Público
Público

Francia autorizará la reproducción asistida para lesbianas y mujeres no casadas

El Gobierno francés también recalca que mantendrá la prohibición del recurso a los vientres de alquiler

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

Emmanuel Macron, junto a François de Rugy | EFE

El Gobierno francés ha presentado esta semana un proyecto de ley sobre bioética en el Consejo de Ministros que autorizará la reproducción asistida para las parejas de lesbianas y para las mujeres solas, mientras que mantendrá la prohibición del recurso a los vientres de alquiler. La ley debería llegar a la Asamblea Nacional en septiembre. "Era una promesa del presidente de la República (Emmanuel Macron) y se cumple", subrayó la titular de Sanidad, Agnès Buzyn, en una conferencia de prensa al término del Consejo de Ministros.

El derecho a recurrir a esas técnicas, que desde 1994 estaban autorizadas en Francia para las parejas heterosexuales, se ampliará a “las parejas de mujeres y a las mujeres no casadas”, según el proyecto de ley.

Hasta ahora hay unas 150.000 tentativas de reproducción asistida cada año en el país y, de acuerdo con el Ejecutivo, los nuevos colectivos que podrán acogerse añadirán unas 2.000 más, muchas de las cuales hasta ahora se llevaban a cabo en el extranjero.

Buzyn aseguró que con esta modificación legal no hay "ningún riesgo" de que se autorice la gestación subrogada, una posibilidad ansiada por una parte de los diputados del partido presidencial, La República en Marcha, pero contra la que se había manifestado Macron desde la campaña para su elección.

Para el reconocimiento de los vínculos de filiación de las dos mujeres de una pareja de lesbianas se ha creado un dispositivo específico: tendrán que hacer una “declaración anticipada de voluntad” ante notario por la que se comprometen a la paternidad. De esa forma, en el momento del nacimiento se reconocerá su paternidad en el registro civil para evitar contenciosos.

En cuanto a los donantes de gametos que sean utilizados para una reproducción asistida, su anonimato ya no será tan absoluto como hasta ahora. En el momento de la donación, tendrán que señalar si autorizan que los niños que puedan nacer tengan acceso al llegar a los 18 años bien a su identidad completa bien a una serie de características (como la edad o ciertas características físicas).

Se trata de que los nacidos de donaciones aportadas por personas que no son sus padres legales puedan tener informaciones al menos sobre su origen biológico, algo que tiene interés por ejemplo desde el punto de vista sanitario. En cualquier caso, la ministra de Sanidad precisó que los donantes seguirán sin poder conocer a quién se destinará su esperma.

El proyecto del Ejecutivo francés autorizará, pero de forma limitada, la posibilidad de que las mujeres y los hombres congelen sus gametos de cara a una futura maternidad o paternidad. Ahora sólo es posible cuando se justifica por razones terapéuticas, por ejemplo en el caso de una mujer con cáncer cuyo tratamiento es susceptibles de dejarla estéril.

En el futuro se podrá hacer sin una justificación médica, aunque con algunas limitaciones, como la edad, y bajo la cobertura de la Seguridad Social para la fase de la extracción. No obstante, el costo de mantener esos gametos congelados (unos 100 euros anuales) irá a cargo del interesado.