Público
Público

España presiona a Rusia forzada por la OTAN y contra sus propios intereses

La falta de una estrategia común de Defensa europea ha facilitado que Estados Unidos extienda un escenario de confrontación con Moscú, muy alejado de los intereses reales de los países de la cuenca del Mediterráneo. 

Publicidad
Media: 3.06
Votos: 17

@CdelCastilloM

MADRID.- España ya tiene lista la nueva "punta de lanza" de la OTAN, la Fuerza Conjunta de Muy Alta Disponibilidad (VJTF, por sus siglas en inglés): una vanguardia militar para la Alianza Atlántica capaz de desplegarse en cualquier punto del planeta en cuestión de días, formada por 5.000 soldados. Tras certificar su plena capacidad operativa el pasado 27 de mayo tras unas maniobras en Polonia, este lunes 30 ha comenzado su andadura con otros ejercicios en el mismo país para poner en práctica sus funciones.

Los socios de la OTAN se turnarán el mando y composición de esta fuerza en ciclos anuales. España se hizo cargo del primer turno, 2016, y por ello ha liderado ambos ejercicios en Polonia, donde ha desplegado más de un millar de soldados procedentes de la Brilat (Brigada de Infantería Ligera Galicia) y del Cuartel General de Bétera (Valencia). 

Soldado de la Brilat 'Galicia', junto a carros Leopard polacos, en el ejercicio de la OTAN en Polonia. Foto: Pepe Diaz/RED (CC BY-NC-ND)

La creación de este contingente de despliegue inmediato —cuyos primeros elementos, según la OTAN, podrían llegar en 48 horas a cualquier parte del globo para confrontar "cualquier amenaza a la seguridad euroatlántica independientemente de su procedencia"— se acordó en la Cumbre de Gales (2014), donde la OTAN, que tras retirarse de Afganistán atravesaba sus horas más bajas ante el creciente debate sobre su anacronismo, encontró en la crisis de Ucrania la excusa perfecta para seguir viva: Rusia


EEUU ha extendido el escudo antimisiles a Rumanía y Polonia y desplegado tropas de la OTAN en la frontera rusa. Moscú denuncia que EEUU utiliza la Alianza Atlántica para generar "un escenario de confrontación"

No es casualidad que el lugar elegido para certificar la operabilidad de la VJTF fuera Polonia. La OTAN ha incrementado notablemente sus fuerzas en torno a la frontera rusa de la mano de EEUU, tanto en tropas como en capacidades estratégicas. Sin ir más lejos, el pasado 12 de mayo la Alianza culminó el despliegue de la segunda fase del escudo antimisiles en Rumanía. Su coste (880 millones de euros) ha sido financiado al completo por la Administración estadounidense, cuyo secretario de Defensa afirmó en febrero que la mayor amenaza para su país es Rusia, y no el Estado Islámico o el terrorismo yihadista.

Por ello, EEUU no se detendrá en Rumanía y seguirá extendiendo el escudo antimisiles —que tiene un enclave en la base naval de Rota (Cádiz), con cuatro destructores estadounidenses— a Polonia, a pesar de que Rusia, por el otro lado, ha reiterado en varias ocasiones que se siente amenazada por este relanzamiento de la OTAN centrado en concentrar fuerzas cerca de su territorio. "Estamos realmente convencidos de que el despliegue del sistema de defensa antimisiles representa una amenaza para la seguridad de Rusia", manifestó un portavoz del Kremlin tras la puesta en marcha de la base misilística de Rumanía, operada por 130 militares de EEUU.

En el medio, España

La OTAN ha defendido siempre que el escudo antimisiles es meramente defensivo, pero la escalada de tensión es incuestionable y ha sido reconocida por ambas partes. El presidente ruso, Vladimir Putin, ha utilizado el pretexto del escudo antimisiles para crear  otras tres divisiones militares para proteger su frontera. "Rusia tomará todas las medidas necesarias para responder a los riesgos", advirtió el ministro de Defensa ruso en una entrevista en el diario Magyar Nemzet, mostrándose muy crítico con el reposicionamiento de la Alianza: "Es una actuación desestabilizadora y poco perspicaz".

