Público
Público

Francia El agresor de los Campos Elíseos había jurado lealtad al líder del Estado Islámico

En una carta, Adam D. reconocía que había mantenido un "doble juego" al hacerse con un arsenal de armas gracias al tiro deportivo.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Agentes de policía galos permanecen en guardia en la céntrica avenida de los Campos Elíseos, donde un coche ha impactado contra un furgón de la Gendarmería francesa. EFE/Christophe Petit Tesson

El autor del atentado fallido perpetrado este lunes contra un furgón de la Gendarmería en los Campos Elíseos de París había jurado lealtad al grupo terrorista Estado Islámico, según fuentes de la investigación citadas este martes por varios medios galos.

El supuesto terrorista, de 31 años e identificado por la prensa como Adam D., había dejado una carta en la que se declaraba fiel a Abu Bakr al Baghdadi, líder de Estado Islámico, informa la cadena BFM TV. En este mismo documento, también reconocía que había mantenido un "doble juego" al hacerse con un arsenal de armas gracias al tiro deportivo.

El primer ministro, Edouard Philippe, ha explicado que el sospechoso obtuvo el permiso de posesión de armas antes de que fuese incluido en el fichero 'S' por su radicalización islamista y ha admitido que es "bastante posible" que aún tuviese en vigor dicha licencia, como apuntaron el lunes los medios.

Investigación

La Fiscalía antiterrorista ha abierto una investigación para esclarecer el alcance del incidente ocurrido este lunes, que el Gobierno ha descrito como un "intento de atentado". El supuesto terrorista, fallecido tras el intento de ataque, embistió un furgón policial a bordo de un vehículo que contenía una bombona de gas y varias armas de fuego, entre ellas un kalashnikov.

Las fuerzas de seguridad también han localizado un arsenal de armas en la vivienda del sospechoso. Asimismo, han detenido a cuatro de sus familiares -padre, hermano, cuñada y exmujer- en una serie de redadas llevadas a cabo en las últimas horas.

Críticas sobre la eficacia del control

El hecho de que el agresor poseía un permiso de armas pese a estar fichado por radicalismo ha despertado las críticas sobre la eficacia del control sobre ese hombre: recibió la primera autorización para la práctica de tiro en 2012, pero su renovación, el pasado febrero, tuvo lugar cuando ya estaba bajo el visor de las autoridades.

"Nadie puede estar satisfecho de que alguien señalado pueda seguir beneficiándose de ese permiso", indicó este martes en la cadena BFM TV el primer ministro francés, Édouard Philippe.

El jefe del Gobierno recordó que hasta ahora la autoridad civil no tenía acceso al historial de la persona cuando examinaba su situación, una reglamentación que se cambió a finales de mayo, pero al mismo tiempo reconoció que retirar las licencias es "una decisión difícil".

El agresor no había sido condenado y, según una fuente policial citada por el periódico "Le Monde", la renovación de su permiso se produjo con "conocimiento de causa" para no levantar sus sospechas.