Público
Público

Estados Unidos Una mujer embarazada pierde a su bebé tras recibir un disparo en el estómago y es acusada de homicidio en EEUU

La autora del disparo fue acusada en un primer momento pero finalmente se desestimó la causa contra ella. Un jurado acusa Marshae Jones de un cargo de homicidio involuntario, argumentando que fue ella quien inició la pelea.

Marshae Jones se enfrenta a cargos por homicidio involuntario. Condado de Jefferson

público

Una mujer de 27 años, Marshae Jones, ha sido detenida este miércoles por homicidio, pero no se trata de un caso cualquiera. La joven, residente en Birmingham, Alabama, ha sido acusada por matar a su bebé pese a que fue ella fue la que recibió un disparo en el estómago en un tiroteo en 2018, como asegura el medio local AL. La noticia ha sido difundida además en otros medios como The New York Times o la agencia internacional Associated Press (AP).

Ebony Jemison, de 23 años, disparó a Jones en el vientre, provocando la muerte del feto, tras discutir sobre el padre del bebé no nacido, según afirman fuentes de la Policía. Sin embargo, las autoridades la responsabilizan de la muerte por ser, según ellos, quien originó la pelea entre ambas. La autora del disparo, fue acusada en un primer momento, pero finalmente se desestimó la causa contra ella. Un gran jurado de Jefferson acusa ahora a Jones de homicidio involuntario.

Las autoridades han asegurado que Jones es la responsable de la muerte del bebé, a pesar de que ella no disparó la pistola

La joven se encontraba embarazada de cinco meses cuando recibió el disparo. "La investigación ha mostrado que la única víctima en este triste acontecimiento ha sido el bebé no nato", asegura un teniente de la policía de Pleasant Grove, Danny Reid. Además, añade que "fue la madre quien inició y continuó la pelea que acabaría matando a su propio bebé". "Jones comenzó la pelea y Jemison le pegó un tiro en defensa propia", concluye el agente.

El feto de cinco meses era "dependiente de su madre para tratar de evitar que se dañara, y le protegiera", agregó Reid. Jones ingresará en la cárcel del condado de Jefferson, donde será retenida con una fianza de casi 44.000 euros.

Una ley ultraconservadora

El pasado mayo la gobernadora de Alabama, Kay Ivey, firmó un proyecto de ley que prohíbe el aborto, incluso en situaciones de violación e incesto. Alabama es uno de los 38 estados de Estados Unidos que tiene leyes más contundentes contra el aborto, ya que consideran al feto como víctima potencial. 

Este trágico suceso ha provocado numerosas reacciones en Twitter. Defensores de la ley del aborto que apoyan a Jones y asociaciones pro vida intervienen en la red social para mostrar sus opiniones. 

Ilyse Hogue, presidenta de NARAL, una organización dedicada a la defensa de los derechos reproductivos de la mujer, se mostró muy crítica ante los hechos en Twitter: "Dicen que porque ella comenzó, la tiradora ha quedado en libertad. Así se ve el año 2019 para una mujer embarazada de color sin recursos en un Estado rojo -republicano-. Esto está pasando ahora".

El Yellowhammer Fund, una asociación miembro de la Red Nacional de Fondos de Aborto, opinó sobre la situación de Jones. "El estado de Alabama ha demostrado una vez más que, en el momento en que una persona se queda embarazada, su única responsabilidad es tener el bebé vivo y saludable. Se considera que cualquier acción que tome una persona embarazada que pueda impedir el nacimiento sea un acto criminal", critica la directora ejecutiva Amanda Reyes en el comunicado.

Además, han creado una cuenta en paypal para ayudar a Jones, a través de donaciones, para el pago de su fianza.

Más noticias de Internacional