Público
Público

Evacuan el reactor 3 de Fukushima por nuevo humo negro

De momento se desconocen las causas que han provocado la humareda, que ya ha comenzado a disiparse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una nueva columna de humo procedente del reactor 3 de la central nuclear de Fukushima, ha provocado la evacuación de los trabajadores que se encuentran trabajando en las tareas de mantenimiento, según informa la agencia de noticias Kyodo. Sin embargo, según esta misma agencia, el humo ha empezado a disiparse de manera gradual.

Según TEPCO, la compañía eléctrica de Tokio, aún se desconocen las causas que han provocado el humo de color grisáceo. Aún así, la cadena de televisión japonesa NHK ha informado de que no se observan llamas procedentes del reactor. Además, se ha informado de que la radiación en Fukushima 2 horas antes de la aparición del humo era de 435 microsieverts y que poco antes de ser vista la humareda, la radiación había bajado a 283,7 microsieverts. Las autoridades aseguran que no existen razones para ampliar la zona de evacuación alrededor de la central nuclear. 

Esta es la segunda vez en dos días que asciende humo de color oscuro del dañado reactor 3, lo que indica, según los expertos consultados por la cadena NHK, que no se trata de vapor de agua. La unidad 3 es una de las más peligrosas porque funciona con una mezcla de uranio y plutonio muy contaminante.

Durante la noche de este martes, los operarios de la central consiguieron devolver la electricidad al panel de control de la unidad, lo que permitiría iniciar ciertas funciones internas y medir la temperatura y presión de la instalación.

Mientras tanto, el problema sigue siendo la radiación en las aguas y los alimentos en todo Japón. El Gobierno nipón informó durante la madrugada española de que había encontrado radiación en una depuradora de Tokio, al tiempo que Estados Unidos anunciaba restricciones a productos como verduras o leche de hasta cuatro prefecturas japonesas.

Reactor 1. El agua del sistema de refrigeración cubre sólo hasta la mitad de las barras de combustible, que se cree dañadas. No hay indicios de que la vasija de contención esté deteriorada. El sistema de refrigeración del reactor está seriamente averiado y sin suministro eléctrico. La emergencia está en el nivel 5 de 7 en la Escala Internacional Nuclear y de Sucesos Radiológicos (INES). Se sigue bombeando agua de mar para reducir la temperatura.

Reactor 2. Las barras de combustible nuclear sólo están sumergidas en agua hasta la mitad. Se cree que el núcleo y el combustible nuclear han sufrido daños y que la vasija no está totalmente intacta. Se han producido emisiones de humo y vapor, y elevadas dosis de radiación. El sistema de refrigeración está tan dañado como en la unidad 1. La temperatura del agua en la piscina sigue muy por encima de los normales 25 grados, aunque está estabilizada entre los 49 y 53 grados. Japón ha situado en 5 el grado de emergencia en este reactor.

Reactor 3. Sistema de refrigeración averiado, bajo nivel de agua en el reactor, daños en el combustible nuclear en el reactor e incertidumbre sobre la situación en el estanque de combustible. Una explosión destrozó la cubierta exterior del edificio. Columnas de humo blanco y gris fueron observadas los días 19 y 20 de marzo. Esas emisiones fueron acompañadas de subidas en los niveles de radiactividad. Se ha vertido agua desde helicópteros y desde camiones cisternas para enfriar las instalaciones. Grado 5 en la escala INES.

Reactor 4. La piscina de combustible usado es el principal problema, ya que poco antes del terremoto se trasladó aquí todo el combustible del reactor. Se ha rociado el edificio con agua y el día 22 comenzó a bombearse agua a un ritmo de 50 toneladas por hora, con la intención de mantener esa operación durante tres horas. No hay datos precisos sobre el avance en los esfuerzos para reactivar el suministro eléctrico.

Reactores 5 y 6. Estas unidades estaban desactivadas cuando se produjo el seísmo, por lo que el generalizado corte de suministro eléctrico no ha tenido un efecto tan grave. Ambas unidades disponen ahora de suministro eléctrico y están en modo seguro, con temperatura y presión bajas en el reactor.