Público
Público

Egipto ordena al Ejército imponer el orden y decreta el toque de queda

Las enfrentamientos entre la policía y los manifestantes se cobran al menos tres muertos, 120 de heridos y cientos de detenidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ejército egipcio ha recibido órdenes de apoyar a la policía para imponer la seguridad en las calles del país, que están siendo escenario de fuertes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad, en las protestas contra el Gobierno de Hosni Mubarak, una escena jamás vista en sus 30 años en el poder.

La decisión, anunciada por la televisión pública egipcia, figura en un decreto en el que también se anuncia que ha entrado en vigor el toque de queda en El Cairo, Alejandría y Suez, desde las 18.00 hora local y hasta las 07.00 de la mañana. La televisión estatal anunció en las últimas horas que el toque de queda se extendía a todas las ciudades.

El anuncio se hizo después de un día denominado como 'Viernes de la ira',  y protagonizado por intensos enfrentamientos entre agentes policiales y manifestantes en las calles del país, los más duros desde que comenzaran las protestas hace cuatro días. Durante las manifestaciones han muerto al menos cinco personas, según informa la cadena Sky News, más de 870 están heridas, según fuentes médicas y varios cientos han sido detenidas.

Los manifestantes han incendiado la sede central del partido en el poder Decenas de miles de egipcios se agolpan en las principales ciudades del país en una nueva jornada de protestas al grito de 'fuera Mubarak'. La sede central del Partido Nacional Democrático (PND), actualmente en el poder, ha sido incendiada, según las imágenes difundidas por la cadena qatarí de la televisión Al Yazira. Otras sedes del PND en poblaciones del delta de Nilo también están siendo incendiadas, así como varias comisarías de barrios de esta capital y de otras ciudades.

En El Cairo, la policía se ha retirado de la céntrica plaza Tahrir, ocupada por grupos manifestantes que gritan lemas en los que afirman que su protesta está triunfando. A pesar del toque de queda, los manifestantes están gritando que se quedarán en la plaza hasta que se cumplan sus exigencias. Según las últimas informaciones de la televisión Al Yazira, al menos una persona más ha muerto y varias resultaron heridas en estos últimos enfrentamientos cerca del Museo Egipcio en El Cairo, amenazado también por un incendio.

Las últimas informaciones hablan de 5 muertos y 870 heridos

Los militares han sido desplegados en los alrededores del edificio de la radio y la televisión pública, a escasos 500 metros de la plaza Tahrir. Sin embargo, y según muestran las imágenes difundidas por la cadena Al Yazira, los ciudadanos en El Cairo no parecen echarse atrás por la presencia militar y policial. Todo lo contrario: varios grupos de manifestantes están zarandeando los tanques y camiones de las fuerzas de seguridad que recorren las calles de la ciudad y un testigo dijo que se escuchaban disparos en El Cairo.

'Esta protesta no parará. Ellos no podrán engañar a la gente de nuevo y darnos unas concesiones falsas. Hosni tiene que irse', dijo el manifestante Mohamed Taha, después de huir de la policía. 'Tengo 70 años, voy a morir, pero estas personas tienen que luchar por su vida', agregó.

Este nuevo día de protestas comenzó al mediodía, al final de las oraciones musulmanas del viernes, y poco a poco se fueron extendiendo por distintos sectores de la capital y otras ciudades como Suez, Alejandría o Ismalia. Las protestas que involucran a miles de personas han sido las mayores y más violentas en cuatro jornadas consecutivas de disturbios, iniciados por egipcios desempleados, empobrecidos y hartos de la corrupción y la falta de libertad con el Gobierno de Mubarak.

Según cifras de Amnistía Internacional, al menos 8 personas han muerto y un total de 1.120 han sido detenidas desde que el pasado martes comenzaran los disturbios populares. 

Las protestas contra el régimen del presidente de Egipto han llevado a la comunidad internacional a expresar su preocupación por la situación en ese país, a alertar contra la violencia y a pedir a El Cairo que escuche las demandas de los ciudadanos y acometa reformas. 

Tras las protestas en Túnez, Egipto, Argelia, Jordania y Yemen se sumaron

Con los graves incidentes ocurridos en los tres últimos días, Egipto se suma a la oleada de protestas en el norte de África, que comenzó en Túnez el 17 de diciembre de 2010 y que supuso la caída del presidente tunecino, Zine el Abidine Ben Ali.

Además de Egipto y Túnez, otros países árabes, como Argelia, Jordania y Yemen, están viviendo jornadas convulsas en las que la población se ha lanzado a la calle para pedir reformas amplias, cuando no el fin de los regímenes políticos imperantes, que en el caso egipcio personifica el presidente Mubarak, en el poder desde 1981.