Público
Público

DONALD TRUMP El ‘Trump baby’ de las protestas eclipsa al Trump real en Londres

Armados con pancartas, a gritos y capitaneados por el enorme y ya famoso globo de Trump en pañales, miles de británicos han clamado frente a Downing Street contra las políticas racistas, belicistas y machistas del presidente estadounidense en Londres blindado por su visita.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5

El globo del 'Baby Trump', este martes, durante la manifestación en Londres contra el mandatario estadounidense. | EFE

No son muchos pero hay algunos méritos que no pueden negársele a Donald Trump y uno es su enorme poder de convocatoria. Se ha ganado a pulso la enemistad de tantos colectivos y personas que cuando se organiza una concentración contra él aparece gente por todas partes.

Es lo que ha ocurrido este martes en Londres. Feministas, inmigrantes, refugiados, gays, pacifistas, ecologistas… Todos se han concentrado movidos por un sentimiento común: denunciar las políticas sexistas, racistas y belicistas del presidente estadounidense. Y, o las paredes de Downing Street son de acero, o ha tenido que oírlos a la fuerza porque a esa hora estaba reunido con Theresa May en el número diez.

Entre lo manifestante había jóvenes, mayores, madres y padres con sus hijos pequeños, gente con traje, runners, turistas… Y pocos, muy pocos, sin pancarta. Las ha habido incluso cosidas a mano. Entre los mensajes, algunos como ‘Trump tonto’, en respuesta a lo que el presidente norteamericano llamó este lunes al Alcalde de Londres Sadiq Khan u ‘otra mujer desagradable contra Trump’, como definió el presidente a Meghan Markle en una entrevista en The Sun.

Miles de personas que han arrancado la marcha junto a un enorme ‘caganet’ de Trump en Trafalgar Square al grito de “Decidlo alto, decidlo claro: Donald Trump no es bienvenido aquí” (en inglés la rima es bastante efectiva). El objetivo era llegar hasta el parlamento británico pero se han visto obligados a detenerse a mitad de camino porque la policía ha cortado el acceso por la avenida Whitehall, la que da acceso a Downing Street.

En Parliament Square los esperaba ‘Trump Baby’, el enorme globo de seis metros de altura que representa al presidente norteamericano como un bebé con pañales. Aun así, no hay duda de que ha sido uno de los protagonistas del día y una de las imágenes más buscadas.

Sólo hay que preguntarles para que te lo confirmen a alguno de sus 16 cuidadores que, vestidos con monos rojos que los identifican como ‘Babysitters’ (niñeras) han visto cómo su ‘pequeñín’ estaba constantemente rodeado de cámaras. Un ‘Trump Baby’ que, por cierto, lleva en la capital británica desde que un grupo de activistas lo adquirió el año pasado.

Consiguieron los 20.000 euros que costó a través de crowfunding y se estrenó en las protestas durante la visita de Trump a Londres del año pasado. Ahora es tan popular y está tan ligado a la ciudad que el Museo de Londres quiere exponerlo en sus salas.

A unos metros de allí, a la hora a la que estaba previsto que comenzara la rueda de prensa de May y Trump en la impresionante y engalanadísima sala Durbar Court del Ministerio de Exteriores, Jeremy Corbyn, que anoche se ausentó de la cena de gala en Buckingham Palace como forma de protesta, tomaba la palabra.

Corbyn apelaba a la unidad: juntos “podemos combatir la islamofobia, el antisemitismo y cualquier forma de racismo”

Frente a los manifestantes, el líder del Partido Laborista apelaba a la unidad diciendo que juntos “podemos combatir la islamofobia, el antisemitismo y cualquier forma de racismo”. Y concluía con un mensaje directo a Trump: “Piense por favor en un mundo enfocado en la paz y el desarme que derrota el racismo y la misoginia”. Corbyn lo ha conseguido: la multitud le ha vitoreado.

Antes de que lo hiciera el líder de la oposición, han tomado la palabra sobre el escenario improvisado responsable de distintas asociaciones y organizaciones, algunos de los cuales han definido a Trump como “el mayor fascistas que ha pisado este país en muchos años”.

No estaban solos quienes protestaban este martes. Imposible calcular la cantidad de efectivos policiales que había en el centro de Londres, con las grandes avenidas cortadas al tráfico, tanto que la capital británica se ha transformado en una ciudad fantasma en algunas zonas. Algunos de esos efectivos estaban alertas ante la posibilidad de que hubiera algún enfrentamiento entre partidarios y detractores del presidente norteamericano. Y aunque no han llegado a mayores y sólo han sido verbales, si que los ha habido.

Lo sabe bien Lorraine Chappell que llevaba una pancarta con el mensaje ‘Bienvenido, Donald Trump’ y explicaba al diario The Guardian: “Puedes amarlo u odiarlo, pero muéstrale respeto” y para justificase apelaba a que “América nos ayudó a ganar la guerra; si no fuera por ellos ahora todos estaríamos hablando alemán”. No todos estaban hoy con Lorraine.