Público
Público

Los espías de EEUU y Reino Unido 'hackearon' al mayor productor de tarjetas SIM del mundo 

Les permite controlar llamadas, textos y correos electrónicos de miles de millones de usuarios de móviles de todo el globo, según la información suministrada por Edward Snowden, exanalista de la agencia de seguridad estadounidense

La tarjeta SIM es una tarjeta inteligente desmontable usada en teléfonos móviles, que almacenan de forma segura la clave de servicio del suscriptor usada para identificarse ante la red, de forma que sea posible cambiar la línea de un terminal a otro simplemente cambiando la tarjeta.

REUTERS

FRÁNKFORT.- Las agencias de seguridad de Estados Unidos y Reino Unido, la NSA y la GHCQ, hackearon los sistemas de Gemalto, el mayor fabricante del mundo de tarjetas SIM, lo que potencialmente les permite controlar llamadas, textos y correos electrónicos de miles de millones de usuarios de móviles de todo el mundo. El presunto hackeo de Gemalto, de confirmarse, ampliaría el ámbito los métodos de vigilancia de masas conocidos puestos en práctica por estas agencias de espionaje e incluiría no sólo el correo electrónico y el tráfico de Internet, según lo revelado anteriormente, sino también las comunicaciones móviles, tal y como informa el portal The Intercept.

La compañía franco-holandesa —que suministra tarjetas SIM a las grades operadoras españolas— dijo este viernes que estaba investigando si la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA, por sus siglas en inglés) y la británica GCHQ habían entrado en sus sistemas para robar las claves de cifrado que podría desbloquear la configuración de seguridad en miles de millones de teléfonos móviles.

El informe elaborado por The Intercept, que cita documentos proporcionados por el excontratista de la NSA Edward Snowden, podría ser una vergüenza para los EE.UU. y los gobiernos británicos. Se abre un nuevo frente en la disputa entre los defensores de las libertades civiles y los servicios de inteligencia que dicen que sus ciudadanos se enfrentan a una grave amenaza de un ataque de grupos terroristas como el Estado Islámico.

Hace solo semanas desde que un tribunal británico dictaminó que el GCHQ había actuado de manera ilegal en el acceso a datos de millones de personas de Gran Bretaña, que habían sido recogidas por los sistemas de la NSA.

The Intercept afirma que el pirateo fue detallado en un documento secreto de 2010 de GCHQ y permitió a la agencia británica, junto a la NSA, monitorear una gran parte de las comunicaciones móviles de voz y datos en todo el mundo sin el permiso de los gobiernos, las empresas de telecomunicaciones o los usuarios.

"Tomamos esta publicación muy en serio y vamos a dedicar todos los recursos necesarios para investigar a fondo y comprender el alcance de este tipo de técnicas sofisticadas", manifestaron representantes de Gemalto, cuyas acciones se hundieron hasta en un 10% en la apertura de las bolsas este viernes. 

lea también...