Público
Público

Gibraltar Lo tomas o lo dejas: Bruselas advierte a Reino Unido de que no hay alternativa al acuerdo

Bruselas no está dispuesta a volver a la mesa de negociaciones. No cree que haya margen, ni voluntad, ni, sobre todo tiempo para una solución diferente.

Publicidad
Media: 4.57
Votos: 7

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante su comparecencia ante los periodistas tras la reunión del Consejo Europeo que avaló el acuerdo entre la Unión Europea y el Reino Unido para hacer efectivo el brexit. EFE/ Horst Wagner

Lo tomas o lo dejas, le han advertido los estados miembros a la primera ministra británica Theresa May, al término de la cumbre que ha dado luz ver de al acuerdo de salida de Reino Unido de la Unión Europea. El documento aprobado hoy, han insistido los líderes europeos, es el mejor que los británicos podrían conseguir. Y May lo sabe.

"Estoy convencida de que hemos logrado el mejor acuerdo. Este es el único posible", ha asegurado May ante la prensa. La primera ministra británica traslada este sentimiento a la ciudadanía, pero sobre todo a los miembros de la Cámara de los Comunes que deberán dar su ‘okay’ al texto en los próximos días. Y no está nada claro que vayan a hacerlo.

Pero Bruselas no está dispuesta a volver a la mesa de negociaciones, no cree que haya margen, ni voluntad, ni sobre todo tiempo. Así que los líderes presionan también para hacer ver que esto es lo que hay, y poco más puede moverse la posición de los 27 al respecto. "No hay plan B", ha asegurado el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte.

"La idea de que algo más pueda ser negociado simplemente no existe. Cuanto más nos acercamos al voto (en el Parlamento Británico), será cada vez más evidente que la alternativa al acuerdo es no acuerdo", ha advertido el primer ministro irlandés Leo Varadkar. Y a nadie menos que a Irlanda le interesa esto ya que un brexit sin acuerdo acabaría probablemente en el cierre de la frontera con Irlanda del Norte, algo que la negociación ha tratado de evitar a toda costa.

Tampoco Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, institución que ha llevado el peso de las negociaciones del brexit, ve margen. "Estoy totalmente convencido de que este es el único acuerdo posible", ha subrayado Juncker. Y advierte a “quienes piensen que rechazando este acuerdo conseguirán uno mejor", que van a decepcionarse si lo hacen.

Angela Merkel ha calificado el documento de "obra maestra" de la diplomacia y ha mostrado su "tristeza" por el divorcio pero también su "alivio" la aprobación del tratado. Una sensación que comparten sus colegas en Bruselas que entienden el día de hoy como "triste para Europa" pero celebran la consecución de un acuerdo que, entiende, preserva los intereses europeos, protege los derechos de los ciudadanos y evita una frontera dura entre Irlanda del Norte e Irlanda. La contrapartida, claro, la salida de Reino Unido de la Unión después de más de cuarenta años.

Theresa May sin embargo, no comparte la desazón de Merkel en este divorcio. "Entiendo que haya quien tenga ese sentimiento dentro y fuera del Reino Unido, pero es momento de pasar página", ha dicho la premier en rueda de prensa. Y la siguiente página consistirá en convencer a los miembros del Parlamento británico de la necesidad de apoyar este acuerdo. May ha asegurado que argumentará en favor del acuerdo "con todo mi el corazón" para lograr el respaldo de los comunes y de momento, no se plantea dimitir.

Para Reino Unido tampoco hay plan B. "No creo que deba haber un segundo referéndum. Le dimos la opción al pueblo británico, votaron para abandonar la Unión Europea. Debemos cumplirlo", ha sentenciado Theresa May.

Pierden todos, gana España

Pedro Sánchez ha vuelto a destacar la victoria española en el caos del Brexit. "Con el Brexit perdemos todos pero en Gibraltar, gana España", ha asegurado el presidente del gobierno al término de la cumbre. Sánchez asegura que en las declaraciones de las instituciones adjuntas al acuerdo de salida y la declaración política, "la Unión Europea asume por primera vez la posición de España en su contencioso con Reino Unido sobre Gibraltar".

"Hay un antes y un después en este Consejo, en el que se redefine la posición de España en la negociación respecto a las futuras relaciones con Gibraltar", ha insistido el presidente del gobierno.

EFE/ Horst Wagner

Moncloa argumenta que los cuatro documentos acordados el pasado sábado refuerzan la posición de España en una posible negociación con Reino Unido. Dos documentos son declaraciones firmadas, por los 27 y la Comisión europea de un lado, y Reino Unido de otro. En esta clasifican la interpretación del "artículo de la discordia", como lo ha llamado Sánchez, y aclaran que cualquier acuerdo sobre la relación futura entre Gran Bretaña y la UE no se aplicará necesariamente a Gibraltar.

Pero hay dos aspectos que siguen sin quedar claros. Por un lado, si estos textos que se han aprobado como declaraciones adjuntas al acuerdo de salida y la declaración política son legalmente vinculantes. Por otro, si en caso de que el texto se caiga, la declaración subsistiría al referirse a un acuerdo muy concreto.

Fuentes diplomáticas aseguran que la segunda declaración de los 27 cubre todas las bases. Esta última establece que cualquier acuerdo sobre la relación futura que afecte a Gibraltar tendrá forma de un texto independiente y deberá pasar primero por Madrid. Pero este compromiso es de los estados miembros y la Comisión, no de Reino Unido.

El cierre del acuerdo de hoy es solo un paso más hacia una negociación mucho más dura sobre las futuras relaciones entre Londres y Bruselas. El presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, ha insistido en que los compromisos contraídos con España no se han en vano. "Por favor, no subestimen la importancia de esta cuestión [la de Gibraltar] para el Reino de España. Estamos con España en esto", ha sentenciado Juncker.