Público
Público
Únete a nosotros

Francia aumentará su contingente en Malí de 750 a 2.500 militares

El Gobierno galo se queja de la escasa movilización de los europeos para ayudar a su intervención militar en el país africano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Francia, que tiene desplegados en Malí unos 750 militares, prevé aumentar sus efectivos hasta 2.500 soldados en la operación contra los rebeldes que ocupan el norte del país, según fuentes del Ministerio de Defensa citadas por el diario Le Monde. Los militares que están ahora en el país han llegado esencialmente de países vecinos en los que Francia cuenta con bases permanentes.

El Estado Mayor del Ejército, sin confirmar un objetivo preciso para el despliegue, especificó que ya se encuentran en Bamako dos compañías de militares del Ejército de Tierra llegados de Chad, con unas 200 personas cada una, y de un escuadrón blindado con unos 60 vehículos que llegaron la pasada noche desde Abiyán, en Costa de Marfil. También se han instalado en el aeropuerto de Bamako dos cazas Mirage que han estado implicados en los bombardeos de los últimos días.

El presidente francés, François Hollande, de visita en Abu Dabi, ha avanzado que el despliegue francés iba a aumentar, aunque puntualizó que la idea es ceder la responsabilidad de las operaciones a los africanos. 'Estamos confiados en la rapidez con la que podremos detener a los agresores, los enemigos, los terroristas', dijo Hollande, que insistió en que con la llegada de los africanos, algo que 'va a tardar todavía una buena semana', eso debe 'permitir el restablecimiento de la integridad territorial de Malí'.

Francia dice que sin su intervención los terroristas estarían en la capital de Malí 

El mandatario galo defendió la actuación de las fuerzas francesas, que tienen como objetivo'destruir y capturar en caso de que sea posible' a los terroristas y asegurarse de que 'no vuelvan a actuar en el futuro'. 'Si somos atacados nos defenderemos', insistió Hollande.

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, indicó que el objetivo de la operación militar es 'detener a los grupos terroristas que iban hacia Bamako' porque sin la intervención francesa 'esos grupos estarían hoy' en la capital del país.

Sobre el apoyo a Francia, el ministro galo de relaciones con el Parlamento, Alain Vidalies, se ha quejado de la escasa movilización de los europeos y dijo que espera que las cosas mejoren. En una entrevista en al cadena de televisión LCI, Vidalies reconoció que 'no se puede decir que Francia esté sola' en la intervención, pero 'hay ausencias que son un poco lamentables', y se puede constatar que en Europa hay una escasa movilización.

'Va a haber reuniones, esperamos que las cosas mejoren, en particular hoy. Estaría bien', comentó en alusión a contactos con otros países. Al respecto, el semanario Der Spiegel indica que el Gobierno alemán está estudiando la posibilidad de enviar cuatro aviones de transporte Transall mientras espera que se forme el contingente de los países vecinos africanos.

'Hay ausencias que son un poco lamentables', dice el Gobierno francés sobre la movilización de países europeos

De acuerdo con ese medio, el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel, que hasta ahora ha descartado la participación con un contingente propio en una misión en Malí, espera una petición formal por parte francesa respecto a ese apoyo logístico. Los Transall serían utilizados para el transporte de soldados a la zona en conflicto, ante el despliegue de tropas que prepara la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Los jefes del Estado Mayor de la CEDEAO estudiarán hoy en Bamako la estrategia a seguir para su intervención militar contra los rebeldes, que controlan ya la mitad norte del país. Se estima que la comunidad africana pretende destinar a la misión unos 3.300 soldados, procedentes de Nigeria, Níger, Burkina Faso y Senegal, países que ya han confirmado el envío de contingentes a la misión.

Por otro lado, más de medio millón de malienses han abandonado sus hogares huyendo del conflicto para refugiarse en países vecinos, en algunos casos, y en otros para quedarse como desplazados dentro de Malí, ha denunciado el Programa Alimentario Mundial (PAM). Según los datos de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) -recogidos por la gubernamental Comisión sobre el Movimiento de Personas- del total de personas que han dejado sus comunidades de origen, 228.918 son desplazados internos. La mayoría se encuentran en las regiones de Bamako, Segou, Kayes, Koulikoro, Sikasso y Mopti.

ACNUR: 'El recuento es muy difícil a causa de la inseguridad'

Con respecto a los refugiados malienses acogidos en la región, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha contabilizado 144.500, pero son los que tienen registrados. De ellos, 54.100 en Mauritania, 50.000 en Níger, 38.000 en Burkina Faso, 1.500 en Argelia, y pequeños grupos en Guinea y Togo.

Tras los combates del fin de semana entre el Ejército maliense, con apoyo francés, y las milicias islamistas radicales, se ha incrementado el número de personas que han abandonado sus hogares y que han cruzado las fronteras vecinas. 'El recuento es muy difícil a causa de la inseguridad. Y la situación es muy fluida. Hemos contabilizado movimientos de 'centenares' de personas, pero dada la situación, creemos que esas cifras se incrementarán en los próximos días', alertó Adrian Edwards, portavoz del ACNUR.