Público
Público

El futuro de Afganistán Los talibanes reconocen la muerte de 12 personas en Kabul y matan a tres civiles en Jalalabad durante una protesta

El nuevo poder urge a la población a abandonar los accesos del aeropuerto y a que se vayan a sus casas si no tienen el derecho a viajar. "No queremos herir a nadie más en el aeropuerto", dijo un portavoz talibán.

Protestas contra los talibanes en Jalalabad (Afganistán). Su represión se saldó con tres muertos.
Protestas contra los talibanes en Jalalabad (Afganistán). Su represión se saldó con tres muertos. Pajhwok Afghan News/Handout via REUTERS

Los talibanes han confirmado que doce personas han muerto en el aeropuerto de Kabul y en sus alrededores desde que el país cayó el pasado domingo de nuevo bajo su régimen, según recoge Reuters. La misma agencia informa de al menos otros tres muertos y más de una docena de heridos durante las protestas contra el grupo en Nangarhar.

La protesta por la bandera tuvo lugar en Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar, cuando "los manifestantes quisieron colgar la bandera tricolor nacional, en vísperas (del aniversario) de la independencia de Afganistán del Imperio Británico". Los talibanes reaccionaron "disparando al aire" y golpeando a algunos de los presentes, entre ellos a periodistas, mientras pedían que la substituyesen por la bandera blanca inscrita con la declaración de fe islámica, que representa su Emirato Islámico, en el enfrentamiento fallecieron tres manifestantes.

Pero tras la mediación de líderes tribales, los insurgentes aceptaron finalmente que se colgara la bandera "hasta que se establezca el nuevo Gobierno" talibán, resolviéndose así un conflicto que dejó al menos tres muertos y varios heridos, según recoge la prensa local afgana.

Caos en el aeropuerto

En Kabul y los alrededores del aeropuerto de la ciudad, esas 12 personas han muerto a causa de disparos y estampidas. Miles de afganos que se concentran en las inmediaciones del aeropuerto de Kabul, víctimas del caos y la falta de organización, que hacen casi imposible entrar en el recinto, incluido para aquellos que han sido convocados por las embajadas.

Miles de personas, entre ellas niños y ancianos, llegados de Kabul y de otras provincias afganas, pasan los días y las noches frente a las puertas cerradas del aeropuerto, para que solo unos pocos, tras largas horas bajo el sol con empujones, caídas y un volver a levantarse, logren entrar. Y es que cada pocos minutos, una estampida hace que decenas de personas, debilitadas por el calor y las largas horas de espera, caigan inconscientes empujadas por la multitud, mientras los niños gritan y lloran y sus familiares tratan de evitar que los pisoteen.

Los talibanes urgen a la población a abandonar los accesos del aeropuerto y a que se vayan a sus casas si no tienen el derecho a viajar."No queremos herir a nadie más en el aeropuerto", ha dicho la fuente oficial talibán que ha preferido no ser identificada.  

Debido al caos czabombarderos de Estados Unidos están sobrevolando Kabul, para garantizar la seguridad en el aeropuerto de la capital, desde donde se está evacuando a ciudadanos estadounidenses y a sus colaboradores afganos.

El portavoz del Departamento de Defensa estadounidense, John Kirby, indicó este jueves en una rueda de prensa en el Pentágono que esos aparatos no están volando a baja altura y que no suponen ninguna demostración de fuerza.

Por su parte, el subdirector de Logística del Estado Mayor de EE.UU., el general Hank Taylor, señaló en la misma comparecencia que las fuerzas estadounidenses mantienen "un ojo atento" a la operación de evacuación: "Llevamos a cabo continuamente evaluaciones a fondo para proteger la seguridad de los estadounidenses, usaremos todas las herramientas de nuestro arsenal para lograr esta meta".

Más noticias de Internacional