Público
Público

Expatriados Reino Unido Los expatriados españoles que no quieren volver a Reino Unido tras la pandemia: "El trabajo no lo es todo"

La emergencia por el coronavirus ha llevado a muchos españoles a volver a nuestro país, y a no querer volver a Reino Unido.

Carolina, española expatriada en Liverpool.
Carolina, española expatriada en Liverpool.

Cuando Carolina se mudó a Liverpool en 2013, su familia apostó a que no duraría más de un mes en Reino Unido. "Yo siempre decía: A mí no me saques de Almería, del sol y de mi gente", explica esta andaluza de 28 años. "Mi hermana vivía en Liverpool y cuando la iba a visitar pensaba: Qué horror, ¡aquí se hace de noche a las tres de la tarde! Pero un verano me dio por probar. Y ahora, mírame: llevo en Reino Unido siete años".

Carolina compagina su trabajo en un restaurante con sus estudios en gestión de eventos en la Universidad de Liverpool. Antes de que llegase la pandemia, su sueño era trabajar en una multinacional en Reino Unido. Tras el cierre de los restaurantes y las universidades, decidió volverse a España y pasar la cuarentena en casa de sus padres en Almería con su marido, que también es español.

Lleva un mes en Almería y dice que la pandemia ha cambiado sus prioridades. "Al principio, Reino Unido se coge con muchas ganas. Pero ahora me dan ganas de llorar cuando pienso que tengo que volver a Liverpool. Llegué al Reino Unido con 21 años. Nunca había estudiado fuera, salía, conocía a un montón de gente… Conocí al que es ahora mi marido trabajando en el restaurante y nos compramos una casa. Al principio teníamos mucha ilusión".

Pero Carolina explica que con los años le empezaba a pesar la distancia. "Últimamente cuando volvía se me partía el alma. Tengo un hermano de tres años al que casi no he visto crecer, y mis abuelos están muy mayores. Tengo dos hermanas y las tres estamos fuera. Cuando mi madre sale a hacer la compra y ve familias con carritos de bebé me dice: Ay ésta no voy a ser yo, yo no voy a poder pasear con mis nietos".

Carolina sabe que con su carrera de gestión de eventos tiene más oportunidades laborales en Reino Unido que en España. Pero aun así prefiere volverse. "Siempre he sido ambiciosa. Quería sacarme una carrera, pensar a lo grande. Pero ahora lo que quiero es estar con mi familia, ver a mi hermano crecer. Pienso en todas las navidades que me he perdido trabajando en hostelería y para mí ya no lo es todo el trabajo. La pandemia ha sido una desgracia muy grande, pero he podido estar un mes en casa por primera vez en siete años".

En los grupos de Facebook de Españoles en Reino Unido muchos expatriados comparten los sentimientos de Carolina. Por ejemplo Edu, un valenciano de 33 años que vive en Bristol. "Me vine al Reino Unido hace ocho años", explica. "Mi madre tenía una pequeña empresa de confecciones, pero con la crisis tuvo que cerrar. Tengo dos hermanos, uno de ellos 20 años más joven que yo. Yo tenía 25 años, no tenía trabajo y no aportaba nada a la economía familiar, así que decidí buscarme la vida".

Edu empezó trabajando de au pair y luego comenzó a formarse como chef. Desde hace tres años es jefe de cocina y afirma que está muy contento en su trabajo. Aun así, dice que ha llegado el momento de volver a España y ver la vida de otra manera.

"La pandemia me ha superado", dice. "Esta cuarentena ha sido mucho de pensar, mucho de estar en soledad. Mi pareja (que es polaca) y yo teníamos pensado quedarnos unos diez años más en Reino Unido, la idea era tener un hijo y volvernos para España cuando el pequeñajo tuviese cuatro o cinco años. Pero con la pandemia me he dado cuenta de que yo realmente soy una persona muy familiar, muy de mis amigos, y toda mi gente está en España". Edu explica que muchos expatriados (sobre todo los más jóvenes) vienen a Reino Unido a trabajar un par de años y luego se van: sólo uno de los amigos que hizo cuando vino hace ocho años sigue en Bristol.

Edu, un valenciano de 33 años que vive en Bristol.

Edu sabe que es probable que le sea difícil encontrar un trabajo cuando vuelva. "Tengo claro que no va a ser la mejor forma de empezar en España, en mitad de una pandemia. Pero el que tiene ganas puede, el que tiene ganas hace lo que sea. Con 24 años valoras unas cosas y con 33 valoras más otras, y ahora me he dado cuenta de lo que de verdad importa en la vida. La persona que quiere volver es totalmente diferente a la persona que se fue hace ocho años. Empiezo desde cero, pero empiezo con mi gente".

