Público
Público

Donald Trump Trump regresa a la campaña electoral sintiéndose "poderoso" y ofreciendo besos a "chicos" y "mujeres hermosas"

El presidente estadounidense ha asegurado que Joe Biden pretende convertir a Estados Unidos en la "Cuba comunista" o en la "Venezuela socialista".

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante el mitin en el Aeropuerto Internacional Orlando Sanford en Sanford, Florida. REUTERS / Jonathan Ernst
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, habla durante el mitin en el Aeropuerto Internacional Orlando Sanford en Sanford, Florida. REUTERS / Jonathan Ernst

público/agencias

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha vuelto este lunes a sus actos de campaña con un multitudinario mitin celebrado en Florida, en el que el distanciamiento social ha sido una quimera y solo a unos pocos se les vio con mascarilla. En él ha dicho sentirse "poderoso" tras superar la enfermedad del coronavirus, y ha bromeado con besar a todos "los chicos" y "las mujeres hermosas" que han acudido a la cita.

"Me siento tan poderoso... Besaré a todo el público. Besaré a los chicos y a las mujeres hermosas. Os daré un beso grande y gordo", ha dicho el presidente de Estados Unidos, quien ha rememorado su particular batalla contra el coronavirus.

Este lunes su médico en la Casa Blanca San Conley, informó, poco antes del mitin en Sanford, en el centro de Florida, que Trump había dado negativo en covid-19 y no es contagioso. 

"Nos vemos en Sanford, Florida, esta noche para un gran mitin", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter tras conocer el resultado. 

Distribuir "lo que sea" que le suministraron a Trump

"Dicen que soy inmune. No sé por cuánto tiempo. Algunas personas dicen que de por vida, otros que durante cuatro meses", ha dicho Trump, quien ha animado a la población a "salir" y a continuar con sus vidas, aunque ha reconocido que es "arriesgado".

Como ya anunciaba la semana pasada cuando salió del hospital militar Walter Reed, Trump ha anunciado que ordenará distribuir a todos los pacientes con coronavirus "lo que sea" que le suministraron cuando estuvo ingresado.

"Vamos a coger lo que sea que me dieron y distribuirlo entre los hospitales, todos van a tener esa misma maldita cosa", ha dicho el presidente Trump ante una enfervorecida multitud.

"Nuestra gente primero"

Durante su discurso, Trump ha arremetido contra el candidato demócrata Joe Biden, a quien le ha acusado de recortar la asistencia médica a los estadounidenses y promover una "amnistía" y sanidad para los migrantes ilegales.

"Todos tenemos corazón y queremos cuidar de la gente, pero lo que él está haciendo es decirle a millones de personas que vengan a nuestro país que van a tener educación, sanidad, todo... No podemos hacerlo, no podemos financiarlo, no podemos encargarnos de otra gente. Tenemos que encargarnos de nuestra gente primero", ha dicho.

El republicano ha apelado a eslóganes que calan en su base electoral, como lo es "nuestra gente primero", a la vez que se ha referido en términos grandilocuentes a su lucha contra el coronavirus, que en Estados Unidos se ha cobrado cerca de 215.000 vidas, el país con el mayor peaje de muertes del planeta.

"Estamos en camino de tener 100 millones de dosis de vacunas para fines de este año", proclamó, para luego señalar que bajo su mandato se han salvado miles de vidas.

Los ataques contra su rival demócrata han sido muy similares a los que lanzó durante el criticado cara a cara que mantuvieron ambos y en el que las propuestas dejaron paso a las descalificaciones y los vituperios.

"He hecho más en 47 meses que Biden en 47 años", ha dicho Trump, quien ha vuelto a acusar a Biden de querer imponer la agenda de la "extrema izquierda", destruir la economía y la seguridad nacional, y atacar a la Policía, todo ello, ha dicho, influenciado por el ala más progresista del Partido Demócrata.

Aprovechando que se encontraba en Florida, lugar de una importante e influyente comunidad cubana muy beligerante con el Gobierno de la isla, Trump no ha querido pasar la oportunidad y ha asegurado que Biden pretende convertir a Estados Unidos en la "Cuba comunista" o en la "Venezuela socialista".

"Soy casi lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico"

"(Los demócratas) quieren convertir esto en una Cuba socialista, en una Venezuela", advirtió Trump, quien señaló que su oponente es un "gran admirador de Castro" a la vez que criticó el proceso de reapertura que la Administración de Barack Obama (2009-2017) hizo con Cuba.

En Sanford, cercana a la ciudad de Orlando, donde se asienta una numerosa comunidad boricua, el presidente resaltó el apoyo que el pasado 5 de octubre le dio la gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, quien en una entrevista en Telemundo dijo que Trump ha pensado en los puertorriqueños.

"No voy a decir lo mejor, pero soy casi lo mejor que le ha pasado a Puerto Rico. Mejor voten por mi Puerto Rico", pidió Trump.

El presidente aludió a otros de los resortes que gustan en su base electoral como es el combate contra la migración ilegal, y resaltó las "400 millas" de valla construidas en la frontera sur, a razón de unas diez millas diarias, así como la deportación de "20.000 miembros de pandillas, incluidos los de la MS-13"

Biden, quien dijo que el mitin de Trump en Florida solo iba a traer "una conducta imprudente, una retórica divisiva y más miedo", estará este martes en este disputado estado, y tendrá actos de campaña en Pembroke Pines y en Miramar, ambas en el sureño condado Broward, vecino a Miami-Dade.

Tras su paso por Florida, el presidente Trump tiene previsto realizar más actos de este tipo durante esta semana en otras estados, como Pensilvania, Iowa y Carolina del Norte, precisamente aquellos en los que salió victorioso en las pasadas presidenciales de 2016.

Más noticias de Internacional