Público
Público
Únete a nosotros

Elecciones Guatemala Guatemala renuncia a tener su primera presidenta indígena y da la victoria a Sandra Torres

La candidata indígena Thelma Cabrera obtiene un cuarto puesto insuficiente para luchar por la Presidencia de Guatemala.

Publicidad
Media: 1
Votos: 1

Sandra Torres, candidata presidencial a la UNE habla con los medios de comunicación después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales | Reuters

La ciudadanía de Guatemala ha decidido esperar para tener a su primera Presidenta indígena y ha dado su confianza a los dos candidatos que vaticinaban las encuestas: Sandra Torres, del partido de centro izquierda Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) y Alejandro Giammattei, de la formación de derechas VAMOS. Así, con el 91% de mesas escrutadas, Torres ha resultado ser la vencedora de estos comicios al aglutinar el 25,01% de los sufragios (1.002.221), frente al 14,19% de Giammattei, que ha obtenido 567.322 votos.

Por su parte, Thelma Cabrera, del Movimiento de Liberación Nacional, se ha colocado en un cuarto puesto, al recibir el 10,52 por ciento de las papeletas (421.431), insuficientes para aspirar a una segunda vuelta electoral, que tendrá lugar el próximo 11 de agosto. No obstante, este resultado es más positivo que el que vaticinaba los sondeos, que la colocaban en un quinto lugar en la carrera presidencial.

Además, se trata de la mejor posición obtenida en unas elecciones presidenciales por una candidata indígena, después de que se presentara en 2007 y 2011 la Premio Nobel de la Paz (1992) Rigoberta Menchú, quien logró una séptima y sexta posición, respectivamente.

La población de Guatemala no ha querido sorpresas y ha apostado por dos candidatos que ya habían intentado en otras ocasiones aspirar a la Presidencia del país, si bien hasta ahora no lo habían conseguido. En el caso de Sandra Torres, ésta era su tercer intento por hacerse con las riendas del país centroamericano, después de que en el 2011 trató de presentarse tras divorciarse de su marido, el expresidente Álvaro Colom. Sin embargo, la Constitución le impidió ese año aspirar a la Presidencia, ya que prohíbe a los familiares del Presidente postularse al máximo cargo del país. Posteriormente, la hoy ganadora se volvió a presentar en 2015 y quedó segunda tanto en la primera como en la segunda vuelta electoral, donde perdió contra el actual Presidente, Jimmy Morales.

Alejandro Giammattei lleva cuatro elecciones seguidas presentándose a la presidencia partidos políticos diferentes

Con el resultado de hoy, estaría a un paso de convertirse en la primera mujer que preside Guatemala, si bien deberá vencer en la segunda vuelta a otro veterano de la política: Alejandro Giammattei, quien lleva desde 2007 intentando convertirse en Presidente del país centroamericano presentándose a cuatro elecciones seguidas con partidos políticos diferentes. Su pasado también es oscuro, dado que en 2010, estuvo diez meses en prisión preventiva por su supuesta implicación en la ejecución extrajudicial de siete presos en una cárcel de Guatemala en 2006, cuando él ostentaba el cargo de Director del Sistema Penitenciario, si bien en 2011 se cerró la investigación en su contra. Precisamente, Giammattei ha prometido que volverá a instaurar la pena de muerte en Guatemala para determinados reos.

Pese a que Torres y Giammattei han coincidido la pasada noche en el lugar en el que se daban a conocer los resultados de las elecciones y se han cruzado a escasos metros, en ningún momento han mantenido un contacto cuando ambos han hecho un recorrido para ser entrevistados por los diferentes medios televisivos. ”¿Qué apostamos?”, le ha espetado Giammattei a un periodista que le ha preguntado si se ve con posibilidades de vencer en una segunda vuelta a Sandra Torres. “Me he preparado toda la vida para esto”, ha remarcado.

