Público
Público

Entrevista “En América Latina ya no se dan golpes de Estado como los del siglo XX, se instrumentaliza al poder judicial”

El periodista argentino Pedro Brieger habla sobre la situación de la democracia en el mundo, de América Latina, de los medios de comunicación y de Oriente Medio desde su visión privilegiada de catedrático y analista televisivo con una larga trayectoria.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Pedro Brieger, en Madrid ante las inminentes presidenciales brasileñas con Lula inhabilitado y
opciones para el ultra Bolsonaro. | Amaya Larrouy

El periodista argentino, Pedro Brieger, especialista en política internacional, analista diario en la televisión pública de su país doce años y desde 2013 fundador y director del portal NODAL (Noticias de América Latina y Caribe), es una de las voces de alerta reunidas en Sao Paulo (José Luis Rodríguez Zapatero, Dominique de Villepin, Massimo D’Alema…) y Madrid (Felipe González, Juan Luis Cebrián…) y firmante con Celso Amorim, Noam Chomsky, Baltasar Garzón o Renata Ávila del manifiesto denuncia de “la instrumentalización del poder judicial brasileño” para apartar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva de las elecciones cuya primera vuelta serán este domingo 7, con el candidato fascista Jair Bolsonaro, liderando los sondeos.

Brieger, catedrático de Sociología de Medio Oriente en la Universidad de Buenos Aires moderó la mesa El nuevo (des)orden mundial: crisis multipolar y las fronteras invisibles del neoliberalismo, en el acto organizado en Casa América por el Common Action Forum.

¿Cuáles son las mayores amenazas a democracia hoy?

Complicado contestar porque, ¿qué es democracia?

¿Qué es para usted?

Para mí, la concreción de los derechos humanos para todos. No sólo libertad de voto y expresión, sino que la gente esté alimentada, no se torture, ni viole. No creo que la sociedad patriarcal pueda ser democrática. EEUU que se arroga ser baluartes de democracia deja mucho que desear. Y en la Argentina, mis alumnos solían contestar que hay democracia desde la ley de sufragio universal… que no incluía el voto de mujeres. Respuesta que ya ha cambiado, por suerte. Veo como la consigna más disruptiva de las últimas décadas la de: “El patriarcado se va a caer”. Porque va al corazón del sistema de relación entre personas, a lo más profundo de las violaciones de derechos humanos.

Ha sido clamada en las recientes marchas feministas argentinas pro despenalización del aborto. ¿Cómo está la situación tras la victoria del no?

El capítulo no se ha cerrado. La lucha por la despenalización y legalización unió a activistas de siempre con una nueva generación de chicas desde 15 años, todas con su pañuelo verde, reivindicación de orgullo y coreando: “Y ahora que si nos ven”, lo que ya dice mucho, “el patriarcado se va a caer y el feminismo va a vencer”. Salieron cientos de miles a las calles. Hubo marchas de solidaridad en todo el mundo. Ya lograron la lucha feminista en Argentina no sea minoritaria. Que la palabra “feminismo” haya dejado de ser palabra tabú.

“¡El patriarcado se va a caer! es la consigna más disruptiva en décadas porque va al corazón del sistema”

¿Para la mejora democrática y social ve prioritaria la renta básica universal, más impuestos a fortunas y multinacionales, democracia directa vía redes sociales?

Depende. Pero me interesa mucho la participación ciudadana directa, incluso por WhatsApp, en países con gran desarrollo de Internet. Porque la movilización personal ha sido siempre el motor de cambio.

Situación en América Latina

¿Por qué los gobiernos de izquierda estas décadas en América Latina han virado a la derecha?

Hay un giro conservador que no termina de consolidarse en América Latina tras décadas de fuerte hegemonía progresista. Los gobiernos progresistas sufrieron el desgaste del poder. Faltó más participación ciudadana. Hubo muchos casos de corrupción reales. La corrupción atraviesa a casi todos los gobiernos e ideologías. Es un problema crucial a investigar de forma más profunda.

¿En qué sentido?

Ir a al fondo: la codicia del individualismo. ¿Qué hace que alguien acepte un soborno, dádivas a cambio de obra pública? ¿Enriquecerse? ¡Si algunos acumulan más de lo que podrán gastar! Y muchos, sin llegar a eso, tenemos satisfechas las necesidades de sobra. Hasta que no ataquemos la raíz filosófica, el problema existirá. Y esa raíz es la esencia de la sociedad individualista que busca el dinero porque, en Argentina, España, Brasil o Alemania es lo que da prestigio social. Todo gira alrededor no de tener, sino de hacer dinero. La valoración depende de la capacidad monetaria y eso habla de la escala de valores morales. ¿Quién vuela en business? Ejecutivos, no científicos.

Brieger moderó el debate entre Renata Ávila, Baltasar Garzón y Alexander Main en Casa América. | Amaya Larrouy

En Madrid y el manifiesto firmado alertan de que, en Brasil, se han usado los tribunales para sacar a Lula de la carrera electoral.

“Lo que está pasando hoy en Argentina es como el golpe del 55,
pero jueces en vez de tanques”

Hoy, en América Latina, no se dan golpes de Estado como en siglos pasados, ni se asesina a los gobernantes en pleno mandato. Pero se usan otras herramientas del poder. En el caso de Lula está claro que el poder judicial está siendo usado por el poder político y económico como instrumento para sacar del juego, proscribir y eliminar a la figura opositora.

