Público
Público

EEUU Sanders encara el 'supermartes' como el enemigo a batir

El senador de Vermont encabeza las encuestas en la recta hacia el caucus de Nevada (22 de febrero) y las primarias de Carolina del Sur (día 29), citas previas al 'supermartes', frente al desplome de todos sus oponentes salvo el centrista Pete Buttigieg.

12/02/2020 - El candidato presidencial demócrata a los Estados Unidos, el senador Bernie Sanders, en New Hampshire, Manchester. REUTERS / Mike Segar
El candidato presidencial demócrata a los Estados Unidos, el senador Bernie Sanders, en New Hampshire, Manchester. REUTERS / Mike Segar

Las primarias demócratas han vivido ya sus dos primeros e intensos asaltos electorales (Iowa y New Hampshire) y entran ahora en la recta hacia el supermartes del 3 de marzo. Antes de esa jornada, los aspirantes a liderar el Partido Demócrata en los comicios presidenciales de noviembre testarán su candidatura en otras dos citas electorales: el caucus de Nevada (22 de febrero) y las primarias de Carolina del Sur (29 de febrero). Sanders llega como claro favorito para ambas tras los buenos resultados cosechados en Iowa y New Hampshire.

Sanders es el candidato a batir y si logra mantenerse primero o segundo en las dos próximas citas (que hasta hace pocos meses no le eran favorables), multiplicará sus opciones de salir del supermartes como gran vencedor. Sin embargo, Nevada y Carolina del Sur serán dos pruebas completamente diferentes a las vividas hasta ahora.

Se trata de Estados sureños y en absoluto de mayoría abrumadora blanca (como lo eran Iowa y New Hampshire). En Nevada, un 27 por ciento de la población es latina, la comunidad negra alcanza el 9 por ciento y la asiática, el 8 por ciento. En cuanto a Carolina del Sur casi uno de cada tres habitantes es negro.

Los candidatos demócratas llegarán a Nevada con Buttigieg en cabeza tras conseguir 23 delegados, frente a Sanders, con 21. Muy por detrás Warren, ocho; Klobuchar, siete; y Biden, seis. Sin embargo, ambas citas deberían ser muy difíciles para Buttigieg puesto que el alcalde de South Bend tiene un escaso apoyo de la comunidad latina y casi nulo de la negra. Y esto en un país en el que el 18 por ciento de la población es latina y el 13%, negra (es decir, entre ambos, el 31% de sus 327 millones de habitantes).

"Sanders es el claro favorito para Nevada. Tiene la ventaja de que en su sector ideológico no tiene competencia, que se encuentra toda en el centro, donde compiten Buttigieg, Biden, Warren, Klobuchar y hasta el propio Bloomberg, y ahí es donde se están robando muchos votos unos a otros", explica el politólogo de Politikon Roger Senserrich.

"Sin embargo, en Nevada, los sindicatos, que agrupan sobre todo a trabajadores latinos, han hecho una campaña muy fuerte contra Sanders y contra Warren, así que habrá que ver cómo se comporta el electorado ante dichas candidaturas porque Sanders, tras los resultados en Iowa y New Hampshire, lidera ya las encuestas para Nevada", añade. 

Quedan aún por repartirse 3.914 delegados, que serán quienes en la convención final de julio en Milwaukee decidirán quién será el candidato demócrata. Éste necesitará el voto a favor de 1991 delegados para ganar la nominación. En Nevada se elegirán 36 delegados. En Carolina del Sur, 54. 

Biden, en caída libre

Las encuestas publicadas durante meses hasta el pasado enero apuntaban a que Nevada sería una victoria segura para el vicepresidente de Obama, Joe Biden. Sin embargo, tras el desplome de Biden, las tornas han cambiado.

Según la web FiveThirtyEight, la media de encuestas para Nevada da a Sanders como ganador con un 23,7% de los apoyos, seguido de Biden (18,5). Mucho más lejos estarían Warren (12,1) y Buttigieg (8,7).

En el furgón de cola aparecen Bloomberg (6,5) y Tom Steyer (6,3). Klobuchar se quedaría con apenas el 3,9 por ciento. Para conseguir delegado hay que superar la barrera del 15%.

