Público
Público

Explosiones Sri Lanka La Policía detiene a 24 personas en relación con los atentados que han dejado 290 muertos en Sri Lanka

La Policía ha confirmado que el artefacto que ha detonado este lunes de forma controlada en Colombo se encontraba en el interior de un vehículo que fue utilizado la víspera por los autores. El Gobierno ha atribuido la responsabilidad al grupo islamista local Thowheed Jamath Nacional, pero afirma que ha contado con ayuda de una "red internacional".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La iglesia católica de San Sebastián tras las explosiones en Negambo, Sri Lanka | REUTERS / Athit Perawongmetha

Al menos 290 personas han muerto y otras 500 resultaron heridas en la serie de atentados que golpearon tres iglesias durante las celebraciones de la festividad cristiana, cuatro hoteles y un complejo residencial, informaron este lunes fuentes oficiales. La Policía de Sri Lanka ha detenido este lunes a 24 personas por su presunta relación con la ola de atentados.

El ministro de Estado de Defensa y Medios de Comunicación, Ruwan Gunasekara, confirmó la última cifra oficial de víctimas mortales en una intervención pública en la que también anunció que 24 personas han sido detenidas y permanecen en custodia policial en relación con los atentados. Los detenidos están siendo interrogados por la división de investigación criminal de la Policía, añadió.

La Policía ha confirmado que el artefacto que ha detonado este lunes de forma controlada en Colombo se encontraba en el interior de un vehículo que fue utilizado la víspera por los autores de la cadena de atentados que ha dejado al menos 290 muertos y más de 500 heridos durante el Domingo de Resurrección, según ha informado la BBC. El artefacto se encontraba dentro de una furgoneta supuestamente utilizada por los terroristas y que se quedó aparcada cerca de una de las iglesias de Colombo que fueron atacadas durante la jornada del domingo. La deflagración controlada no ha provocado heridos.

Además, los artificieros de la Policía ceilandesa han descubierto 87 detonadores en dos lugares distintos en Colombo este lunes, según ha informado la propia fuerza de seguridad. Los detonadores estaban situados cerca de la principal parada de autobús de la principal ciudad del país.

El Gobierno de Sri Lanka ha atribuido la responsabilidad por la cadena de atentados al grupo islamista local Thowheed Jamath Nacional aunque ha subrayado que sus milicianos han tenido que contar con ayuda de una "red internacional" para perpetrar los ataques.Según ha contado a la BBC Alan Keenan, director para Sri Lanka del 'think tank' International Crisis Group, este grupo terrorista puede ser el mismo que en 2018 atacó unas estatuas de Buda en la localidad de Marwanella.

"En diciembre en la localidad de Marwanella fueron atacadas unas estatuas de Buda y la Policía arrestó a un grupo de jóvenes que se dijo que eran estudiantes de un predicador que aparece mencionado en documento de Inteligencia publicado ayer", ha señalado.

Este domingo la Policía ha detenido a un total de 13 sospechosos que podrían tener conexión con estos atentados, según informa el diario NewsFirst. Las autoridades localizaron una furgoneta que podría haber trasladado los materiales explosivos y la casa donde podrían haberse alojado los responsables de este ataque en las afueras de la capital del país, Colombo.

Sri Lanka vivió ayer un Domingo de Resurrección sangriento cuando se produjeron seis explosiones de forma simultánea hacia las 08.45 hora local (02.45 GMT) en tres hoteles de lujo en Colombo y también en una iglesia de la capital, otra en Katana, en el oeste del país, y la tercera en la oriental ciudad de Batticaloa.

Horas después, una séptima detonación tuvo lugar en un pequeño hotel situado a unos cien metros del zoo de Dehiwala, y la última en un complejo residencial en Dematagoda, también en Colombo. Además, artificieros del Ejército de Sri Lanka detonaron también el domingo de manera controlada un explosivo localizado en las proximidades del principal aeropuerto internacional del país.

Nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque

Por el momento, nadie ha reivindicado la responsabilidad del ataque. El presidente del país, Maithripala Sirisena, que estaba en el extranjero cuando ocurrieron los ataques, ha convocado una reunión del consejo de seguridad nacional a primera hora de este lunes.

El ministro de Estado para la Defensa ha señalado además que los atentados fueron perpetrados por terroristas suicidas pertenecientes a un único grupo, del que no se ha confirmado su identidad. Sin embargo, según un informe de Dow Jones Newswires que se puso a disposición de EFE este lunes, el portavoz del Ejecutivo, Rajitha Senaratne, explicó a la prensa que varios funcionarios creen que el grupo militante islamista conocido como National Thowheed Jamath (NTJ) está detrás de los ataques.

El Gobierno cree que los atentados fueron perpetrados con la ayuda de una "red internacional", según ha contado este lunes Senaratne. "Nosotros no creemos que estos ataques fueran llevados a cabo por un grupo de personas confinadas en este país", ha indicado el portavoz del Ejecutivo ceilandés. "Hubo una red internacional sin la cual estos ataques no habrían tenido éxito", ha remachado.

