Público
Público

Francia e Italia intervienen con militares en la guerra de Libia

París y Roma confirman el envío de asesores para ayudar a los rebeldes a combatir a Gadafi

PÚBLICO

Nicolas Sarkozy no podía quedarse a la zaga de DavidCameron. Un día después de que Reino Unido anunciara el envío a Libia de asesores militares, a pesar de que la resolución 1973 de la ONU descarta toda intervención militar terrestre, el presidente de Francia anunció ayer: "Vamos a ayudaros". Confirmaba así, en el Palacio del Elíseo, al líder del Consejo Nacional de Transición libio (CNT), Mustafa Abdeljalil, que "como los ingleses, efectivos militares franceses están con nuestro representante diplomático ante el CNT". Mientras, Cameronhablaba por teléfono con Silvio Berlusconi para convencerle de enviar también instructores militares, lo que confirmó ayer el ministro italiano de Defensa, Ignazio La Russa. "Todo esto no tiene nada que ver con el envío de tropas" a suelo libio, insistió Sarkozy.

Las palabras del presidente francés sobre la presencia de fuerzas especiales se habla de "un pequeño grupo de oficiales de enlace" y no se precisa el número en el país magrebí fueron explicadas por el portavoz del Gobierno, François Baroin. "La posición de Francia es muy simple: no estamos pensando en tropas de combate terrestres, de ninguna manera. La posición francesa no ha cambiado sobre esta cuestión", dijo ayer. La víspera, el ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé,se había mostrado "totalmente contrario" al envío de militares al campo de batalla.

Era la tercera vez que Sarkozy recibía a un portavoz del CNT, pero era la primera vez que Abdeljalil acudía al Elíseo. Empezó, como es debido, por agradecer a Francia, que "nos apoyó desde el principio", y por invitar a Sarkozy a Bengasi. "Sería importante para la moral de la revolución", aseguró el líder rebelde libio. Y luego llegaron las promesas y las peticiones. "Prometemos a la comunidad internacional trabajar por un Estado democrático, en el que el jefe del Estado no llega con los tanques, sino por las urnas. La represión [de Muamar Gadafi] nos obligó a ser combatientes. Gracias al auxilio de Alá, la revolución encontró ayuda y hemos hablado con el presidente francés para ver cómo podemos intensificar este apoyo", declaró Abdeljalil.

Sarkozy confirmó entonces la intensificación de los bombardeos aéreos en los próximos días. En el frente, la situación está estancada: Misurata lleva siete semanas asediada por las fuerzas de Gadafi.

"La guerra de Vietnam empezó así", advierte un diputado británico

Italia anunció que también enviará militares. "Italia y Reino Unido están de acuerdo en que hay que entrenar a los rebeldes: son jóvenes con ganas de luchar por su causa, pero no tienen las capacidades necesarias e iremos entonces a donde existen las condiciones de seguridad necesarias para mostrar nuestro saber y permitirles enfrentarse a un ejército profesional", explicó el ministro La Russa.

La falta de precisión sobre la labor exacta de los militares británicos, franceses e italianos en territorio libio alimentó ayer cierta polémica, sobre todo en la prensa británica. "Reino Unido está haciendo lo que expresamente dijo que no iba a hacer", apuntó The Guardian. "La guerra de Vietnam empezó de la misma manera, con el envío de asesores militares", advirtió un diputado. "Si su misión sólo es de reconocimiento para ayudar a la protección de los civiles, la presencia de esas fuerzas especiales es lógica y no viola la resolución 1973 de la ONU", explicó al diario Le Monde el general Loup Francart, especialista en la gestión de crisis internacionales.

Por otra parte, La Oficina de Acción Humanitaria de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo informó del envío de 4,7 toneladas de material humanitario a Misurata.

España envía medicinas, material sanitario, leche en polvo y papillas

Este material complementa el envío, la pasada semana, de 15 toneladas de medicamentos a Bengasi. Hay medicinas, material sanitario, leche en polvo y papillas infantiles.

Entretanto, el régimen de Gadafi sigue desafiando a la comunidad internacional. Tras aparecer el déspota ayer por la mañana en la televisión estatal, el ministro libio de Exteriores, Abdul Ati al Obeidi,aseguró que su país podría organizar elecciones "supervisadas por Naciones Unidas", pero sólo si los bombardeos de la OTAN cesan.

Más noticias de Internacional