Público
Público

Emanuela Orlandi Hallan restos humanos en la embajada del Vaticano que podrían pertenecer a una adolescente desaparecida en 1983

El Vaticano ha dicho en un comunicado que los fragmentos de hueso fueron descubiertos durante la remodelación de un anexo del imponente complejo de embajadas de la Santa Sede cerca del famoso museo de Villa Borghese en Roma.

Publicidad
Media: 4.20
Votos: 5

Un grupo de ciudadanos manifestandose en 2013 para que el Vaticano retomase la búsqueda de Emanuela Orlandi. REUTERS

La policía italiana está investigando el hallazgo de huesos humanos en la embajada de la Santa Sede en Italia, dijo el martes por la noche el Vaticano.

Algunos medios italianos dijeron que los forenses estaban analizando si los restos podrían corresponder a los de Emanuela Orlandi, la hija de 15 años de un empleado del Vaticano que desapareció en 1983.

El Vaticano dijo en un comunicado que los fragmentos de hueso fueron descubiertos durante la remodelación de un anexo del imponente complejo de embajadas de la Santa Sede cerca del famoso museo de Villa Borghese en Roma.

Dijo que el fiscal general, Giuseppe Pignatone, estaba al frente de la investigación y había encargado a los especialistas forenses determinar la “edad, sexo y fecha de la muerte” del cuerpo. El paradero de Orlandi es uno de los mayores misterios de la historia italiana moderna.

Su desaparición se vinculó en un primer momento a un posible intento de un grupo de personas desconocidas de obtener la libertad de Mehmet Ali Agca, el ciudadano turco que disparó al Papa Juan Pablo II en 1981 y que entonces cumplía cadena perpetua en una cárcel italiana.

En 2005, un interlocutor anónimo de un programa de televisión dijo que el secreto de su secuestro fue enterrado junto con Enrico “Renatino” De Pedis, un mafioso que en su día dirigió a la temida banda de Magliana que aterrorizó a Roma en los años ochenta.

La policía finalmente abrió su tumba en una basílica de Roma en 2012 en busca de pistas, pero acabó con las manos vacías. El comunicado del Vaticano no hizo mención a Orlandi.