Las fuerzas de seguridad del país han hecho guardia esta noche frente a los principales hoteles y decenas de personas han regresado a sus hogares tras el levantamiento de las restricciones. El Gobierno también bloqueó el acceso a Facebook y Whatsapp, lo que dificultaba el acceso a la información.

Un oficial de seguridad frente al santuario de San Antonio en Colombo | REUTERS/ Athit Perawongmetha

Advertencias de los ataques

El primer ministro ceilandés, Ranil Wickremesinghe, reconoció que antes de los ataques recibieron alertas previas, pero no adoptaron las precauciones necesarias. Wickremesinghe ha destacado además que numerosos líderes internacionales se han puesto en contacto con el Gobierno para ofrecer su apoyo y colaboración y ha apuntado que recurrirán a la misma si los responsables de los atentados recibieron ayuda del exterior, según recoge el portal de noticias cingalés News First.

En cuanto a los autores, Wickremesinghe ha indicado que pronto publicará los detalles de las personas responsables de este ataque, aunque ha avanzado que los terroristas son ciudadanos cingaleses por la información que ha recibido hasta el momento. Por último ha hecho un llamamiento a la unidad del país para "trabajar unidos para acabar con la amenaza del terrorismo y echarla de este país".

Militares de Sri Lanka montan guardia cerca del lugar de la explosión en una iglesia en Batticaloa  | REUTERS

Los atentados

Más de un centenar de personas han muerto solo en una explosión, la ocurrida en la Iglesia de San Sebastián, en la ciudad de Negombo, al norte de la capital. Otra treintena de personas fallecieron en la explosión de la Iglesia de Sión, en Batticaloa (provincia oriental del país). La tercera detonación ha ocurrido en la iglesia de San Antonio, en el distrito de Kotahena, en la capital, Colombo, y ha dejado al menos medio centenar de fallecidos.

Los tres hoteles afectados son el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La, todos ellos en la capital, Colombo, y todos de categoría cinco estrellas. Además se ha confirmado al menos 35 extranjeros se encuentran entre los fallecidos en los atentados de este domingo y 30 más están hospitalizados. Entre los muertos hay nacionales de Bélgica, EEUU, China, Turquía, Portugal, Bangladesh, Pakistán India y el Reino Unido, entre otros países.

Cuatro horas después ocurrieron otras dos explosiones. La primera, en el jardín zoológico nacional de Dehiwala, a diez kilómetros al sur de Colombo, que ha dejado al menos dos policías fallecidos, según han confirmado fuentes médicas. 

La octava explosión del día sucedió en el barrio residencial de Dematagoda, en el este de la capital, Colombo, cuando policías que investigaban los atentados contra los hoteles siguieron a un sospechoso hasta una casa donde fue detonado el explosivo. Tres policías han muerto.

En Sri Lanka la población cristiana representa el 7,4%, mientras que los budistas son el 70,2%, los hinduistas el 12,6% y los musulmanes el 9,7%, según datos del censo de 2011.

Sin embargo, atentados de esta magnitud no habían tenido lugar en Sri Lanka desde la guerra civil entre la guerrilla tamil y el Gobierno, un conflicto que duró 26 años y finalizó en 2009, y que dejó, según datos de la ONU, más de 40.000 civiles muertos.

Oficiales de policía trabajan en la iglesia católica de San Sebastián | REUTERS/ Athit Perawongmetha

Toque de queda en Colombo

Las autoridades de Sri Lanka han ordenado este lunes la imposición de un nuevo toque de queda en Colombo, la ciudad más poblada del país, un día después de la cadena de atentados en la isla. La decisión ha sido anunciada apenas unas horas de que fuera levantado el primer toque de queda.

Según las informaciones facilitadas por el diario local Lankadeepa, el toque de queda entrará en vigor a las 20.00 horas (las 14.30 horas en la España peninsular) y se extenderá hasta las 4.00 horas (hora local) del martes.

La Presidencia ha anunciado que declarará la emergencia nacional y "publicará en la gaceta oficial antes de la medianoche las medidas relacionadas con la prevención del terrorismo para una regulación de emergencia", ha explicado en un comunicado el gobierno ceilandés. El objetivo de la declaración de la emergencia nacional, según el Ejecutivo, será centrar los esfuerzos en la lucha antiterrorista y no conllevará restricciones a la libertad de expresión.

Más de 7 nacionalidades entre los extranjeros fallecidos

Daneses, australianos, estadounidenses, chinos, británicos, turcos o indios se encuentran entre los al menos 32 extranjeros fallecidos en los atentados del domingo en Sri Lanka, según informaciones proporcionadas por sus respectivos gobiernos sobre estos ataques. Entre las víctimas mortales figuran tres daneses, que son hijos de Anders Holch Povlsen, dueño de la firma de moda Bestseller y uno de los hombres más ricos de Dinamarca, según confirmó este lunes la compañía.

Bestseller, propiedad de la familia Holch Poulsen, posee marcas como Only, Vero Moda y Jack&Jones, además de contar con una red de 2.700 tiendas y presencia en más de 15.000 establecimientos multimarca en Europa, América, Oriente Medio, Australia e India.