Biden, quien durante 2019 siempre tuvo en Nevada más del 24% de los apoyos (y hasta tuvo rachas por encima del 30%), empezó a despeñarse el pasado enero. De hecho, hace apenas cuatro meses, el pasado octubre, Biden lideraba la media de las encuestas para Nevada con el 27,3%y Warren era segunda con prácticamente un 24% (su pico más alto en ese Estado) mientras que Sanders apenas llegaba entonces al 19 por ciento. ¿Qué ha cambiado? Sobre todo, Iowa y New Hampshire.

Sanders sería visto como el candidato demócrata mejor posicionado para vencer a Trump

Todo esto, además, está teniendo un reflejo en las encuestas nacionales. El pasado jueves, Morning Consult publicó un sondeo que situaba a Sanders como vencedor de las primarias demócratas con un 29% de los apoyos. Detrás, lejos, estaría Biden (19%) y Bloomberg (18%). Según este sondeo, Buttigieg tendría apenas un 11% y Klobuchar un 5%.

Sanders, además, sería visto como el candidato demócrata mejor posicionado para vencer a Donald Trump en las elecciones presidenciales. Así lo piensa, según esta encuesta, un 29% de los votantes de ese partido, frente al 25% que opta por Bloomberg.

Así que la clave en Nevada será cómo se comportará la candidatura de Biden. El exvicepresidente de Obama tiene un amplio respaldo de la comunidad negra y también de la latina. Si esos votos finalmente no van a Biden, difícilmente irían para Buttigieg. Entonces, ¿a quién irían? Ésa es la gran duda que resolverán Nevada y Carolina del Sur. Y su resultado podría marcar el comportamiento del electorado para las próximas citas.

"Nevada y Carolina del Sur son cruciales para Biden", explica Steffen Schmidt, politólogo de la Universidad de Iowa, "Biden nunca ha sido bueno haciendo campañas electorales y contra tres o cuatro contrincantes será difícil para él ganar esos Estados. Su recaudación, además, está siendo baja y eso son malas noticias para él".

Junto a esto, apunta Senserrich, "el voto está siendo muy volátil y hay un porcentaje de indecisos muy alto, a veces del 40 por ciento. Muchos votos que ha perdido Warren, por ejemplo, al final no han ido a parar a Sanders sino a Buttigieg", y esto a pesar de que Warren es vista en Estados Unidos como la candidata más a la izquierda de los centristas.

A pesar de que el voto de los latinos y especialmente el de los negros es muy proclive a Biden y nada a Buttigieg, es éste quien necesita de ellos ahora que se está batiendo con Sanders en la cabeza de esta carrera electoral y no puede permitirse el lujo de perder el impulso y de llegar al supermartes dando la imagen de que su candidatura se está despeñando tras los dos fogonazos iniciales.

Una de las grandes decepciones hasta ahora ha sido el escaso rendimiento de la candidatura de Elizabeth Warren

Una de las grandes decepciones hasta ahora ha sido el escaso rendimiento de la candidatura de Elizabeth Warren. Según Steffen Schmidt, esto se debería a que "por un lado, sólo hay hueco para un socialista, y está Sanders; por otro lado, sólo habría hueco para una mujer y el electorado de centro parece preferir a Klobuchar, que es una centrista clara, así que Warren ha perdido las dos patas más grandes que tenía en su mesa. Sus malos resultados en Iowa y New Hampshire han hecho que su campaña teniendo muchos problemas de recaudación y Nevada no va a ser un Estado propicio para ella", sostiene el politólogo.

Todo esto plantea un terreno muy propicio para Sanders: "Ha demostrado que tiene un techo relativamente bajo, pero un suelo muy alto, y esto es una enorme ventaja para él", asegura Senserrich, "puesto que en la medida en que ninguno de los otros candidatos se retire, seguirán disputándose votos entre ellos mientras que Sanders siempre o casi siempre estará en torno al 20 por ciento, algo por arriba, algo por abajo. Si fuera una candidatura a dos o tres bandas, esto serían malos números para él, pero con cinco o seis candidatos", concluye el politólogo, "lo esperable es que en cada cita electoral gane más y más ventaja a sus competidores. Si esto se cumple, puede salir del supermartes una ventaja difícil de recortar para el resto".

Ese día, el supermartes del 3 de marzo, 15 Estados celebrarán caucus o primarias, entre ellos los muy poblados y decisivos Texas y California. En total, se escogerán esa jornada 1.357 delegados del total de 3.979 que serán los encargados de designar al candidato del Partido Demócrata en la convención final que tendrá lugar entre el 13 y el 16 de junio en Milwaukee.