"Confiamos en que el sentido común acabará por imponerse en la OTAN, y que nuestros socios occidentales se armarán de coraje para renunciar a los esquemas de confrontación que obedecen al deseo de garantizar seguridad propia a expensas de los demás", remarcó el ministro ruso, que ha conseguido modernizar el vetusto Ejército soviético que heredó de la URSS y adaptarlo a los nuevos tiempos. Putin ha utilizado su campaña bélica en Siria
como escaparate de ello, consiguiendo varios encargos para su industria militar. Varios países se han interesado por los cazas y bombarderos Sukhoi y las ventas de armamento ruso podrían dispararse en unos 5.000 millones de euros para 2017.

El prototipo de caza ruso Sukhoi T-50 PAK-FA, que está finalizando sus pruebas de armamento y estará operativo el año que viene. MAXIM SHEMETOV / REUTERS


La OTAN ha colocado a España en medio de esta escalada militar, que cada vez recuerda más a la Guerra Fría. El escudo antimisiles de Rota, los militares españoles que integran y lideran la VJTF —que seguirán movilizados en 2017 como una de las dos fuerzas de apoyo a Reino Unido, cuyo Ejército tomará el testigo de la "punta de lanza"— y los enormes juegos de guerra que albergó la península ibérica a finales de 2015 han convertido a España en un bastión estratégico de EEUU en su pugna contra Rusia. Una pugna que queda muy lejos de los verdaderos intereses españoles en materia de Defensa. 

Fuentes del Ministerio de Defensa reconocen que "hasta ahora ha habido un enfoque muy centrado en potenciales amenazas para el este y el centro de Europa" tanto en la Alianza Atlántica como en la UE. "Nosotros creemos que las amenazas presentes en el sur, en concreto el yihadismo, son obvias, y convendría, y se está haciendo un esfuerzo constante para ello, mentalizar al resto de los socios, tanto europeos como a nivel OTAN, de esa realidad". Un esfuerzo que comparten Francia, Italia y Portugal: "Nosotros tenemos una política clara que es, como norma general, estar con nuestros aliados y ayudarles en todo lo que sea necesario… Naturalmente, esperando que haya una correspondencia en estos casos".

"No somos tanto como pensábamos"

La petición de auxilio a la OTAN y a EEUU ante la crisis en Ucrania por parte de los países del este de la Unión Europea ha evidenciado que la Unión está mucho menos unida de lo que parecía en los tiempos de bonanza económica. "En la UE somos lo que somos, pensábamos que éramos más hasta que hemos empezado a tener problemas: Grecia, refugiados, terrorismo...", expresa el coronel de Infanteria Pedro Baños, especialista en geoestrategia y jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo, en Estrasburgo, de 2001 a 2004. 


"En el sur nos preocupan cosas muy diferentes de las que preocupan
en los países
del norte y del este de Europa. Para ellos su amenaza es Rusia, en Italia o en España no tenemos esa preocupación en absoluto,
al contrario"

La falta de respaldo a las políticas comunitarias, o su ausencia, como ocurre en materia de Defensa, ha provocado que el poder estratégico de la UE quede disperso entre 28 intereses diferentes. Esta divergencia ha sido aprovechada por la OTAN para marcar territorio con Rusia utilizando a los estados europeos. "La OTAN impide que llegue una consolidación de una política de Defensa europea. La mayoría de los países UE son miembros de la OTAN: si no tienes necesidad porque alguien te está ofreciendo el paraguas militar, para qué vas a invertir y preocuparte en tener una serie de medios unificados, algo que ya de por sí es muy difícil", corrobora Baños. 

"En el sur nos preocupan cosas muy diferentes de las que preocupan en los países del norte y del este de Europa. Para ellos su amenaza es Rusia, en Italia o en España no tenemos esa preocupación en absoluto, al contrario", continúa el coronel experto en contrainteligencia. A este respecto Javier Couso, vicepresidente del comité de Asuntos Exteriores en el Parlamento Europeo, opina que "los países del sur tenemos que vernos, pensamos igual. Cuando estás en Europa te das cuenta de la diferencia de pensamiento del norte, del sur y del este. Nosotros tenemos que mirar a nuestro espacio y ahondar en el futuro una disuasión, que no sólo sea militar, pero que también sea militar en el marco de los países del Mediterráneo". 

Interior de un vehículo de la BRILAT Galicia VII que participa en el ejercicio Brilliant Jump 16 de la OTAN en Polonia. Foto Pepe Diaz/RED (CC BY-NC-ND)