Público
Público

La Fiscalía pide ingresar a Breivik en un psiquiátrico

El Ministerio Público noruego considera que el ultra no es penalmente responsable del atentado de Oslo y la matanza de Utoya

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía noruega considera que el ultraderechista Anders Behring Breivik es un paranoico. El Ministerio Público ha solicitado el ingreso en un psiquiátrico al autor confeso de los atentados de julio de 2011 en los que murieron 77 personas.

El fiscal Svein Holden ha leído las conclusiones durante la penúltima vista del juicio en Oslo. Para la Fiscalía hay 'claros signos' de que Breivik no se encontraba en estado psicótico al hacer estallar una furgoneta bomba en el recinto de edificios gubernamentales de la capital noruega antes de la matanza en la isla de Utoya contra un campamento de adolescentes de las Juventudes Laboristas, pero el primer informe psiquiátrico que se le realizó, y que le diagnosticaba como esquizofrénico paranoico, 'presenta una duda real'.

La existencia de incertidumbre sobre la responsabilidad penal de Breivik, acentuada por un segundo informe que no le consideró psicótico, es clave para la Fiscalía, que actúa según el principio de que 'es peor condenar a un psicótico a la cárcel que a un no psicótico a tratamiento psiquiátrico'.

'Es peor condenar a un psicótico a la cárcel que a un no psicótico a tratamiento psiquiátrico'

Holden resaltó en la vista, transmitida en directo por la televisión pública noruega NRK, que es 'difícil' presentar objeciones contra la opinión de los primeros psiquiatras acerca de los 'delirios de grandeza' que constituyen la base de la supuesta paranoia, un diagnóstico apoyado por la Comisión de Medicina Forense.

Las respuestas del propio Breivik al respecto durante el juicio, su 'tenacidad' en defender la existencia de la red terrorista de 'Caballeros Templarios', fortalecen ese diagnóstico, según los fiscales, que no creen que exista 'tal y como él la describe'.

Holden admitió no obstante la posibilidad de que el tribunal disienta de esa opinión, por lo que en ese caso, 'de forma subsidiaria' pidió una pena de custodia de 21 años para el extremista, que reaccionó con una sonrisa. Breivik ha dicho en otras ocasiones que recurrirá si es condenado a recibir tratamiento psiquiátrico, porque él se considera penalmente responsable de los actos. Un eventual caso de apelación comenzaría el 15 de enero de 2013.

El juicio contra el ultraderechista, que se ha prolongado durante diez semanas, se cerrará este viernes con el turno de la defensa y con una declaración final del acusado, que en principio no será retransmitida por las televisiones. La sentencia se conocerá finalmente el 20 de julio o el 24 de agosto, según ha informado con anterioridad el tribunal de Oslo.