Público
Público

EEUU da un espaldarazo al Gobierno de Túnez

El enviado de Washington alienta las reformas en el mundo árabe

TRINIDAD DEIROS

"Sí al diálogo", "No a la anarquía", "El pueblo quiere trabajar". Los tunecinos que ayer sostenían pancartas con estos eslóganes frente al teatro de la capital eran pocos, apenas unas docenas, pero fueron los primeros que alzaron la voz en la calle a favor del impopular Gobierno de transición. Unas voces que pronto fueron acalladas por los gritos de los mucho más numerosos manifestantes que, como todos los días, pidieron un "Gobierno del pueblo", libre de ex colaboradores de Ben Alí.

Las posibilidades de que este deseo se cumpla parecen mínimas. El portavoz del Gobierno, Taieb Baccouch, anunció anoche que hoy se conocerá la nueva composición del Ejecutivo. Una remodelación que, según explicó Baccouch el lunes, se dirige sobre todo a cubrir los puestos que quedaron vacantes tras la salida del Ejecutivo de la Unión General de Trabajadores Tunecinos (UGTT) y del opositor Foro Democrático por el Trabajo y las Libertades.

Hoy se anunciará la composición del Ejecutivo liderado por Ghanuchi

De momento, el primer ministro, Mohamed Ghanuchi, recibió ayer un espaldarazo mucho más importante que el de unos pocos partidarios sosteniendo pancartas. El secretario de Estado adjunto de EEUU para Oriente Medio, Jeffrey Feltman, alabó en Túnez el ejemplo del país magrebí que, subrayó, alienta las reformas en el resto del mundo árabe.

Feltman se reunió con el ministro de Asuntos Exteriores, Kamel Morjane, uno de los hombres de la vieja guardia del antiguo régimen cuya cabeza pide la calle. Morjane está casado con una prima de Ben Alí, unos lazos familiares con el mafioso clan del dictador que le han puesto en los primeros puestos de la lista de nombres que los manifestantes quieren ver tachados del Ejecutivo.

El Gobierno interino de Túnez tiene pues el apoyo de EEUU. Feltman incluso minimizó de forma implícita la importancia de las protestas contra Ghanuchi y sus colaboradores al asegurar que el carácter democrático o no de su Gabinete se verá "cuando se celebren elecciones".

Continúan las protestas a favor de un cambio radical del antiguo régimen

Mientras ayer proseguían los contactos entre el primer ministro y las personalidades cuyos nombres llenarán hoy los huecos en la lista de ministros, la secretaria general del Partido Democrático Progresista (PDP), Maya Jribi, rompió también una lanza por el Ejecutivo. El PDP es uno de los dos partidos de la oposición histórica que sigue formando parte de él.

"Lo que está haciendo este Gobierno representa una ruptura total con el antiguo régimen: la amnistía general, la comisión contra la corrupción, la preparación de elecciones", aseguró a Público Jribi, la única mujer que dirige un partido político en Túnez.

La secretaria general del PDP no considera tampoco que las protestas populares contra el Gobierno sean tan importantes: "Lo de que hay mucha presión contra el Gobierno es algo que hay que relativizar. Esas personas que están protestando no tienen representantes".

"Si disolvemos el Gobierno como piden los manifestantes y formamos otro, habrá también a quien no le guste y proteste; entonces ¿lo disolvemos de nuevo?", se preguntó Jribi.

A los 21 tunecinos que están en huelga de hambre frente al palacio del primer ministro estos argumentos no les valen. El jornalero Mohamed Ayouni es uno de ellos: "Estamos en nuestro derecho de pedir un Gobierno de unidad nacional sin hombres del antiguo régimen, que son unos asesinos y unos ladrones". La anunciada remodelación del equipo de Ghanuchi no significa nada para ellos. "Es una estratagema", resume Mahmud Smiem, otro manifestante.

Mientras tanto, el legado de violencia del dictador resurgió ayer. Abid Briki, portavoz de la UGTT, informó a Público de que las sedes del sindicato en Monastir, Beja, Majdía y Gafsa habían sido atacadas por milicias del agonizante partido de Ben Alí. Según Reuters, un hombre trató en vano de quemarse a lo bonzo en Gafsa, en protesta por la intervención del ejército, que había disparado al aire para disolver una manifestación.

Más noticias de Internacional