Público
Público

El Ejército iraquí expulsa al Daesh del edificio del Gobierno local de Faluya y avanza en el control de la ciudad

Los equipos de artificieros han comenzado la retirada de minas y artefactos explosivos que los terroristas instalaron en algunas viviendas y edificios

Vehículos militares y soldados iraquíes en el centro de la ciudad de Faluya. REUTERS/Thaier Al-Sudani

AGENCIAS

BAGDAD.- Fuerzas iraquíes han recuperado el control de la sede del Gobierno local en la localidad de Faluya, según ha informado este viernes el Ejército en un comunicado, en lo que significaría la toma simbólica de la ciudad de manos de Estado Islámico, cuatro semanas después del inicio de la ofensiva. El jefe de la Policía Federal iraquí, general Shaker Yudet, ha asegurado en declaraciones a la prensa que "unidades de la Policía liberaron hoy el edificio de la administración local y enarbolaron la bandera iraquí".

Las fuerzas iraquíes tomaron el edificio tras duros enfrentamientos con combatientes del Estado Isla´mico, en los que murieron y resultaron heridos decenas de yihadistas, añadió la fuente. La ofensiva no ha terminado, sin embargo, porque las milicias de Estado Islámico se han replegado a otros puntos de la ciudad, gran parte de la cual siguen teniendo bajo su control.

Una fuente de la Unidad Antiterrorista ha explicado que efectivos de este órgano tomaron el control total de la zona industrial y el barrio Nazal, ubicados en el sur de la urbe. También ha señalado que los equipos de artificieros han comenzado la retirada de minas y artefactos explosivos que los terroristas instalaron en algunas viviendas y edificios para que estallasen cuando entraran las fuerzas iraquíes.

Soldados iraquíes en el centro de la ciudad de Faluya. REUTERS/Thaier Al-Sudani

El Estado Islámico, que ya ha sido expulsado de varias ciudades que tomó durante su conquista del norte y el oeste de Irak, ha estado utilizando a civiles como escudos humanos, con el objetivo de ralentizar el avance de las tropas iraquíes e impedir un ataque aéreo por parte de Estados Unidos. 

La ciudad de Faluya, cuya población es mayoritariamente suní, fue un bastión de la insurgencia durante la invasión estadounidense que acabó con Sadam Husein, que era suní también, en 2003. Se encuentra bajo control yihadista desde mayo de 2014 y era, desde entonces, uno de los grandes bastiones del grupo terrorista en Irak.

A finales de mayo, el Ejército iraquí lanzó una ofensiva, con la ayuda de milicias chiíes y el apoyo aéreo de la coalición liderada por Estados Unidos, para e arrebatar a los yihadistas de la ciudad. 

OMS teme brotes de enfermedades infecciosas entre los desplazados de Faluya

De otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó este viernes de las pésimas condiciones sanitarias entre los desplazados iraquíes que han huido de la ciudad de Faluya y especialmente de la posibilidad de que surjan brotes de enfermedades infecciosas. "Los principales problemas son enfermedades de la piel y diarreicas, son extremadamente comunes y severas entre los desplazados", dijo desde Irak por teleconferencia Ala Alwan, director de la OMS para la región de Oriente Medio.

Las enfermedades diarreicas son extremadamente contagiosas y unas de las principales causas de muerte entre los menores de cinco años. Según Alwan, más de la mitad de la población desplazada de Faluya son menores de edad.

Vehículos del Ejército iraquí en el centro de la ciudad de Faluya. REUTERS/Thaier Al-Sudani

Alwan afirmó que otra de las preocupaciones principales es que surjan brotes de enfermedades contagiosas, en especial la polio, que se transmite cuando hay una mala inmunización entre la población y cuando hay malas condiciones de saneamiento. "Necesitamos una campaña de vacunación masiva de forma urgente", afirmó, y explicó que mientras organizan dicho programa de inmunización, están aplicando vacunas a todos aquellos susceptibles de no haberlas recibido en los últimos tres años.