Público
Público

Donald Trump Trump, un "desquiciado" que ha convertido la Casa Blanca en un "manicomio": el nuevo libro que retrata al presidente de EEUU

El periodista Bob Woodward publicará el próximo 11 de septiembre un libro sobre Donald Trump que define al magnate como un "peligro" y en el que se revela que llegó a pedir asesinar al mandatario sirio Al Assad.

Publicidad
Media: 3.67
Votos: 9

El presidente de EEUU, Donald Trump, durante un acto en Charlotte. /REUTERS

Una nueva tormenta se avecina en Washington. Y es que va a salir a la luz un nuevo libro sobre el presidente de Estados Unidos Donald Trump y la vida en la Casa Blanca tras la llegada del magnate en enero de 2017. El texto, que aún no ha salido a la venta, está escrito por el periodista Bob Woodward, quien destapó el 'Watergate' y desencadenó la dimisión del expresidente Richard Nixon.

En lo que ha trascendido del libro se describe al mandatario como un líder desquiciado y en el que antiguos y actuales asesores le tildan de "idiota" o "mentiroso" despreciando incluso su buen juicio al retirar documentos de su escritorio para evitar que firmara algunas órdenes consideradas perjudiciales.

La publicación dice que el presidente es una persona propensa a tener arrebatos impulsivos y dibuja una escena de caos que, según Woodward, se asemeja a un "golpe de Estado administrativo" y un "colapso nervioso" del poder ejecutivo.

En el libro se dice del magnate que es un "peligro" y se acusa a Trump de querer asesinar al dirigente sirio, Bashar al Assad, idea que habría sido ignorada por su secretario de Defensa, Jim Mattis.

La portada del libro 'Miedo: Trump en la Casa Blanca'

Bajo el título Miedo: Trump en la Casa Blanca, el prestigioso periodista detalla las tensiones internas de la Administración estadounidense bajo el mandato del neoyorquino tras 20 meses en el poder de la nación más poderosa del planeta.

En varios pasajes publicados por The Washington Post, diario para el que trabaja Woodward, se puede leer cómo varios asesores de Trump habrían hecho caso omiso a sus órdenes en un intento por limitar lo que consideran un comportamiento "dañino" por parte del presidente.

Rápida reacción de la Casa Blanca

La reacción de la Casa Blanca ha sido rápida en esta ocasión y la Administración ha desafiado agresivamente el nuevo libro montando el martes una cadena de negativas públicas con declaraciones de los principales asesores del presidente: el jefe de Gabinete John Kelly, el secretario de Defensa James Mattis, el exabogado de Trump, John Dowd, o la secretaria de Prensa, Sarah Sanders.

Mattis calificó el libro de "ficción", mientras Sanders emitió un comunicado en el que habló de "historias inventadas, muchas por antiguos empleados descontentos" pero sin entrar en detalle sobre los pasajes preocupantes de los que se han hecho eco los medios de comunicación.

Desde Twitter, el presidente ha respondido y sin prueba alguna ha sugerido que el lanzamiento del libro ha sido programado para influir y afectar en las elecciones legislativas que tendrán lugar en otoño y en la que republicanos y demócratas se juegan el control del Congreso.

"¿Woodward es un operativo de los demócratas?", se ha preguntado el presidente, para añadir: "¿Os dais cuenta del momento?". El libro del famoso periodista sale a la luz a falta de dos meses para las elecciones 'Midterms'.

Woodward, en una posterior declaración en el Washington Post, ha dicho que respalda los informes y pasajes del libro que saldrá a la venta el próximo 11 de septiembre.

¿Asesinar a Al Assad?

Una de las afirmaciones más llamativas del ejemplar es aquella en la Trump habría pedido a Mattis que Al Assad fuera asesinado tras el ataque químico perpetrado contra civiles en abril de 2017 en Siria.

Mattis habría asegurado que "trabajaría en ello", pero en vez de eso puso en marcha un plan para llevar a cabo un bombardeo aéreo en represalia por el ataque sin poner en peligro la vida del dirigente sirio de forma personal.

El propio Trump ha negado tal extremo. "En absoluto (dije eso). El libro es ficción", respondió Trump al ser preguntado por el tema. "Leí en algún sitio que dije algo sobre el asesinato de Al Asad. Nunca hablamos siquiera del tema, el libro es pura ficción. Nunca se evaluó siquiera", subrayó el presidente.

"Como un niño de quinto o sexto grado"

Por otra parte, tras una reunión con Trump sobre la península de Corea, "Mattis estaba especialmente exasperado y alarmado y dijo a su entorno que el presidente actuaba y tenía un entendimiento como el de un chico de quinto o sexto grado", escribe Woodward en el libro. "Los secretarios de Defensa no siempre eligen al presidente para el que trabaja", habría dicho Mattis en otro momento a algunos amigos.

El secretario de Defensa ha defendido que las palabras que se le atribuyen en relación con la actitud del presidente "nunca fueron pronunciadas por él" y ha considerado que son "producto de la rica imaginación de alguien".

También ha salido al paso de las declaraciones que se le atribuyen el jefe de gabinete de Trump, el general John F. Kelly. Según el periodista, Kelly dijo que el presidente es "inestable" e incluso en una ocasión llegó a decir: "Es un idiota. No tiene sentido intentar convencerle de nada". En opinión de Kelly, Estados Unidos se ha convertido en "Crazytown", una ciudad de locos. "Este es el peor trabajo que he tenido", aseguró.

Kelly por su parte ha negado haber tachado de "idiota" a Trump y ha expresado su compromiso con "el presidente, su agenda y nuestro país". En su opinión, el libro son solo mentiras que buscan desviar la atención de "los muchos éxitos de la Administración".

Roban documentos de su mesa para que no los firme

Entre los supuestos episodios que contiene el ejemplar se encuentra la ocasión en que el asesor económico de Trump Gary Cohn, robó una carta del escritorio en el Despacho Oval que el presidente tenía previsto firmar, la cual suponía la retirada de Estados Unidos de un acuerdo comercial con Corea del Sur.

Cohn, que intentó lidiar con los impulsos proteccionistas de Trump, también tendría la intención de retirar de su mesa un memorándum que conllevaría la retirada de Washington del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN/NAFTA). "Tan sólo quité el documento de su mesa", ha aseverado Cohn, según recoge el libro.

Trump ha querido salir al paso de los comentarios peyorativos que según Woodward hizo del fiscal general, Jeff Sessions, a quien ya ha criticado en público en más de una ocasión. Esta misma semana llegó a sugerir que el Departamento de Estado debiera haber evitado las acusaciones contra dos republicanos "muy populares" de cara a lograr escaños en las elecciones de otoño.

Según Woodward, Trump le había tachado de "traidor" por excluirse de la investigación sobre la injerencia rusa y dijo que estaba "retrasado mentalmente". "Es un tonto sureño", sostuvo.

"No he dicho ninguna de las dos cosas, nunca he usado esos términos sobre nadie, incluido Jeff, y ser un sureño es algo magnífico", ha afirmado el persidente en su Twitter, acusando a Woodward de habérselo inventado "para dividir".