Público
Público

Elecciones Estados Unidos Kamala Harris acompañará a Joe Biden como candidata a vicepresidenta en la batalla electoral contra Donald Trump

La senadora por California y exfiscal general de ese Estado es la elegida por Biden para dicho puesto. Si Biden vence en los comicios presidenciales, Harris se convertiría en la primera vicepresidenta de la historia de Estados Unidos.

La senadora Kamala Harris.- Steve Marcus (REUTERS)
La senadora Kamala Harris.- Steve Marcus (REUTERS)

Joe Biden lo anunció formalmente el 15 de marzo en su debate cara a cara y televisado contra Bernie Sanders, cuando ambos se disputaban la candidatura demócrata: designaría a una mujer como su vicepresidenta. Biden, que acabó imponiéndose en las primarias y la semana que viene será designado oficialmente como candidato del partido, anunció ayer que esa mujer es Kamala Harris: negra, abogada, senadora por California y exfiscal general de ese Estado, candidata en las pasadas primarias a liderar el partido y quien cumplirá 56 años en octubre. Una persona solvente, una apuesta segura, una mujer cuya vida profesional ha estado dedicada por completo al sector público. Si Biden vence a Trump en las elecciones de noviembre Harris se convertirá en la primera vicepresidenta de la historia de Estados Unidos. Harris, además, es la tercera mujer en ser nominada vicepresidenta (la primera de ellas negra), ninguna de las cuales logró llegar a la Casa Blanca.

Kamala Harris, natural de Oakland, California, llegó a la cámara alta del Congreso norteamericano tras haber ejercido de Fiscal General de su Estado natal; antes, había sido fiscal de San Francisco. Es hija de inmigrantes jamaicanos e indios, por lo que está considerada también la primera mujer de origen sudasiático en ser senadora de Estados Unidos. Estudió Derecho por la Universidad de Howard, en Washington, la primera universidad negra del país. Harris siempre ha manifestado que se decidió a estudiar Derecho tras haber participado en los movimientos por los derechos civiles junto a sus padres. 

"Uno toma muchas decisiones importantes como presidente y la primera es a quién eliges como tu vicepresidente. He decidido que Kamala Harris es la mejor persona para ayudarme en esta lucha contra Donald Trump y Mike Pence y para liderar esta nación a partir de enero de 2021", escribió ayer Biden en un correo electrónico a sus colaboradores de campaña, según recoge la cadena NBC.

Con esta nominación no es la primera vez que Harris hace historia: en 2016 se convirtió en la segunda mujer afroamericana en ser senadora, un escaño que sólo había logrado antes Carol Moseley Braun, en 1992, por Illinois. El año pasado se lanzó a las primarias del Partido Demócrata pero, a pesar de que estaba cuajando una buena campaña y mostrando una imagen fresca y progresista, tuvo que abandonar por falta de apoyos económicos el 3 de diciembre, cuando aún quedaban más de diez candidatos.

Desde el primer momento las encuestas la habían situado entre las favoritas a ser la elegida por Biden, primero junto a Elisabeth Warren; después, junto a Susan Rice. Warren tenía tres puntos débiles: es, como Biden, de un Estado pequeño, del norte y de por sí muy demócrata (Massachussets), es blanca y, sobre todo, tiene 71 años. Warren es, quizás, demasiado parecida a Biden, que necesitaba una compañera muy diferente: negra, más joven y de un Estado del Medio Oeste o del Sur.

Un elemento añadido a la expectación de la designación de Biden es que la mujer que eligiese podría convertirse también, llegado el caso, en la próxima presidenta del país, siempre que Biden venza en las elecciones de noviembre. El candidato demócrata tiene ahora 77 años y en enero iniciaría con 78 un mandato de cuatro años que acabaría con 82 (tanto él como Trump serán el presidente más longevo de la historia del país), así que la vicepresidenta tiene también muchas opciones de suceder a Biden como candidato del Partido Demócrata para las elecciones de 2024 o incluso de asumir la presidencia durante el próximo mandato si fuera necesario.

Además del giño inevitable a la población negra, la designación de Harris cumple otro objetivo: California tiene una enorme población latina y atrapar cuanto más del voto de esta minoría será esencial en la carrera por la presidencia. Los latinos representan ya el 18% del censo y serán la mayor de las minorías que voten en noviembre. Biden ya dijo la semana pasada en una entrevista que el voto negro era más estable (hacia los demócratas) pero el latino es mucho más diverso. Y será decisivo en Estados clave como Texas o Florida, ambos tradicionalmente republicanos.

