Público
Público

División en la Liga Árabe por la intervención militar en Libia

El secretario general condena el bombardeo mientras Qatar envía aviones a la operación

EUGENIO GARCÍA GASCÓN

El secretario general de la Liga Árabe, el egipcio Amr Musa, condenó este domingo la intervención militar occidental sobre Libia, señalando que los bombardeos aliados no satisfacen la petición que la semana pasada formuló la Liga Árabe en el sentido de crear una zona restringida sobre el espacio aéreo en ese país para evitar la muerte de civiles.

"Lo que está ocurriendo en Libia no se corresponde con el objetivo de crear una zona de exclusión aérea. Lo que nosotros queremos es proteger a los civiles y no bombardear a más civiles", declaró Musa a la agencia egipcia, antes de decir que ha convocado una reunión de emergencia de los países árabes.

Pero la opinión de Musa no la comparten todos los estados que forman parte de la Liga Árabe, como queda de manifiesto con el hecho de que Qatar se haya ofrecido a participar en la misión aérea contra Libia.

En el mundo árabe se observa con ciertos recelos la intervención aliada. Los tres principales diarios, Al-Hayat, Al-Sharq al-Awsat y Al-Quds al-Arabi, publicaron 25 artículos en sus respectivas secciones de opinión y ninguno de ellos estaba vinculado a la situación en Libia, lo que muestra que los árabes tienen problemas para abordar directamente esta cuestión.

Desde el Pentágono, los jefes militares confirmaron que algunos aparatos de Qatar se han sumado a la operación, y añadieron que otros países árabes también han respondido afirmativamente a Estados Unidos.

No obstante, Al-Hayat trataba de manera indirecta la cuestión libia señalando que el "orden social antiguo", el que prevaleció hasta principios de los años noventa, era un territorio que dominaban unas ideologías "que no tenían en cuenta las demandas reales de la gente".

Estas demandas son, entre otras, los derechos humanos, la sociedad civil, los derechos sociales, la corrupción, la democracia y la cultura popular.

El periódico explicaba que la humanidad ha sido testigo de tres grandes revoluciones: la industrial, que empezó en el siglo XVIII, la tecnológica más reciente, y la revolución de las comunicaciones, que está teniendo lugar en los primeros años del tercer milenio. Esta última es la única revolución a la que el mundo árabe se ha sumado, según Al-Hayat.

La intervención en Libia abre una serie de interrogantes que no tienen respuestas fáciles. De entrada, se trata de la primera intervención occidental de grandes proporciones desde el desaguisado de 2003 en Irak. En estas situaciones se sabe cuándo se inician las operaciones militares pero es más difícil saber cuándo van a terminar. Más pronto o más tarde, los gobernantes árabes tendrán que hacer frente a las críticas de sus pueblos, a los que no les gusta nada que los occidentales metan las narices en sus asuntos.

Este domingo, algunos palestinos comentaban que en la última invasión israelí de Líbano murieron más civiles que en Libia y el Consejo de Seguridad no movió ningún dedo hasta que Israel no dio muestras de cansancio en sus bombardeos.

Algo parecido sucedió con la última invasión israelí de la franja de Gaza. Ahora, sin embargo, el Consejo de Seguridad se ha movilizado con una gran celeridad.