Público
Público

El entorno de Pablo González crea una asociación para apoyar la defensa legal del periodista encarcelado en Polonia

Familiares, amigos y compañeros del reportero detenido hace 10 meses en Polonia han puesto en marcha esta iniciativa para recaudar fondos que sirvan para sufragar los gastos de su defensa y enviar ayudas a Pablo González en la cárcel.

Pablo González durante la realización de un reportaje en Dnipro en febrero de 2022
Pablo González durante la realización de un reportaje en Dnipro en febrero de 2022. Redes sociales de Pablo González

El pasado 28 de febrero Pablo González fue detenido por los servicios secretos polacos en la frontera con Ucrania mientras cubría la crisis migratoria provocada por la guerra. Desde entonces han pasado 10 meses sin que las autoridades de ese país hayan presentado públicamente pruebas o indicios en su contra y sin que se haya celebrado un juicio justo.

Este tiempo en prisión preventiva está generando importantes gastos a las personas de su entorno que costean la defensa y envían dinero al periodista a la cárcel. Por ello, amigos y compañeros del reportero con nacionalidad española y rusa han decidido crear la Asociación #FreePabloGonzález con el objetivo de recaudar fondos para sufragar la cobertura legal, lanzar iniciativas de apoyo al periodista y canalizar la lucha por sus derechos.

Uno de los principales problemas del caso es que, a las pocas horas de ser detenido y justo antes de ser enviado a prisión, fue interrogado sin asistencia letrada. Esto, junto al hecho de que Polonia le acusa de espiar para Moscú -un delito muy grave que el código penal polaco castiga con hasta 10 años de prisión-, explica por qué ha sido necesario ir reforzando la defensa de Pablo González a lo largo del proceso.

En estos momentos el periodista cuenta con tres equipos legales debido a la complejidad del caso y los impedimentos que la justicia polaca ha puesto en el proceso de su defensa. Desde el mismo día de la detención, Pablo González cuenta con la asistencia de Gonzalo Boye, el abogado que anunció su arresto. En abril, gracias a la colaboración del entorno del periodista, se contrató al abogado polaco Bartosz Rogala, después de que los dos asignados de oficio por las autoridades de ese país renunciaran al caso. Desde octubre, González cuenta además, según informa la familia, con un gabinete de penalistas polacos experimentados en procesos complejos.

La asfixia financiera del proceso para la familia

"Hasta ahora hemos tirado de los ahorros y la ayuda de familiares y personas cercanas, pero la situación ha llegado a tal punto que nos vemos obligados a solicitar ayuda a la sociedad". Son las palabras de Oihana Goiriena, madre de los tres hijos de Pablo González, que subraya que parte de los ingresos también irán destinados a mejorar las condiciones del periodista en la cárcel.

Ante esta situación, los amigos que forman el colectivo #FreePabloGonzález han impulsado la creación de la asociación, que está dada de alta en el Registro General de Asociaciones del País Vasco.

La asociación está presidida por Oihana Goiriena. Le acompañan en el equipo directivo Maribel Martínez y Gabino Martínez Terán, amigos de Bilbao y Elantxobe, respectivamente. Por su parte, Juan Teixeira, fotoperiodista y amigo de Pablo con quien lleva trabajando más de una década, es el portavoz. El resto de componentes de la plataforma son amigos de diferentes ámbitos del periodista vasco.

Gastos legales más allá de los honorarios de los abogados

Según explica el entorno del periodista, la mayor parte de las aportaciones que se realicen se destinarán a cubrir el coste de la defensa legal de González. Además de la remuneración de los diferentes equipos legales, es necesario sufragar las dietas y gastos de desplazamiento de sus representantes -la prisión de Radom se encuentra a 100 km de Varsovia y sus representantes se desplazan allí con regularidad-, así como los diferentes trámites burocráticos necesarios para su defensa.

Otra parte de los fondos recogidos servirá para pagar la manutención de Pablo González en prisión. Tal y como él mismo ha detallado en cartas a sus familiares y amigos y en la denuncia que presentó ante el Tribunal de Estrasburgo, la alimentación que le proporcionan en prisión es bastante deficitaria y necesita suplementos alimenticios y vitamínicos. "Son alrededor de 300-400 euros mensuales", apunta Goiriena.

Los miembros de la plataforma #FreePabloGonzález piden que, una vez realizada la aportación, se envíe un email a la dirección freepablogonzalez@gmail.com, con los datos básicos de contacto para que en las próximas semanas se pueda agradecer personalmente a todas aquellas personas que ayuden al periodista.

Más noticias de Internacional