No obstante, la estadística apunta que el candidato de VAMOS lo va a tener muy difícil para vencer a Torres, teniendo en cuenta que normalmente, el candidato que gana en la primera vuelta, suele ser quien obtenga la victoria en la segunda. Solo hay una excepción y es lo que sucedió en 1990, cuando Jorge Serrano Elías ganó en la segunda ronda a Jorge Carpio Nicolle, pese a que éste había ganado en la primera. Prueba de su seguridad en la victoria está en el hecho de que la semana pasada, Giammattei presentó en una rueda de prensa a 10 de sus futuros 14 ministros. “A partir de ahora el juego es otro”, ha asegurado, al tiempo que ha considerado que no existe una “diferencia muy grande” con su contrincante, quien le ha aventajado en la primera vuelta en casi el doble de votos.

“Limpiar el estado de corrupción" 

Pese a la holgada victoria, Sandra Torres no se confía e insiste en que en la segunda vuelta se debe hacer “borrón y cuenta nueva” para volver a obtener la confianza de la ciudadanía a través de su programa de Gobierno, que gira alrededor de “la reactivación económica para la generación de empleo; la seguridad y justicia; la protección social y lograr un Gobierno eficiente y transparente”.

La candidata de la UNE cree que ahora el país necesita “unidad nacional para poder avanzar”

Por otro lado, la candidata de la UNE cree que ahora el país necesita “unidad nacional para poder avanzar”, ya que, en su opinión, “no podemos seguir divididos, ni polarizados como estamos ahora”. Al mismo tiempo, defiende que es hora de “ordenar el Estado”, puesto que necesita “limpiarse de corrupción”. Precisamente, la Fiscalía de Guatemala ha pedido investigar a Sandra Torres por corrupción, para lo cual ha solicitado que se le retire la inmunidad de la que goza como candidata a la Presidencia.

Así, el Ministerio Público considera que durante la campaña electoral de 2015, cometió el delito de financiamiento electoral ilícito, lo que no ha evitado que prosiga su carrera presidencial, hasta el punto de que podría convertirse en la nueva mandataria del país a partir del 14 de enero de 2020, día en el que tomará posesión el Presidente que salga de las urnas el 11 de agosto.

Sandra Torres obvia hablar de sus problemas con la justicia y opta por criticar la situación del país que ha dejado el actual Presidente Jimmy Morales: “Guatemala no está para más aventuras políticas, porque miren cómo está el país y miren los resultados que tiene el Gobierno por haber improvisado”, ha censurado, refiriéndose así a la poca cantidad de votos que ha logrado el partido oficial del Ejecutivo, FCN Nación, con 159.859, lo que supone el 3,99 por ciento de los sufragios.

No obstante, todavía hay personas que apoyan la gestión de Morales, como Julia Rodríguez, una joven de 20 años quien tras acudir a votar, ha reconocido que el actual Presidente le cae “muy bien, a pesar de lo que dice la gente” y ha deseado que “ojalá se hubiera vuelto a reelegir”. “No es fácil ser Presidente. Ya estando uno en sus zapatos es muy distinto”, afirma, al tiempo que niega ser “racista” para justificar que a ella no le gustaría que Thelma Cabrera se hubiera clasificado para la segunda vuelta, porque “se tiene que preparar más en todos los sentidos”, refiriéndose así a la escasa formación académica de la candidata indígena, quien solo estudió hasta sexto de Primaria.

"El peor presidente de la historia"

Muy contraria es la postura de Ivonne Aguilar, quien critica que Jimmy Morales no solo no ha luchado contra la corrupción, sino que “ha luchado por sentar un patrón de impunidad desapareciendo a las instituciones, inclusive la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala”, un organismo de la ONU que investiga casos de corrupción y que es rechazado por los dos candidatos que se clasificaron este domingo para la segunda vuelta.

Precisamente, cuando el mandatario acudió a votar, un ciudadano le dijo que era el “peor Presidente de la historia” del país a lo que Morales le contestó con un “bendiciones y cero bolas”. A continuación, una agente de la Policía pidió el documento de identidad al joven, quien reiteró que “no he dicho nada que no sea verdad”.

Finalmente, Aguilar ha achacado que Thelma Cabrera no se haya clasificado para la pugna por la Presidencia al hecho de que Guatemala es un país “con muchas barreras de racismo, clasismo y discriminación económica, que no las podemos romper de un periodo electoral a otro”. Sin embargo, ha considerado que “se han sentado las bases para poder trabajar con mayor profundidad”, de cara a que en una próxima elección Thelma Cabrera pueda tener mayores posibilidades de ganar.