Público
Público
Únete a nosotros

Donald Trump Londres sale a la calle contra el sexismo y el racismo de Trump

Miles de personas marchan este martes en la capital británica en contra del presidente norteamericano, que no ha parado de entrometerse en asuntos de política nacional y de insultar al alcalde de Londres. Theresa May se reúne este martes con él mientras Jeremy Corbyn marcha junto a los manifestantes.

Publicidad
Media: 5
Votos: 7

El príncipe Carlos de Gales y el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. EFE

Donald Trump no ha decepcionado. Ha llegado a Londres como un elefante en una cacharrería o, como dicen por aquí, "como un toro en una tienda de porcelana". Antes de aterrizar, pero también entre foto y foto con la reina, se ha dedicado a soltar perlas contra todo el que le ha criticado; desde al alcalde de Londres y el líder de la oposición hasta Meghan Markle, la esposa del Príncipe Harry y ciudadana norteamericana que en su momento dijo que se iría de Estados Unidos si Trump ganaba las elecciones.

De ella Trump ha dicho en una entrevista exclusiva en The Sun que es "desagradable", aunque luego ha intentado negarlo sin percatarse de que el periodista grabó sus palabras. Del edil Sadiq Khan, que lo ha definido como "un fascista del siglo XX" ha tuiteado que es "un mal alcade" y "un perdedor". Y a Jeremy Corbyn lo ha amenazado con no compartir información de sus servicios de inteligencia con Reino Unido si éste llegara algún día a ser primer ministro.

El líder de la oposición, que hace tiempo que rechazó la invitación para asistir a la cena oficial en Buckingham Palace el lunes por la noche en honor al presidente estadounidense, ha confirmado que participará en la protesta contra Trump el martes a mediodía y ha animado a los británicos a acudir: "Es una oportunidad para solidarizarnos con aquellos a quienes ha atacado en Estados Unidos, en todo el mundo y en nuestro propio país, incluido Sadiq Khan".

Londres marcha contra Trump

Bajo el nombre de Together Against Trump, (Juntos contra Trump) y con el famoso Trump Baby -el globo de seis metros de alto que lo muestra como un bebé en pañales- a la cabeza, la marcha reunirá a miles de personas procedentes de distintos puntos del país que mostrarán su oposición a "su política de sexismo, racismo, guerra, odio y negación del cambio climático".

Comenzará en Trafalgar Square a mediodía hora española y la idea es que baje por Whitehall hasta Downing Street para acabar frente al parlamento británico aunque la policía ya ha dicho que cortará algunas zonas porque a esa hora Trump estará reunido con Theresa May en la residencia de la todavía primera ministra.

Acuerdos bilaterales y alguna amenaza

Además de para hacerse una foto con la reina -que siempre vende mucho y más entre la audiencia del otro lado del océano- el presidente norteamericano ha venido a Londres con la intención de estrechar los lazos entre ambos países tras el brexit con un acuerdo comercial bilateral.

Pero el escenario que se han encontrado los negociadores es muy distinto al que imaginaron cuando Theresa May formalizó la invitación a Trump para esta visita: Reino Unido sigue siendo miembro de la Unión Europea y a May le quedan literalmente tres días como líder del país.

Trump ha venido a Londres con la intención de estrechar los lazos entre ambos países

Aún así, ambos líderes se reunirán mañana mientras Estados Unidos se hace el fuerte y amenaza con dejar de compartir información de sus servicios de inteligencia con Reino Unido si continúa con sus planes de permitir que la multinacional china Huawei establezca aquí parte su red 5G.

Además, Trump pretendería que esos acuerdos comerciales permitan que las empresas norteamericanas reciban un trato preferente por parte del servicio sanitario británico (NHS); es lo que habría dado a entender su embajador en Londres, Woody Johnson y que ha molestado enormemente a miembros de la oposición, que lo ven como una intromisión más de Trump.

El alcalde de Londres, el mayor enemigo de Trump

El enfrentamiento entre Trump y el laborista Sadiq Khan viene de lejos. Tras el atentado en el Puente de Londres de 2017 Trump dijo que el alcalde de Londres había hecho un "my mal trabajo para luchar contra el terrorismo" y Kahn acabó por irritar al presidente estadounidenses cuando permitió que Trump Baby participara en las marchas contra el presidente durante su visita a la ciudad el año pasado. Pero el alcalde de Londres no es de los que se retiran fácilmente y la revista Elle publicaba el lunes en Twiter un nuevo mensaje de Khan criticando los recortes en los derechos de las mujeres que se están produciendo en Estados Unidos durante el que explicaba a Trump que "todos debemos ser feministas". Por desgracia, no está previsto que coincidan estos días, aunque la imagen sería impagable.

Solo palabras bonitas para Boris Johnson y Farage

Bien distinta sería la foto si finalmente Donald Trump coincide con Boris Johnson o Nigel Farage, algo que no está en la agenda pero nadie descarta.

Porque otra de las críticas que se le han hecho al presidente norteamericano estos días ha sido el inmiscuirse en asuntos de política nacional como la carrera por un nuevo Primer Ministro o los términos en los que Londres debería abandonar la Unión Europea; y en ambos casos ha sido para echar un capote a sus amigos Johnson y Farage.

Bien distinta sería la foto si finalmente Donald Trump coincide con Boris Johnson o Nigel Farage, algo que no está en la agenda

Sobre el líder de The Brexit Party ha dicho a The Sunday Times que fue un "error" que Farage no participara en las negociaciones con la UE porque "es una persona muy inteligente". Además, Trump ha sugerido que Reino Unido debería "abandonar" las conversaciones con Bruselas y negarse a pagar los 44 millones de euros de la factura de divorcio si la UE no les da lo que piden.

De Johnson ha dicho que es su favorito para convertirse en el nuevo residente del 10 de Downing Street porque cree que "lo haría muy bien". Ninguno de los dos oculta que son amigos íntimos, aunque hubo un momento en el que ambos, amantes de lanzar dardos por igual, se cruzaron algunos entre ellos.

Fue en 2015. Entonces Johnson era alcalde de Londres y Trump soñaba con llegar a la Casa Blanca. Este último planteó el "cierre completo" de la frontera a los inmigrantes musulmanes y apoyó su postura diciendo que partes de París y Londres eran "zonas prohibidas" para la Policía debido a las grandes comunidades musulmanas que había en ellas. Johnson contestó que las palabras de Trump eran un reflejo de su "ignorancia" y que le invitaría a recorrer Londres si no fuera porque no querría exponer a ningún londinense al riesgo innecesario de encontrase a Donald Trump.