Sara, una madrileña en Londres, tiene 24 años pero a raíz de la pandemia también ha empezado a valorar otras cosas que no son el trabajo. "Yo me vine a Reino Unido por el tema laboral, las oportunidades que me han dado aquí no las habría tenido en España", explica Sara, que trabaja en una empresa hostelera. "Llevo tres años y medio en mi trabajo y me han ascendido tres veces. Aquí se valora más cuánto trabajas y no tanto la titulitis como en España, donde valoran más la edad y los títulos que tienes".

Sara decidió volverse a Madrid cuando su empresa cerró por causa del coronavirus. Tuvo que renunciar al 80% de su sueldo (que le garantizaba el gobierno) ya que su empresa le comunicó que si quería beneficiarse del ERTE británico tenía que quedarse en Reino Unido. Aun así, dice que no se arrepiente de haber vuelto a Madrid. "Estuve dos meses en casa, con mi familia, mis amigos, con la comida casera… en vez de tener que ver las fotos de los cumpleaños y las celebraciones familiares pude estar ahí en persona. Me hizo pensar: ¿De verdad el trabajo merece tanto la pena?".

Sara volvió a Londres a principios de junio y está a la espera de que su empresa abra de nuevo. "En España no es posible tener mi puesto con la edad que tengo, está claro que aquí el trabajo está más valorado. Pero me he dado cuenta de que echo mucho de menos España", dice la madrileña. "El otro día un amigo en Londres me preguntó: ¿Tú crees que te ha cambiado la pandemia? Y suena a tópico, pero la verdad es que sí. De un día a otro, mi vida cambió totalmente. Me di cuenta de que mi vida giraba en torno a algo, el trabajo, que realmente puede desaparecer en cualquier momento".

Sara explica que tener una vida social en Londres es más complicado que en Madrid. "Es una ciudad enorme, puedes conocer a alguien a través de un grupo de Facebook y al intentar quedar te das cuenta de que vive a una hora de distancia. El típico terraceo español de las diez de la noche no es tan fácil aquí. Ahora me apetece volverme a Madrid", afirma. "No es que sienta que me estoy haciendo mayor o que me quiera asentar. Simplemente he cambiado el chip".

Sara, una madrileña que vive en Londres, de 24 años.

No es tan fácil volver y encontrar trabajo en España cuando no tienes estudios superiores y tienes 45 años, dice Ana, que prefiere no dar su nombre real. Ana lleva 17 años en Reino Unido y lleva trabajando como personal de tierra en el aeropuerto de Gatwick desde el 2006. A principios de año se dio de baja por estrés y ansiedad. "Me cambié de departamento y no me vino bien el cambio", explica. "Además coincidió que me tuve que cambiar de vivienda por razones personales. Me daba remordimiento de conciencia no trabajar, así que iba a reincorporarme en marzo. Entonces llegó la pandemia".

Ana se fue a pasar la cuarentena a Sevilla con su familia. El último mes lo ha pasado en su piso en Málaga. "Hace casi veinte años que no paso tanto tiempo seguido en España, y he empezado a apreciar muchas cosas de este país", explica. "He empezado a vivir el día a día en España. Yo antes lo veía como una turista, venía unos días, salía con mis amigos y me volvía. Ahora aprecio las cosas simples, como por ejemplo ver a una familia pasear con sus hijos pequeños de noche. En Reino Unido a partir de las ocho de la tarde ya no ves a niños pequeños en la calle. Ir al mercado y ver pescado fresco es otro gusto. Aquí se vive la vida de otra manera".

Ana afirma que le va a costar mucho volver a Reino Unido, pero no ve otra alternativa. "Yo no tengo estudios superiores", explica. "En Reino Unido hay oportunidades laborales aunque no tengas estudios. Con el sueldo que me han pagado en el aeropuerto a lo largo de los años me ha dado para vivir, viajar, y hasta comprarme un piso en Málaga. Pero veo el mundo laboral muy mal en España, sobre todo para alguien de mi edad. Tengo una amiga que trabaja en el Mercadona y me ha dicho que ahí no te contratan si tienes más de 38 años. No sé si será verdad".

Ana tiene claro que si hubiese alguna manera de quedarse en España lo haría, aunque tuviese que renunciar a una parte importante de su sueldo. "Si aquí me ofreciesen un trabajo, aunque sea como mileurista, me quedaba. Pero creo que con mi edad tengo las puertas cerradas".

Más noticias de Internacional