Público
Público

Gadafi bombardea de nuevo las posiciones rebeldes en el este de Libia

Mientras el dictador aumenta la presión, la Liga Árabe estudia una propuesta de mediación de Hugo Chávez y la OTAN anuncia que no intervendrá en el conflicto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las fuerzas aéreas libias leales a Muamar al Gadafi volvieron a atacar a primera hora de esta mañana el enclave petrolero de Briqa, después de la fallida ofensiva del miércoles, en la que murieron 12 personas y 28 resultaron heridas, según fuentes hospitalarias. Las  bombas de Gadafi cayeron sobre el aeropuerto pero también en otras zonas de la ciudad, como en las proximidades de un hospital, según informó a Efe un portavoz de los rebeldes. La ciudad de Aydabiya, a unos 80 kilómetros de Briqa, también ha sufrido el bombardeo de los fieles a Gadafi.

Un portavoz de un grupo de rebeldes, que exhibían en un puesto de control los restos de los proyectiles lanzados por los atacantes en Briqa, aseguró a EFE que la aviación lanzó temprano el ataque, sin que por el momento se conozca si se produjeron víctimas.

Lo tiene difícil el dictador: las fuerzas rebeldes están cada vez más organizadas y confiadas, apelan al apoyo internacional y aspiran a expandir sus éxitos militares hacia el oeste, en dirección a Trípoli. Además, se intensifican los movimientos para alcanzar un alto el fuego aunque sea precario. El secretario general de la Liga Árabe, Amr Musa, dijo que se estaba considerando un plan de paz para Libia ofrecido por el presidente venezolano, Hugo Chávez.

Chávez llamó el miércoles a Gadafi para ofrecer su mediación. El dictador libio aceptó la propuesta de su amigo. 'Hemos sido informados sobre el plan de Chávez pero todavía está siendo considerado', dijo Musa a Reuters en una conversación telefónica. 'Ayer consultamos a varios líderes', expresó Musa, pero no dio un plazo para una decisión final sobre el plan.

Por otra parte, según informa la agencia AFP, la OTAN no intervendrá en Libia. Eso es lo que dijo el secretario general del organismo, Anders Fogh Rasmussen, si bien precisó que están preparados para 'cualquier eventualidad'.

Rasmussen aseguró que la Alianza ha 'tomado nota' de las peticiones de la oposición libia, que ha pedido el apoyo de aviones de combate extranjeros para poder resistir al régimen de Muamar el Gadafi.

Sin embargo, el secretario general de la OTAN recordó que la resolución aprobada por el Consejo de Seguridad de la ONU no permite el 'uso de fuerzas armadas' en Libia.