Público
Público

La doble opresión de las mujeres en Palestina: la ocupación israelí y el machismo

"No habrá una Palestina libre sin libertad para las mujeres", según aseguran Aseel AlBajeh y Sahar Francis, activistas palestinas defensoras de los derechos humanos.

Mujeres jordanas y palestinas ondean banderas nacionales y toman las calles, para protestar contra la propuesta negociada por Estados Unidos para un arreglo del conflicto de Oriente Medio, el 31 de enero de 2020.
Mujeres jordanas y palestinas ondean banderas nacionales y toman las calles, para protestar contra la propuesta negociada por Estados Unidos para un arreglo del conflicto de Oriente Medio, el 31 de enero de 2020. Khalil MAZRAAWI / AFP

La opresión de las mujeres palestinas es doble, tanto desde la base, por ser mujeres y palestinas, como desde las causas: la sociedad machista y la ocupación israelí. Así lo aseguran Aseel AlBajeh y Sahar Francis, activistas palestinas defensoras de los Derechos Humanos.

Aseel AlBajeh, investigadora legal y experta en incidencia internacional de Al Haq, la mayor organización palestina de defensa de derechos humanos, asegura que las mujeres palestinas sufren más debido a un impacto desproporcional "empezando por la ocupación israelita, pasando por las autoridades palestinas y sin olvidar las propias tradiciones, que son machistas". "Nuestra lucha como palestinas está unida a la lucha feminista", añade. 

En Palestina no hay leyes que protejan a las mujeres de la violencia doméstica

En Palestina no hay leyes eficaces que protejan a las mujeres de la violencia doméstica, ni tampoco una buena regulación sobre la custodia en caso de divorcio, lo que aumenta la violencia sobre las mujeres, según Sahar Francis, directora general de Addameer Prisoner Support and Human Rights Association.

"Las políticas de ocupación son una de las razones principales de sufrimiento de las mujeres en Palestina", afirma Sahar Francis. La vida familiar también se complica por la situación, "las mujeres no pueden elegir libremente con quien casarse".

La opresión machista en Palestina no ha impedido que estas luchen en contra de la ocupación israelita, de hecho "actualmente hay 34 mujeres palestinas en la cárcel por defender los derechos humanos", comenta Sahar Francis. "Muchas de ellas sufren de agresiones físicas durante su estancia en las cárceles israelis", añade.

La censura israelí a la lucha palestina

Juana Ruiz, la trabajadora española que estuvo siete meses en la cárcel por su trabajo para una ONG de asistencia médica a los palestinos, es solo un ejemplo de la violencia y la represión de las fuerzas militares israelís contra los activistas que actúan en Palestina. Las detenciones sin cargos son una realidad dentro del país.

Aseel AlBajeh (@AseelAlBajeh) investigadora legal y experta en incidencia internacional de Al Haq
Aseel AlBajeh (@AseelAlBajeh) investigadora legal y experta en incidencia internacional de Al Haq. Claudia García Jiménez

Aseel AlBajeh asegura que las fuerzas militares arrestan a cualquiera que se atreva a denunciar la ocupación de Palestina, "detienen a los protestantes e incluso a sus familias, también a los defensores de los Derechos Humanos". La organización para la que trabaja también ha lidiado con problemas legales, el director general de la organización fue detenido junto a algunos trabajadores, los cuales fueron amenazados de muerte. La investigadora legal asegura que las detenciones son solo una manera más de institucionalizar la violencia contra la población palestina y cualquiera que intente alzar la voz contra la ocupación o contra la violación de derechos.

Su "existencia es básicamente resistencia"

La situación para los activistas en Palestina es peligrosa, "aunque no debería serlo", afirma AlBajeh. "Entendemos que estamos trabajando en un entorno de colonización, es un precio que cualquier persona palestina tiene que pagar". Además, asegura que cualquiera que luche contra la ocupación y colonización sufre consecuencias, "sabemos que lo que queremos no llegará fácilmente porque luchamos contra un poder asimétrico que obtiene impunidad y apoyo". Pese a esto, la activista asegura que desde Al Haq seguirán luchando por la defensa de los Derechos Humanos. "No solo nosotros como organización, también toda la población palestina", ya que su "existencia es básicamente resistencia".

Sahar Francis comparte con Público la situación que vivió su organización, Addameer Prisoner Support and Human Rights Association. Hace unos años la organización fue declarada terrorista, "un día estás defendiendo los Derechos Humanos, y al día siguiente eres una terrorista, tu vida cambia de arriba a abajo". "Puedes ser arrestado, tu familia puede ser detenida, pueden quitarte la casa, registrar y requisar tus documentos", solo por defender los Derechos Humanos, asegura Francis. 

Activismo estudiantil penado con la cárcel

Sahar Francis (d), directora general de Addameer Prisoner Support and Human Rights Association a 23/11/2021.
Sahar Francis, directora general de Addameer Prisoner Support and Human Rights Association a 23/11/2021. Claudia García Jiménez

Los estudiantes también sufren de la violencia y la censura. "Los universitarios son arrestados por publicar en las redes sociales sus opiniones en contra de la ocupación" asegura Sahar Francis. Muchos de los jóvenes activistas se pasan más de un año en prisión, "con tan solo 20 o 21 años". 

Los militares tienen una definición concreta de lo que podría ser un delito, "arrestan a cientos de personas palestinas", y mantienen el sistema de control sobre la población y la información. "Controlan las redes sociales de la gente, lo espían todo, nuestros teléfonos y nuestros ordenadores", comenta la activista. Pide que se tenga en consideración, ya que, "la ocupación está continuando y seguirá continuando. Pueden meter en la cárcel a cualquier joven o periodista que publique en Facebook algo que no guste".

Violencia contra las familias palestinas

Muchos activistas palestinos han sufrido violaciones de sus derechos fundamentales. Aseel AlBajeh comparte la historia de una de sus compañeras, fallecida este 2021. Esta estuvo años en la cárcel, sin cargos. Parte de su condena coincidió con la pandemia del covid, por lo que su madre no pudo visitarla durante dos años.

Fue a finales de la pandemia cuando la trabajadora de la organización Al Haq falleció. Su madre no pudo visitarla en sus últimos días debido a que también fue encarcelada, "además se le impidió también asistir al funeral", añade Aseel. "Esto es un ejemplo de la violencia israelita contra las familias", cuenta la activista. "No se me ocurre algo más horrible en la vida de una madre", añade Sahar Francis.

Más noticias de Internacional