Público
Público

Evo Morales Sin presidente ni sustitutos: Bolivia se enfrenta al desgobierno tras el golpe

Junto con la forzada renuncia de Evo Morales llegó la de sus inmediatos sucesores según la Constitución, el vicepresidente, Álvaro García Linera, y los presidentes del Senado y la Cámara de Diputados. Ahora, reina la incertidumbre sobre el relevo. 

Publicidad
Media: 2.67
Votos: 3

El vicepresidente e inmediato sucesor de Morales, Álvaro García Linera (izq.), también ha renunciado. / Reuters

El golpe de Estado en Bolivia ha dejado al país un vacío de poder que va ser complejo volver a llenar. Tras la forzada renuncia de Evo Morales como presidente por la persecución sufrida, hicieron lo propio sus inmediatos sucesores previstos por la Constitución boliviana. Como consecuencia, el reemplazo ahora está en manos de la Asamblea Legislativa y tendrá que pasar por un acuerdo político.

Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, anunciaron la tarde del domingo que renunciaban a sus cargos en un vídeo transmitido por el canal estatal, sin que hasta el momento se hayan hecho públicas las respectivas cartas de dimisión.

También han renunciado los presidentes del Senado, Adriana Salvatierra, y de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, ambos oficialistas, y los siguientes en la línea de sucesión constitucional.

Un antecedente similar en 2005

Un antecedente de una situación similar en Bolivia se produjo en 2005, cuando el entonces presidente Carlos Mesa renunció asediado por conflictos sociales. Mesa había asumido la Presidencia del país en 2003 tras la dimisión de Gonzalo Sánchez de Lozada en el llamado "octubre negro", una revuelta social en contra de la decisión gubernamental de exportar gas boliviano a Estados Unidos a través de un puerto chileno.

En medio de la crisis de 2005, renunciaron a su derecho constitucional a suceder a Mesa los entonces presidentes del Senado, Hormando Vaca Díez, y de la Cámara de Diputados, Mario Cossío, al no haber un vicepresidente que pudiera asumir en reemplazo del entonces gobernante.

Tras la marcha del expresidente boliviano Carlos Mesa se vivió una situación similar en el país. / Reuters

Asumió la Presidencia el titular de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez Veltzé, en junio de ese año para convocar en diciembre a las primeras elecciones generales que ganó Evo Morales.

Esa figura estaba permitida en la Constitución que rigió hasta antes de 2009, pero la Carta Magna promulgada ese año por Morales no la contempla, explicó el abogado constitucionalista Gonzalo Hidalgo.

¿Qué establece la Constitución?

El artículo 169 de la nueva Constitución boliviana establece la misma línea de sucesión en caso de la renuncia del presidente, vicepresidente, del presidente del Senado hasta el de la Cámara baja

Todos los sucesores señalados por la Constitución han renunciado a su cargo junto a Morales

"En este último caso, se convocarán nuevas elecciones en el plazo máximo de noventa días", indica ese artículo. "En caso de ausencia temporal, asumirá la Presidencia del Estado quien ejerza la Vicepresidencia, por un periodo que no podrá exceder los noventa días", agrega.

Para Hidalgo, lo más importante ahora es tener una sensatez constitucional, no alejarnos de los principios establecidos en la Constitución. Por ello, lo que se debe hacer ahora es "esperar primero la aceptación de la carta de renuncia del presidente" en la Asamblea Legislativa, que deberá analizarla en una sesión. Hasta el momento no se conoce una renuncia escrita de Morales ni de García Linera.

Posibles alternativas

Ante la ausencia de los titulares del Senado y de Diputados, el experto consideró que la Comisión Mixta de Constitución de ambas cámaras debe llamar a una reunión de emergencia y "conseguir cómo van a señalar ahora una estructura de dirección de la Asamblea Legislativa", en ausencia incluso del vicepresidente. En el Legislativo tiene la mayoría el partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS).

El constitucionalista consideró importante que en las próximas horas pueda darse un acuerdo político porque, si bien ambas cámaras están sin presidentes, "sí hay una representación política soberana a través de los asambleístas, ellos tienen que tomar una decisión responsable, una decisión constitucional".

"Va a ser muy importante la responsabilidad que asuman los políticos en la Asamblea Legislativa hasta llegar a un consenso y dar una salida constitucional", agregó.