La ex presidenta de Argentina, Cristina Fernández, acaba de ser procesada por sobornos de empresarios. ¿Ve también persecución política contra ella?

Clarísima. Basta con conocer la historia argentina: el peronismo entre el 45 y 55 y el golpe de estado con bombardeos y asesinatos de civiles que lo derrocaron, mandando a Perón al exilio, incluida España, tras un periplo. Lo que está pasando en Argentina hoy es como el golpe del 55, pero con persecución jurídica en vez de tanques.

Señala la corrupción, como cáncer de la democracia. Y denuncia que se desvirtúa la lucha anticorrupción usando a jueces con fines políticos. ¿Cómo perseguir la corrupción si no en los tribunales?

Una cosa es la justicia y otra es el poder judicial. La separación de poderes parte de una farsa, de inicio, producto de cómo surgieron naciones. El poder judicial, como parte del aparato de poder, está concebido en beneficio de las clases sociales que construyeron los países. Por eso, un ladrón gallina va preso y uno de guante blanco queda en libertad.

¿Qué herramientas anticorrupción hay alternativas a los tribunales?

Yo no soy quién para saberlas. No me contratan para soluciones. Son los movimientos sociales, los partidos quienes buscan las vías para cambiar el mundo. Mi tarea es de sociólogo y analista político.

¿Cuál es su análisis de la situación en Venezuela?

¿Por qué Venezuela? ¿Por qué la obsesión? ¿Por qué no se horrorizan ante las masacres en México, donde se descubren fosas cada día? En Venezuela hay opositores prisión, sí. El informe Etellekt es un escalofriante listado de políticos asesinados en México. ¿Y Colombia que, tras década de reforzar aparato militar supuestamente para luchar contra la droga sigue siendo primer productor de cocaína? Los medios de comunicación instalan el tema de Venezuela, El País está obsesionado, Luis Almagro, secretario general de la OEA, obsesionado en Tuitter. Responde al interés político de que caiga ese gobierno por lo que representa Venezuela en América Latina. Todo empezó en 2005 cuando con Argentina, Paraguay, Brasil y Uruguay se negaron al gran proyecto de EEUU para la región: el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).

Reconversión de los medios de información

¿La reconversión industrial periodística es parte de la crisis económica mundial o una herramienta para el ruido y la desinformación?

Yo las nuevas tecnologías las veo como herramientas de democratización de la comunicación. De hecho, el portal que dirijo, NODAL, no habría podido existir hace veinte años, en papel. Por los costes de impresión y distribución. La existencia de múltiples plataformas democratiza la información y cada lector se hace su periódico consultando las webs de diarios, radios, Tuitter, Youtube, Instagram y redes alternativas. Ya no se depende de lo que te dan, se busca. Y este es el gran temor de los periódicos en papel.

¿Por su experiencia en NODAL se mantienen las plantillas, las redacciones, el servicio a los ciudadanos?

Está claro que los medios electrónicos emplean a mucha menos gente. Es parte de la evolución tecnológica. Nosotros no tenemos redacción, todo es virtual. Buscamos la información sobre América Latina y la producción propia es pequeña, sobre todo, entrevistas. El copyright no existe más. Lamentable, cierto. Afecta en especial a los fotógrafos que venden menos a las agencias y periódicos por tantas imágenes en Internet. Muchas sin calidad profesional, pero con el valor de ser tomadas por ciudadanos en el sitio y momento adecuados. Ahora en vez de recurrir a una sola agencia informativa, centralizada normalmente en Europa o EEUU, un portal como el que dirijo bebe de los medios de América Latina y el Caribe y las redes. Esta es la evolución. Buena mala es otro debate.

Oriente Medio y orden mundial

Como catedrático Sociología de Oriente Medio, ¿cree que renacerán las primaveras árabes de 2011?

“A China y Arabia no se les exige democracia porque participan de los intereses del sistema occidental y a Venezuela sí porque lo cuestiona”

Aquellas luchas fueron por un complejo conjunto de objetivos: problemas económicos, anhelo democrático, lucha contra el autoritarismo, en Egipto, Libia, Siria, Yemen… Y lograron ya hitos en la historia de Oriente Medio como derrocar el régimen de Hosni Mubarak que, por significado de Egipto, justifican hablar de revolución copernicana. Luego hubo las primeras elecciones libres. Tan trascendental que es difícil evaluarlo a corto plazo. Que el cambio parara no significa que ha terminado. Es un paréntesis de la historia. No sé si tardará cinco o cincuenta años. Pero el desenlace depende más que de la democracia, de la geoestrategia y los recursos naturales, como demuestra la relación de Occidente con China.

¿Ve China y Rusia un positivo contrapeso a EEUU o un motivo de preocupación por su falta democracia y respeto a los derechos humanos?

Para mí la clave sobre China es que se trata del caso más claro de hipocresía del mundo occidental, que se llena la boca pidiendo democracia en Venezuela pero reconoce que se violan derechos humanos en China y mantiene grandes negocios allí. Igual que España mantiene grandes negocios con Arabia saudí, sin que se convierta en gran debate social en España su falta de democracia. A China y Arabia no se les critica porque participan de los intereses de las multinacionales y el sistema occidental y Venezuela, en cambio, lo cuestiona.