Público
Público

Golpe de efecto de los abogados para aplazar el juicio a Chirac

La defensa alega que las acusaciones contra el exjefe de Estado de Francia han prescrito

ANDRÉS PÉREZ

El esperado juicio contra el expresidente Jacques Chirac, aplazado durante años a causa de su inmunidad presidencial, se inició hoy en París. Y lo hizo con un golpe de efecto de uno de los abogados defensores. Al plantear una objeción previa de forma sobre la posible prescripción de los hechos juzgados, un auténtico embrollo jurídico, amenaza con aplazar el proceso durante meses o incluso años.

Se juzga a Chirac por el uso extensivo que hizo de los "empleos ficticios", distribuidos a sus colaboradores más cercanos para financiar su partido, durante la época en que fue alcalde de París (1977-1995), antes de llegar a la presidencia. De los más de 400 empleos ficticios que repartió, con un perjuicio evaluado en unos cuatro millones de euros, la acusación ha retenido 21 casos de su último periodo como alcalde (1992-1995).

Chirac estaba ausente, porque no tenía que comparecer en esta audiencia previa. En menos de dos horas y media, los magistrados del Tribunal Correccional tuvieron que suspender la vista. Y uno de los abogados de los otros nueve procesados, el letrado Jean-Yves Le Borgne, propuso la objeción que todos se temían. "Planteo una cuestión prioritaria de constitucionalidad", dijo en la misma sala donde se juzgó a María Antonieta en 1793. Argumentó que los hechos han prescrito. El fiscal de la República se sumó al argumento y los letrados de Chirac afirmaron que desean que la "cuestión prioritaria de constitucionalidad sea examinada, sin postergar el juicio".

Si continúa la vista, Chirac será el primer presidente francés en el banquillo

Pero el mal estaba hecho. La presidencia del tribunal tuvo que resignarse a suspender audiencias y hoy se pronunciará sobre si esa "cuestión prioritaria" sobre la prescripción merece ser examinada. Si la respuesta es positiva, habrá al menos seis meses de parálisis del juicio, tres para el examen por la Corte de Casación y otros tres para los posibles recursos. Si la respuesta es negativa, Chirac será el primer jefe de Estado de la República en sentarse en el banquillo.

Todo posible proceso contra Chirac estuvo bloqueado a partir de 1998, fecha de la primera investigación sobre empleos ficticios, a causa de la inmunidad de la que gozaba entonces como presidente de la República (1995-2007). Pero no fueron paralizados los juicios contra algunos de sus colaboradores, como el ex primer ministro Alain Juppé, que sí fue condenado en 2004.

Ahora, al ser reactivado el juicio a Chirac, se trata de saber si las fechas de prescripción siguieron corriendo o no desde entonces, y también de dictaminar si la jurisprudencia que fue instituida en 2002 con Chirac presidente para frenar la prescripción es constitucional.

Se le juzga por dar falsos empleos públicos cuando
era alcalde de París

Más allá del auténtico rompecabezas jurídico en que se ha metido la Justicia francesa, hay una corriente de fondo más profunda en juego. El Chirac rompedor que todos querían juzgar en 2002 ya no existe. Es en la actualidad un señor mayor de 78 años probablemente afectado por alzhéimer -algo que niega Bernadette, la esposa del expresidente-, que anda por París sólo apoyándose en el hombro de sus guardaespaldas y que se ha retirado de la vida pública.

Chirac, especialmente gracias a su papel contra la guerra de Irak, por su actitud con Palestina y por su proclama "no habrá guerra de civilizaciones", ya no es visto como el político conservador corrupto y agresivo que existió en su día, sino que es juzgado favorablemente por el 77% de los franceses, según los últimos sondeos.

El Ayuntamiento de París, controlado por la izquierda desde 2001, parece haber tomado nota de ese giro. Hace unos meses alcanzó un acuerdo con el partido conservador fundado por Chirac, la Unión para un Movimiento Popular. Recuperó algo más de dos millones de euros, estimó que así había reparado el daño sufrido por los empleos ficticios y se retiró de la acusación particular.

Más noticias de Internacional