Ha sido una elección larga y laboriosa. Tras aquel primer anuncio de Biden, un mes y medio después, el 30 abril, el vicepresidente de Barack Obama anunció la creación de una comisión en el Partido Demócrata que se encargaría de filtrar los nombres y hacer una lista final de candidatas. En marzo, Biden, que no quería pillarse los dedos, aseguró que esta mujer no tendría que ser necesariamente negra puesto que ya había garantizado que designaría a una mujer negra como jueza del Tribunal Supremo (en Estados Unidos, los jueces del Supremo son propuestos de forma directa por el presidente y confirmados por el Senado, en una designación que se realiza de por vida; sólo pueden ser destituidos mediante un proceso de revocación, el famoso impeachment). Sin embargo, tras el asesinato de George Floyd el 25 de mayo en Mineápolis y la extensión de las protestas del movimiento Black Lives Matter, todo el país daba por hecho que la candidata sería negra.

El anuncio de Biden de ayer llega, curiosamente, 13 meses y medio después de que en el primer debate electoral de las primarias demócratas, en junio del año pasado, el vicepresidente de Obama y Kamala Harris tuvieran un enfrentamiento sobre el tema racial. Harris le echó en cara a Biden entonces que éste hubiese colaborado hace décadas con dos políticos segregacionistas. "Fue hiriente haberlo oído hablar de la reputación de dos senadores de Estados Unidos que construyeron su carrera sobre la segregación racial en este país. Y no sólo eso", añadió Harris, "también trabajaste con ellos para oponerte al transporte público".

La cadena NCBC recordó ayer que Harris trabajó en su etapa como fiscal general de California en muchas ocasiones junto a Beau Biden, cuando el hijo del candidato demócrata ejercía de fiscal general de Delaware. Beau Biden falleció en 2015 a los 46 años a consecuencia de un tumor cerebral. Harris cuenta en su libro The Truths We Hold: An American Journey ("Las verdades que abrazamos. Un viaje americano"), que ambos hablaban "cada día, a veces varias veces al día".

Antes que la senadora por California, otras dos mujeres fueron nombradas candidatas a vicepresidenta, pero sus partidos perdieron las elecciones y ninguna de ellas logró acceder al cargo: Sarah Palin en 2008 (el candidato fue John McCain, que perdió contra Obama) y la demócrata Geraldine Ferraro en 1984 (el candidato fue Walter Mondale, que perdió contra Reagan). Hillary Clinton, ésta ya como candidata presidencial, también perdió las elecciones contra Donald Trump en 2016.

A primeros de marzo de 2020, Kamala Harris apoyó sin ambages la candidatura de Joe Biden, en la que ha estado muy involucrada. Según informó la radio pública de Estados Unidos, Biden y Harris harán declaraciones conjuntas hoy (miércoles) en Wilmington, Delaware, el Estado de Biden, durante un evento virtual con recaudadores de fondos de su campaña.

Bernie Sanders, quien tiene diversos equipos de trabajo con Joe Biden para conformar un programa demócrata para las elecciones, celebró ayer en Twitter la elección de Harris. "Hará historia como nuestra próxima vicepresidenta. Comprende lo que hay que hacer por la clase trabajadora, en la lucha por la sanidad para todos y para tumbar la administración más corrupta de la historia".

Por su parte, Donald Trump colgó un vídeo en su cuenta de Twitter donde se acusa a Harris de ser "izquierda radical" y de querer "aumentar en billones de dólares los impuestos". Por la tarde, en una rueda de prensa en la Casa Blanca, el presidente aprovechó para descargar sus descalificaciones sobre Harris, a quien tachó de ser "la más mala, la más horrible y la más irrespetuosa de todo el Senado".

Kamala Harris se pronunció en Twitter sobre su designación. Señaló que "Joe Biden puede unificar al pueblo estadounidense porque ha dedicado su vida a luchar por nosotros. Como presidente, construirá unos Estados Unidos que estará a la altura de nuestros ideales. Me siento honrada de unirme a él como nominada de nuestro partido a vicepresidenta y hacer lo que sea necesario para convertirlo en nuestro comandante-en-jef".

Más noticias de Internacional