Público
Público

Giuliani tira la toalla y da su apoyo a McCain

El ex alcalde de Nueva York y favorito hasta hace pocos meses se equivocó de estrategia.

ISABEL PIQUER

¿Qué pasó? ¿Fue la desastrosa decisión estratégica de saltarse las primeras etapas de las primarias y jugárselo todo a una sola carta? ¿Su estilo demasiado neoyorquino? ¿Su campaña, basada casi exclusivamente en el 11-S? ¿Sus tensas relaciones con el electorado conservador?  “A lo mejor es algo más sencillo: cuanto más le vieron los votantes republicanos, menos quisieron votar por él”, analizaba ayer el diario  New York Times.

“La arrogancia de Giuliani, su defecto más trágico”, sentenciaba un columnista del New York Post, el diario que siempre le respaldó, incluso en sus peores momentos, cuando el alcalde prohibió a Yaser Arafat acudir a una cena conmemorativa del cincuentenario de la ONU o cuando la policía neoyorkina sodomizó a Abner Louima con el palo de una escoba.

Giuliani, que contaba usar el trampolín de su popularidad como “alcalde de América”, abandonó ayer la carrera y decidió respaldar a John McCain, con el que siempre se ha llevado bien. Su caso pasará a los anales de lo que no hay que hacer en unas elecciones.

La caída ha sido estrepitosa. A finales de verano parecía el candidato inevitable, con el 38% del respaldo republicano. Pero el estilo iracundo, despectivo e irónico, que tan bien sienta en Nueva York, no se traduce con soltura en las praderas de Iowa, los bosques de New Hamsphire o los suburbios de Florida.

Más noticias de Internacional