Público
Público
Únete a nosotros

Fragata Méndez Núñez Defensa retira una fragata española de una misión encabezada por EEUU 

Ante la escalada de tensión entre Washington y Teherán, Defensa ha decidido retirar temporalmente el barco. Margarita Robles defiende que la decisión del Gobierno responde al "escrupuloso cumplimiento" de un acuerdo firmado con EEUU.

Publicidad
Media: 4.56
Votos: 9

La ministra de Defensa en funciones, Margarita Robles, pasa revista a la tropa durante una visita a la base Cid Campeador en Burgos. EFE/Santi Otero

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha ordenado la "retirada temporal" de la fragata española Méndez Núñez del grupo de combate encabezado por el portaaviones USS Abraham Lincoln ante la escalada de tensión entre Washington y Teherán, han confirmado fuentes de Defensa.

Según adelanta El País la decisión por la ministra en Bruselas, donde se encontraba para asistir a una reunión de titulares de Defensa de la Unión Europea, que ha tenido lugar este lunes. Según Defensa la "medida temporal de retirada es efectiva mientras el barco americano esté en la zona" y que la fragata se reincorporará a la flota cuando ésta retome sus planes de completar la vuelta al mundo. "La fragata está en una misión de circunnavegación y no va a entrar en ningún otro tipo de misión", han especificado las fuentes del Ministerio, tras recordar la escalada de tensión entre Estados Unidos e Irán.

Desde Bruselas, Robles ha incidido en que la retirada de la Méndez Núñez  responde al "escrupuloso cumplimiento" de un acuerdo técnico-militar firmado con EEUU hace dos años. La ministra ha dejado claro que la finalidad de ese acuerdo era "conmemorar el quinto centenario de la vuelta al mundo" y efectuar un "despliegue puramente técnico", por lo que ya se contemplaba en él la retirada de efectivos si una de las partes se implicaba en una misión unilateral diferente, como ha sido el caso del portaaviones, que se dirige al golfo Pérsico.

La flota ha cruzado ya el estrecho de Bab el Mandeb, que une el mar Rojo con el océano Índico, y se dirige al estrecho de Ormuz para entrar en el golfo Pérsico, que cruzará ya sin el buque español. Según informó la Armada el pasado mes de enero, la fragata Méndez Núñez (F-104) salió de El Ferrol rumbo a la costa Este de Estados Unidos para la realización de los ejercicios necesarios para lograr la certificación del adiestramiento conjunto del CSG-12, grupo de combate cuyo buque insignia el portaaviones nuclear "USS Abraham Lincoln".

El objetivo de los ejercicios era "lograr una completa integración como uno de los escoltas del portaaviones americano", informó la Armada. Tras finalizar los ejercicios, el pasado mes de abril la fragata se incorporó al grupo de combate para el despliegue previsto para los siguientes meses con el objetivo de "incrementar el nivel de interoperabilidad entre la US Navy y la Armada española".

Comenzaba así una misión de seis meses de duración que debería llevar a la Méndez Núñez a surcar el Mediterráneo, el mar Rojo, Golfo Pérsico, océano Índico, mar de la China y océano Pacífico, en una circunnavegación del globo que completaría regresando a España por el canal de Panamá.

En aquella ocasión, la Armada subrayó que "la fragata Méndez Núñez llevará a cabo operaciones navales en diversas partes del globo para contribuir a la paz y seguridad mundiales, así como para proteger los valores de la libertad y la democracia de la sociedad en que vivimos".

Como informa El País, el pasado día 8, durante su visita a la base aérea de Morón de la Frontera (Sevilla), donde operan fuerzas estadounidenses, Robles ya subrayó que, en relación con la crisis iraní, "el compromiso de España es con la Unión Europea y los organismos internacionales, y ahí es donde vamos a adoptar siempre las posiciones comunes". La ministra de Defensa insistió en que España es un "socio serio y fiable", pero sus Fuerzas Armadas solo están vinculadas por los acuerdos de la UE y la OTAN, con lo que se desmarcaba de decisiones unilaterales de Estados Unidos.