MADRID.- Cambia la ubicación geográfica, pero no las restrictivas condiciones, ni tampoco la sensación de haber confirmado algunos temores para quienes se asoman al polémico TTIP. "Abre puertas, hay cosas que dan a entender que se podría tirar por caminos que no siguen el espíritu de la UE", asegura a Público Jorge Luis Bail, que este lunes se convertía en el primer diputado de Podemos en acceder a la flamante y única cámara secreta habilitada en Madrid para leer parte de los textos del acuerdo comercial que Washington y Bruselas negocian con sigilo. 

Bail, también miembro de Equo, es el primer diputado de Podemos, pero no ha transcendido qué parlamentarios o senadores de otros grupos han accedido a la reading room recientemente inaugurada en la sede del Ministerio de Economía y Competitividad, en el Paseo de la Castellana. 

"Hay intervenciones de EEUU y la UE y se ve que están confrontados en varios asuntos", afirma Bail

Como ha narrado al portal AraInfo.org y a este diario, el diputado por Huesca entraba en la reading room a las 12:00 horas escoltado por un funcionario, para dejarla tras apenas hora y media de buceo entre documentos redactados en un lenguaje jurídico muy técnico y en inglés, que debía haber solicitado previamente.Tiene prohibido contar qué ha leído exactamente, e incluso discutirlo con otros parlamentarios, aunque hayan accedido a los mismos textos.

"He elegido temas agrícolas, temas de denominaciones de origen, un poco de servicios fitosanitarios, etc", explica Bail, que apostilla que este lunes pretendía "echarle un vistazo al TTIP, y en una segunda lectura ir más a fondo". "Hay intervenciones de EEUU y Europa -aunque no están desglosadas por países-, y se ve que las partes están confrontadas en varios asuntos", apostilla sobre los documentos consultados.

"Lo que hay alrededor del acuerdo, tanto secretismo, tampoco me inspira confianza", apunta, lamentando que durante meses el Ejecutivo de Rajoy haya representado a España en las negociaciones "estando en funciones", y "sin ningún tipo de control parlamentario".

En su caso ha accedido a documentos fechados en marzo. En la reading room hay textos consolidados (con las posiciones europea y estadounidense, los que Bruselas custodia con especial celo) y no consolidados, y a menudo unos documentos están relacionados con otros, por lo que la interpretación se hace especialmente difícil cuando no hay acceso a todos. "Los documentos según vas leyendo se van entrecruzando, tienes que saltar de uno a otro, lo de agricultura no está solo en agricultura" apunta, resaltando la labor de organizaciones como Ecologistas en Acción o Greenpeace para desentrañar el tratado.

Para leer los textos, Bail pidió cita por correo electrónico durante la semana pasada, y afirma que este mismo lunes ha solicitado permiso para volver a la sala, aunque de momento no ha recibido respuesta. Antes de entrar, el diputado ha tenido que firmar un compromiso de confidencialidad y cumplir con el protocolo de seguridad de la Comisión que ya avanzó en 2015 este diario, que veta la entrada con dispositivos electrónicos o folios. La novedad es que en esta ocasión ha podido tomar notas en hojas sin marcar con su nombre y la fecha -como suelen proporcionar en la sala de Bruselas-, pero le han prohibido incluir en ellos "definiciones literales". "No me he fijado si había cámaras", reconoce, apuntando que en todo momento ha estado acompañado por un funcionario.

La Comisión anunciaba el pasado miércoles 13 de abril la apertura de la nueva sala de lectura en Madrid, meses después de que este diario avanzara la intención de Bruselas de permitir a los 28 que habilitasen nuevas cámaras secretas para acceder al polémico Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, por sus siglas en inglés).  

Desde la secretaría de Estado de Comercio explican que la sala abrió formalmente sus puertas el pasado 11 de abril, y que en casi dos semanas ya se han servido de esta suerte de cámara secreta distintos "funcionarios de la Administración General del Estado y miembros de las Cortes Generales". No dan más detalles.

El Gobierno y la Eurocámara ocultan quién accede al TTIP

Ni el Gobierno en funciones, ni la Comisión Europea ni tampoco la Eurocámara han aclarado cuántas personas han accedido a los textos del polémico acuerdo transatlántico. El Europarlamento y la Comisión han aludido a la protección de datos evitando dar siquiera un número, mientras que la Secretaría de Estado de Comercio ha respondido que tienen acceso todos los funcionarios de carrera de la Dirección General de Comercio Internacional e inversiones "que tengan necesidad de hacer cualquier consulta".  

El único dato disponible sobre el número de visitantes de estas salas cifraba en 400 las consultas de los textos en Bruselas hasta abril de 2015,

Ante la insistencia de este diario, señalan a Bruselas como responsable de determinar las condiciones de consulta, y rechazan citar siquiera un solo cargo con acceso a la reading room.  "De acuerdo con el artículo 3.a) de la LO 15/1999, de 13 de diciembre, de Protección de Datos de Carácter Personal, la identificación de personas es un dato de carácter personal, por tanto, no se pueden aportar dichos datos", afirman.

La secretaría de Estado que dirige Jaime García Legaz recuerda que dada la amplitud de las negociaciones hay varios funcionarios y técnicos de distintos ministerios con acceso a este acuerdo. En el caso de Comercio, estos funcionarios están adscritos a seis subdirecciones, entre ellas la de Comercio Internacional de Productos Alimentarios o la de Comercio Internacional de Servicios e Inversiones. "Sus cargos son responsables de área, de servicio, subdirectores de área", apostillan.

El único dato disponible sobre el número de visitantes de estas salas se remonta al documento que llegó a manos de este diario en octubre, y que estimaba en 400 el número de consultas únicamente en Bruselas hasta el mes de abril, según la Comisión. La misma que aprovecha cada ocasión posible para presumir de la "transparencia" de este acuerdo.

Más noticias de Internacional