Público
Público

La Fiscalía argentina cita a declarar al espía que colaboraba con Nisman

Antonio 'Jaime' Stiuso, exjefe de Inteligencia, está considerado una pieza clave en la investigación de la muerte del fiscal 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Protesta contra la presidenta de Argentina junto al Congreso del país. - REUTERS

BUENOS AIRES.- La fiscal que investiga la muerte de Alberto Nisman ha citado a a declarar a Antonio "Jaime" Stiuso, el exjefe de Inteligencia que colaboraba estrechamente con el procurador y que el Gobierno argentino señaló como instigador de una maniobra de desestabilización.

Stiuso colaboró durante años con Nisman en la investigación del atentado contra la mutua judía AMIA, que dejó 85 muertos en 1994. La citación responde a llamadas del expía que se habrían registrado en el teléfono de Nisman dos días antes de su muerte, según medios locales.

Stiuso está considerado una pieza clave en la investigación de la muerte de Nisman, que fue encontrado con un tiro en la cabeza en su vivienda el pasado 18 de enero, cuatro días después de denunciar a la presidenta por presunto encubrimiento de los sospechosos iraníes del ataque contra la institución judía. 

Jefe de Operaciones de la Secretaría de Inteligencia hasta que fue relevado del cargo, el pasado diciembre, Stiuso ha sido señalado por la presidenta argentina como el responsable de una maniobra de desestabilización del Gobierno que incluye la muerte de fiscal Nisman. "Lo usaron vivo (a Nisman) y después lo necesitaban muerto. Así de triste y terrible", señaló la presidenta en una de sus reacciones a la muerte de Nisman.

El secretario de Presidencia, Aníbal Fernández, insistió en pedir que la fiscal Fein convocara a declarar a Stiuso y a Diego Lagomarsino, el informático que le entregó a Nisman la pistola que acabó con su vida y que el Ejecutivo relaciona también con los servicios secretos.

El lunes, Stiuso fue denunciado por el legislador porteño Gustavo Vera por enriquecimiento ilícito, lavado de dinero, tráfico de influencias y cohecho, delitos que, según la demanda, se habrían concretado a través de empresas que el ex jefe de Operaciones de Inteligencia habría formado junto a otros agentes.

Antonio Horacio Stiuso, alias "Jaime Stiles", de 61 años, comenzó a trabajar para la Inteligencia en 1972 y fue acaparando poder durante la dictadura (1976-1983) y los gobiernos democráticos hasta llegar a la cúpula de los servicios secretos. El diciembre, la presidenta renovó la dirección de la Inteligencia y puso al frente a un hombre de su máxima confianza, Óscar Parrilli.

Considerado uno de los hombres más poderosos de los servicios secretos argentinos, Stiuso guarda valiosa información de personajes relacionados con el poder y tiene buenas relaciones con agencias de espionaje internacional, como la Cía y el Mossad.